Un exorcista de Roma cuenta su historia


El difunto Padre Gabriele Amorth, de la Piadosa Asociación de San Pablo en Roma, es muy conocido en Italia como escritor, debido a sus libros sobre Nuestra Señora.

Su programa en Radio María alcanzaba a 1,700,000 radioyentes todos los días.

Su libro «Un exorcista de roma cuenta su historia» publicado en 1990 lo dio a conocer internacionalmente.

El padre Amorth fungió como presidente de la Asociación Internacional de exorcistas y a menudo se le pedía que ayude en casos de ataques y posesiones diabólicas.

Además, realizó un extenso trabajo apostólico. En medio de todas sus ocupaciones, concedió una entrevista en Junio del 2000 a la revista Crusdade. A continuación se muestra una transcripción parcial de la entrevista.

* * * * * *

Revista Crusade: Todos estamos sujetos a ataques diabólicos y a tentaciones. Algunas de estas tentaciones regresan de tiempo en tiempo. ¿Pueden estas tentaciones recurrentes ser consideradas como persecuciones del demonio?

Padre Amorth: Debemos distinguir entre lo que es la acción ordinaria y extraordinaria del demonio. Las tentaciones caen en lo que conocemos como acciones ordinarias. A este tipo de acción estamos sujetos todos hasta el día en que morimos. Esto es tan cierto que nuestro Señor Jesucristo, el mismo fue tentado no solo tres veces en en el desierto sino también a lo largo de toda su vida. Lo mismo sucedió con María Santísima. Esto es así pues la tentación es parte de la naturaleza humana.

Repito. Esto es lo que llamamos acción ordinaria del demonio, de quien san Pio X dijo «Tienta al hombre al mal por odio a Dios«. En otras palabras, porque odia a Dios, al diablo le gustaría llevarnos a todos al infierno.

Por otro lado, la acción extraordinaria es más bien rara. En esta, el diablo causa disturbios «especiales», por lo tanto, estos no pueden ser etiquetados como simples tentaciones, sino, como una perturbación especial: Trastornos que pueden alcanzar un estado de posesión.

Revista Crusade: ¿Qué tipo de disturbios podrían ocurrir? Podría clasificarlos para nosotros, así como explicar las razones de tales disturbios?

Padre Amorth: No existen dos casos iguales. He realizado más de cuarenta mil exorcismos… pero déjame explicarte: no he exorcizado a 40 mil personas, sino que en muchas de ellas he realizado cientos y cientos de exorcismos. Es decir, porque liberar a una persona del diablo es, en general, un proceso muy lento.

Como  escribí en mi libro, soy muy feliz cuando una persona es liberada del demonio después de cuatro o cinco años de exorcismos con un promedio de un exorcismo por semana. Conozco personas que han sido liberadas del demonio después de doce o catorce años de continuos exorcismos, estos son muchísimos exorcismos en la misma persona.

Una persona puede llevar una vida normal, con sufrimientos, hasta el punto de que otras  personas con quienes el poseído interactúa ni siquiera son conscientes de la posesión. Solo en
momentos de crisis se comporta la persona de manera anormal, incapaz de llevar a cabo responsabilidades diarias en casa o en el trabajo sin dificultad considerable. A veces la persona puede ser asaltada por el diablo veinticuatro horas al día y queda totalmente incapacitada. Pero estos casos son los casos más raros..

Revista Crusade: ¿Y cual es la razón por la que el demonio permanece mayor o menor tiempo en una persona?

Padre Amorth: La expulsión del demonio depende de la intervención  extraordinaria de Dios. Es decir, cada vez que se expulsa al demonio, ocurre un verdadero milagro. Dios puede hacer milagros en cualquier momento. Dadas las circunstancias y señales, nosotros los exorcistas podemos anticipar cuanto tiempo puede tomar liberar a una persona del demonio. Tome un niño, por ejemplo. Es más fácil expulsar el demonio de un niño que de un adulto.

Lo mismo sucede en el caso de una persona que nos busca inmediatamente después de ser posesión, porque el diablo no ha tenido tiempo de echar raíces profundas en esa persona. Por el contrario, se vuelve mucho más difícil cuando personas en los cincuenta o sesenta años vienen a buscarme. Cuando hay casos de posesión,  hablo directamente con el demonio y descubro que la persona sufrió los primeros ataques del maligno mientras aún estaba en el vientre de la madre.

Revista Crusade: Usted ha dicho que la expulsión del demonio de una persona, es siempre gracias a una intervención muy especial de Dios…

Padre Amorth: Correcto. Liberar a una persona de la acción del diablo siempre conlleva una intervención extraordinaria de Dios. De hecho he tenido un ejemplo de esto de la semana pasada. Tenia un caso muy difícil de posesión diabólica, tenía suficientes razones para pensar que llevaría muchos años liberar esa alma del control del diablo.
Lo que pasa es que la persona fue al santuario de Lourdes, se bañó en la piscina, participó en la procesión eucarística, y oró mucho. El resultado: un milagro! La persona regresó a casa totalmente liberada de la posesión.

Revista Crusade: ¿Podría dar a nuestros lectores una breve explicación de la necesidad del exorcismo y de los exorcistas?

Padre Amorth: El exorcismo comprende varias oraciones oficiales ofrecidas en nombre de la Iglesia, y Dios escucha estas oraciones. En verdad, hay muchas razones para esto. El exorcismo depende mucho de las causas que determinaron la posesión diabólica porque estas tienen una gran influencia en el poseído. Te daré un ejemplo simple: Si una persona se ha consagrado a Satanás e hizo un pacto de sangre con él, es claro que la persona hizo una donación voluntaria al maligno. Liberar tal persona es mucho más difícil y conlleva mucho más tiempo que para una persona que fue victima de una maldición.

Revista Crusade: De acurdo a lo dicho por usted,  un exorcismo no seria el único medio por el cual una persona puede ser liberada de la posesión.Ya que es difícil encontrar exorcistas hoy… ¿Hay otros medios?

Padre Amorth: Una persona puede ser liberada de una posesión a través del exorcismo, que es una oración oficial de la Iglesia pero reservada solamente a los exorcistas. Otro medio disponible para todos son los oraciones por la liberación. En la parte de atrás de mi libros que he sugerido algunas oraciones. Las oraciones más eficaces son las de alabanza y gloria a Dios. Nosotros mismos, durante exorcismos, recitamos el Credo de los Apóstoles, el Gloria, el Magníficat, los Salmos, extractos de la Biblia y de los Evangelios, en los que Jesús libera poseídos. Son oración poderosa.

Revista Crusade: ¿Tienen nombre los demonios?

Padre Amorth: Cuando los exorcistas exigen sus nombres, generalmente los ofrecen de manera voluntaria. Los hay que llevan nombres bíblicos o nombres de tradición bíblica, son demonios poderosos, y es mucho más difícil exorcizarlos. A menudo dan nombres como Satanás, Asmodeo, Lilith, que son denominaciones igualmente importantes.

El nombre Lucifer proviene de la tradición bíblica, pero no es un nombre bíblico. Es decir, normalmente lo atribuimos a la Biblia pero la Biblia no lo cita.

Con frecuencia encontramos un demonio llamado Zabulon. El nombre Zabulon se encuentra en la Biblia pero no como el nombre de un demonio. Zabulon es una de las doce tribus de Israel. Sin embargo, hay es un demonio que asumió este nombre, y él es un demonio muy poderoso.

Encontramos al demonio Asmodeo en las Sagradas Escrituras. A este Lo encuentro muchas veces porque es el diablo el que destruye matrimonios. Él o rompe los matrimonios o los previene. El es terrible!

Una persona poseída puede, en general, ser poseída por muchos demonios. Tenemos un ejemplo en el Evangelio cuando Nuestro Señor cuestiona los poseídos de Gerasa y pregunta: «¿Cuál es tu nombre?» El diablo responde: «Legión», porque somos muchos». Recuerdo el caso de un muy poderoso demonio que poseía una monja. Fue una posesión muy terrible. A veces, estas son víctimas porque se han ofrecido por la conversión de los pecadores y por lo tanto sufren estas posesiones. Cuando le pregunté su número, él me respondió: “¡Miles! Miles! ¡Miles!»

Revista Crusade: La televisión, con sus programas que promueven magia y espiritismo, así como programas que son enemigos de la familia cristiana y sus tradiciones, ¿contribuye a la difusión del satanismo? ¿Y qué hay del rock satánico?, ¿ayuda también a la diseminación del poder del demonio?

Padre Amorth: Cuando Cuando la televisión fue inventada, el Padre Pío se puso furioso. A aquellos quienes trataron de convencerlo de que era una invención magnífica, él diría: «Solo ¡mire y vea cómo se usará!”. En efecto, la televisión es la corrupción de jóvenes y viejos por igual. Incluso me atrevo a decir que es el corrupción de sacerdotes y monjas con sus continuos espectáculos de sexo, horror y violencia. El Internet es aún peor, repito, aún peor.

Una vez, mientras realizaba un exorcismo y hablé con el diablo, dijo: «La televisión, ¡Fui yo quien la inventó! ”Yo respondí: “¡No! ¡Eres es un mentiroso! El televisor es un invento del hombre. Tu solo la empleas para corromper a la gente».

Todos sabemos que existe el nudismo. Y nosotros todos saben que hace unos días hubo una manifestación de homosexuales en Roma; una manifestación de vicio, de pecado; del pecado que esto representa. Sin duda, la acción del diablo estaba presente allí. En el caso anterior vimos tanto la acción ordinaria del diablo tentando al hombre y la acción extraordinaria, pues emplea tales ocasiones para poseer personas que promueven estas cosas.

En cuanto al rock satánico, es terrible. Puede conducir a la posesión diabólica porque enseña el culto a Satanás. Lentamente, por medio de este culto, las personas pueden ser poseídas.
Satanás es astuto. Se presenta sin dejar que la persona lo sienta. Puede comenzar con un simple juego de cartas de tarot, cuando la gente trata de averiguar a través de estos juegos si van a ganar la lotería, o para predecir próximos eventos, enfermedades de amigos, etc. Poco a poco, la persona es poseída por el demonio. Así es cómo actúa el diablo, sin sentirlo.

Revista Crusade: Puede las doctrinas marxistas y su aplicación concreta contribuir, en una considerable manera, a la difusión del satanismo en la sociedad de hoy?

Padre Amorth: Sí. Debemos darnos cuenta que así como el diablo puede poseer una persona, también puede poseer una clase de personas y el gobierno de una nación. Estoy convencido de que Stalin estaba poseído por el demonio.

Revista Crusade: ¿Es la falta de fe una de las razones por las que ha incrementado la influencia del satanismo en el mundo?

Padre Amorth: Siempre; es algo casi matemático. Si examinamos toda la historia del Antiguo Testamento y la historia de Israel, cada vez que Dios es abandonado, el pueblo cae en idolatría. Es una matemática, una ecuación: cada vez que se abandona la fe, la gente cae en la superstición.

Esto puede ser aplicado hoy a todas las naciones occidentales. Tome las viejas naciones que comprendían la Cristiandad medieval – Italia católica, Francia, España, Austria, Irlanda – naciones una vez fuertemente católicas. Ahora el catolicismo aquí es más débil. En Italia, entre doce y catorce millones de personas ahora realizan sesiones frecuentes de brujería.

Hay aproximadamente sesenta y cinco mil brujas y espiritistas en Italia, muchos más que el número de sacerdotes. En Italia también hay unas setecientas sectas satánicas. Y el 37% de la juventud italiana participa, en algún momento u otro, en sesiones espiritistas, creyendo que son solo un juego. Incluso hay un movimiento dirigido por un sacerdote quien les enseña a los padres cómo contactar a sus niños muertos. Esto es puro espiritismo.

Largo hace el espiritismo se practicaba a través de una «Medium» en un estado de trance que establecía contacto con el difunto. El Espiritismo consiste en contactar a una persona muerta para hacerle preguntas y obtener respuestas. Hoy en día, un «medium» ya no es necesario porque el espiritismo es practicado por medio de una grabadora, televisión o el Internet. Los dos medios más frecuentes son grabadoras y la escritura automática.

La página más popular del periódico es la de los horóscopos, y los periódicos son ciertamente no comprados por gente ignorante o analfabeta. Son los industriales y los políticos, que no tomarán ninguna decisión sin consultar a una bruja. En resumen, cada vez que la fe disminuye, la superstición aumenta.

Por ejemplo, se realiza una encuesta en Italia en defensa de la familia, y el divorcio gana. Otro es tomado en defensa de la vida, y el aborto gana. Y esto sucede en Italia católica …
No nos sorprendamos, Satanás es poderoso. Nuestro Señor lo llama «príncipe de este mundo «, San Pablo lo llama «el dios de este mundo «, y San Juan dice que todos yacen bajo el poder del maligno.

Cuando el diablo tentó a Nuestro Señor, lo llevó a la altura de una montaña y le mostró los reinos de la tierra y dijo: «Estos son míos y puedo dárselos a quien sea,  si se arrodilla ante mí ”. Nuestro Señor no respondió al diablo diciendo: «Tú eres mentiroso, todos los reinos pertenecen a mi Padre. Él es el que se los dará a quien le agrade”. No, no; Su respuesta en el Las Sagradas Escrituras son: «Amarás el Señor tu Dios», es decir, solo a Él. Nuestro Señor no contradice al diablo.

Hoy, muchos se arrodillan ante Satanás para obtener éxito, placer, riquezas: Las tres grandes pasiones del hombre. El diablo ofrece el éxito, placer y riquezas, pero siempre combinado con grandes sufrimientos. Nosotros vemos personas exitosas y ricas pero no son felices. No es cierto, porque el diablo solo puede hacer el mal. En consecuencia, las personas que se entregan al diablo tienen el infierno en esta tierra y en el próximo. Aquí tienen un infierno dorado enmascarado en el éxito y, más tarde … ¡fuego eterno!

Revista Crusade: ¿Qué influencia tiene el llamado catolicismo progresista en esta decadencia de la virtud teológica de la fe?

Padre Amorth: Desafortunadamente hay teólogos y exégetas de hoy que rechazan incluso los exorcismos realizados por Nuestro Señor. En mi último libro, Exorcismos y Psiquiatras, dediqué un capítulo a los Exorcistas franceses. De ciento cinco exorcistas solo cinco creen en exorcismos y los realizan. Los otros no creen en ellos.

A uno de sus congresos invitaron a exégetas que rechazan los exorcismos realizados por Nuestro Señor. Estos afirman que nuestro Señor habló únicamente en un sentido cultural, adaptándose a la mentalidad de la época, y que las personas que exorcizó eran realmente locas y no poseídas. Esos exégetas han influenciado en la mentes de obispos, sacerdotes y otros.

Revista Crusade: Qué es lo que ha llevado a los obispos católicos a ignorar por completo el tema de los demonios, abandonando así los fieles a la creciente acción preternatural de nuestros días?

Padre Amorth: No hay motivo para sorprenderse de la respuesta que le voy a dar. En el Evangelio Nuestro Señor advierte que el diablo es muy poderoso. Esto es muy claro; el es muy poderoso
y, por su astucia, logró llevarnos a creer que no existe, lo que le agrada.

Está más complacido que nunca porque ha provocado la falta de exorcistas durante los últimos tres siglos. Esto explica mi lucha con sacerdotes y obispos que no creen en la acción del demonio. Los critico fuertemente.

Creo que el 90% de los sacerdotes y los obispos no creen en la acción extraordinaria del diablo ¡Quizás hay algunos! ¡Quizás, quizás! Ya en el Concilio Vaticano algunos obispos lo negaron.
Repito: estoy seguro de que el 90% de los obispos y sacerdotes no creen en lo extraordinario. Ninguna acción diabólica.

Por eso, en la Iglesia latina, en los últimos tres siglos ha habido una aterradora escasez de exorcistas. No hay ninguno en Alemania, Austria, Suiza, España o Portugal. Cuando digo «ninguno» no quiero decir decir que puede que haya uno o dos aquí o allí, pero son tan difíciles de encontrar que los considero inexistentes.

En una ciudad europea, un centro importante de peregrinación, tenemos una Librería Paulina. Cuando visité esta tienda, pregunté a un amigo que trabaja allí sobre mi libro y me dijeron que sí, lo tenían pero que no lo colocaban en el mostrador. Los obispos les dijeron que debían mantenerlo oculto y no mostrarlo: «¡No lo muestren!»  dijo mi amigo.

Por otro lado, hay muchos obispos que no han designado exorcistas. Un conocido prelado, el cardenal Todini, quien fue Arzobispo de Ravenna, una vez se jactó en televisión de que nunca había
nombrado un exorcista. Desafortunadamente, esto es la situación en la que estamos.

Revista Crusade:  Padre, ¿Se basa usted en alguna escuela espiritual o en algún santo para mantener su loable y valiente posición?

Padre Amorth: Trato de seguir la línea de enseñanza de un santo español, el beato Francisco Palau, quien en 1870, vino a Roma para hablar con el  Beato papa Pío IX sobre el exorcismo. Luego, regresó a Roma cuando el Concilio Vaticano estaba en sesión, en el que solicitó que la cuestión de los exorcistas se debatirá. Lamentablemente, el Concilio fue interrumpido por la invasión de Roma y ​​el tema nunca fue tratado.

Revista Crusade: ¿Qué consejo le daría a nuestros lectores para protegerse contra maldiciones y hechizos que se nos pueden imponer para dañarnos?

Padre Amorth: El consejo número uno es tener fe. Luego, vivir en la gracia de Dios. Si vivimos en estado de gracia, somos protegido y es más difícil que una maldición o hechizo pueda tocarnos. Sin embargo, si una persona se ve afectada por un maldición o hechizo, es necesario recurrir a exorcismos, muchas oraciones y muchos sacramentos. Con la gracia de Dios, la persona será
liberada.

Pero puede suceder que Dios desee que la persona permanezca en el estado de posesión para su bien espiritual. Así, San Juan Crisóstomo afirma que el El demonio, a pesar de sí mismo, es el gran santificador de las almas.

Fuentes
Artículo publicado en la revista Crusade en Diciembre del 2000.

Traducido y adaptado por Proyecto Emaús.