Sínodo de la Amazonía: Todas las señales apuntan a la abolición del Celibato Sacerdotal


El obispo Erwin Kräutler, es considerado por muchos católicos conservadores como adverso a la Iglesia.

Gloriatv. – Son cada vez más fuertes las señales y rumores de indican que  el celibato sacerdotal tendría los días contados, y que instrumental para este objetivo, sería el Sínodo de la Amazonía.

Estos rumores parecerían encontrar sustento en la reciente conformación del «famoso» obispo brasileño Erwin Kräutler, como  autor del documento Instrumentum laboris para el próximo Sínodo.

Nacido en Austria, Kräutler, es defensor de los sacerdotes casados y de una mayor participación de la mujer en la Iglesia (diaconisas y sacerdotisas). Fue obispo en Brasil desde 1980 hasta el año 2015 y es considerado uno de los obispos modernistas más radicales de toda la Iglesia.

Kräutler participó además en la redacción de algunas partes de la encíclica del papa Francisco Laudato Si.

Adicionalmente,  el día 17 de Junio, el Cardenal Lorenzo Baldisseri, secretario general del Sínodo de los Obispos, durante una conferencia de prensa sobre el Sínodo para la Amazonía sostuvo que:

El celibato clerical es una “disciplina”, no una “doctrina”

Buscando aparentar ser  “conservador”,  Baldisseri citó una “decisión” del papa emérito Benedicto XVI, con la que permitió al clero anglicano que se convierte al catolicismo, la posibilidad de que se ordenen como sacerdotes católicos. En realidad, esta disposición se remite al controvertido papa Pablo VI.

Preguntado por qué el término “viri probati” fue eliminado del Instrumentum Laboris del Sínodo, Baldisseri dijo que “se ha abusado un poco del término” y se «ha convertido en casi un mito».

El texto pide a los padres sinodales que estudien la posibilidad de que accedan al sacerdocio “personas ancianas, preferentemente indígenas, respetadas y aceptadas por su comunidad, aunque tengan ya una familia constituida y estable, con la finalidad de asegurar los Sacramentos que acompañen y sostengan la vida cristiana”. Según Baldisseri, en este caso no se trata de ‘viri probati’, sino de “otra cosa”.

«Viri probati» – varones [casados] probos – ha sido un eslogan durante décadas para promover candidatos para un clero casado.