Santa Brígida, el celibato y el Papa

Nuestra Señora explicó a Santa Brígida de Suecia, que un papa que permitiera que los sacerdotes se casaran, iría al infierno. María a la visionaria:

“Pero ahora te diré la voluntad de Dios en este asunto …

Sabed esto también: que si algún papa concede a los sacerdotes una licencia para contraer matrimonio carnal, Dios lo condenará a una sentencia tan grande, de una manera espiritual, como la que la ley justamente inflige de manera corpórea a un hombre que ha transgredido, con tanta gravedad que debe tener los ojos arrancados, la lengua y los labios, la nariz y los oídos cortados, las manos y los pies amputados, toda la sangre de su cuerpo derramada para volverse completamente frío, y finalmente, su cadáver ensangrentado expulsado para ser Devorado por perros y otras bestias salvajes. Cosas similares sucederían de una manera espiritual a ese Papa que iba a ir en contra de la ya mencionada pre ordenanza y voluntad de Dios y conceder a los sacerdotes tal licencia para contraer matrimonio.

Porque ese mismo Papa sería totalmente privado por Dios de su vista y audición espiritual, y de sus palabras y hechos espirituales. Toda su sabiduría espiritual se haría completamente fría; Y finalmente, después de su muerte, su alma sería echada para ser torturada eternamente en el infierno para que allí pudiera llegar a ser la comida de los demonios eternamente y sin fin “.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *