Sobre la gula: Origen y fin de otros pecados

La gula (comer y beber en exceso) puede ser tanto un pecado venial como un pecado capital, pues es el origen y el fin de otros pecados.

Si bien es cierto no hay absolutamente nada malo en comer y beber; actos que son de hecho indispensables para el ser humano, el hacerlo desordenadamente se convierte en gula. Es propio de la gula el hacerlo en exceso, muy a pesar de ser conscientes de que se estamos sobrepasando el límite que nos impone la razón y el sentido común.

Santo Tomás trata de la gula en la Segunda Parte de la Suma Teológica. En la Cuestión 148, dentro del Tratado de la Virtud de la Templanza ( Cuestión 141-170 ), como vicio opuesto a la abstinencia ( Cuestión 146-147 ) ; una de las partes subjetivas de esta virtud cardinal.

 

¿Es la gula pecado o no?

Es imposible librar la batalla espiritual si no se vence a este enemigo interior, que es la gula . Ahora bien, el enemigo interior del hombre es el pecado, por lo tanto la gula es un pecado.

En el Corpus dice que es pecado lo que se opone a la virtud, es decir lo que se aparta del orden de la razón; en lo cual consiste el bien de la virtud moral. La gula es la apetencia desordenada de comer y beber, es decir es algo que se aparta del orden de la razón, por lo tanto es un pecado. El pecado de la gula consiste en el desorden en el apetito sensitivo.

 

¿Es pecado mortal?

Cuando manda la gula, los hombres se pierden en todo aquello en lo que se han comportado bien, y si no se domina el vientre, éste mata todas las virtudes. Pero solo el pecado mortal mata todas las virtudes, por tanto la gula es pecado mortal.

La gula en cuanto nos aparta del fin último, se opone al amor de Dios, el cual debe ser nuestro fin último por encima de todo.

San Agustín, en uno de sus sermones sobre el Purgatorio nos dice sobre la  gula : “Siempre que alguno toma más alimento y bebida de lo que necesita, sepa que comete pecados pequeños “.

¿Es la gula el pecado más grave?

Santo Tomas afirma que  entre  los pecados carnales, la gula, tienen una culpa menor. Distingue un triple aspecto bajo el cual un pecado se puede considerar mas grave que otro :

En primer lugar, teniendo en cuenta la materia en la que se peca. Y en este sentido, los pecados mas graves son los que se cometen contra las cosas divinas. Si consideramos la gula según este aspecto, no es el mas grave de los pecados, porque su objeto es lo que sustenta el cuerpo.

En segundo lugar, teniendo en cuenta el sujeto que peca. Y aquí el pecado de gula tiene menos gravedad, sea porque se trata de la necesidad de tomar alimento, o por la dificultad que supone conocer y moderar lo que es conveniente a la razón, en esta materia.

El pecado de gula no tiene por objeto dañar el cuerpo, sino deleitarse en los alimentos, y es accidental que produzca algún daño al cuerpo. Pero si por causa de la gula, es decir por tomar alimentos sin moderación, sufre algún daño el cuerpo; el pecado se agrava.

 

Los tipos de gula

La gula nos tienta de cinco maneras : nos hace adelantar la hora, exige manjares exquisitos, pide manjares preparados con excesivo esmero, rebasa los límites en la cantidad y despierta una voracidad sin límites. Es decir que hay cinco especies de gula :

  1. -Comer fuera de hora , sin necesidad.
  2. -Comer con demasiado ardor.
  3. -Exigir manjares exquisitos.
  4. -Comer manjares, preparados con excesivo refinamiento.
  5. -Comer excesivamente.

 

Consideraciones

En primer lugar, en cuanto al alimento que se toma : debemos considerar tres cosas : 1-La sustancia del alimento. Y aquí vemos que a veces se lo quiere bueno estimable, y en esto puede haber desorden; y aquí tenemos una especie de gula, el comer manjares exquisitos. 2-La calidad de los alimentos. Y aquí vemos que a veces exigimos una preparación demasiado esmerada, y en esto puede haber desorden, y aquí tenemos otra especie de gula, el comer manjares preparados con demasiado esmero. 3-La cantidad del alimento. Y aquí puede haber un desorden en el excederse comiendo demasiado; y tenemos otra especie de gula, el comer excesivamente.

En segundo lugar, se puede considerar el desorden en el acto mismo de tomar el alimento. Y aquí hay dos modos de desordenarse : 1-Haciendolo apresuradamente, es decir adelantando la hora de comer, y tenemos aquí otra especie de gula; el comer fuera de hora, sin necesidad. 2-No observando la debida moderación al comer, y tenemos aquí otra especie de gula; el comer con ardor.

Comer fuera de hora , sin necesidad ; comer con demasiado ardor ; exigir manjares exquisitos ; comer manjares, preparados con excesivo refinamiento ; comer excesivamente; dan origen a distintos motivos para obrar, lo cual originan las distintas especies de gula.

 

La gula es un pecado capital

La gula es un vicio capital aquel que causa otros vicios como causa final de los mismos; es decir , en cuanto que tiene un fin tan deseable que los hombres llevados por el deseo del mismo, se sienten atraídos a pecar de diversos modos.

Ahora un fin se hace apetecible cuando posee alguna de las condiciones de la felicidad, la cual es deseable por naturaleza. Uno de los elementos esenciales a la felicidad es el deleite. La gula tiene por objeto los deleites del tacto. Por tanto es un pecado capital.

El objeto de la gula es mas bien el deleite de los alimentos, que los alimentos mismos. Se distinguen la lujuria y la gula en cuanto tienen un objeto deleitable diverso.

 

Los pecados que se derivan de la gula

La gula tiene por objeto el deleite inmoderado en la comida y la bebida; por lo tanto se deben considerar como hijas suyas o derivadas de ella; los vicios que son frutos de ese deleite inmoderado. Es decir, que se deben considerar como derivadas de la misma, los vicios causados por la gula como causa final.

Los frutos del deleite inmoderado son los siguientes :

  1. Torpeza o estupidez del entendimiento, en cuanto la razón adormecida por la inmoderación en la comida y la bebida; pierde el gobierno y abandona la dirección de nuestros actos.
  2. Desordenada alegría.
  3. Locuacidad excesiva.
  4. Chabacanería y ordinariez en las palabras y en los gestos.
  5. Lujuria e inmundicia, que es el efecto mas frecuente y pernicioso del vicio de la gula