Quienes elaboran “Altares de Muertos”, practican ocultismo sin saberlo


Canon 1261: La superstición es una desviación del culto que debemos al verdadero Dios, la cual conduce a la idolatría y a distintas formas de adivinación y de magia.

Muchas veces a los católicos se nos previene contra la celebración del  Halloween, la famosa fiesta pagana de hechicería que se celebra casi universalmente cada 31 de octubre. Y no la celebramos porque, como ya sabemos, en este día se festeja a las brujas, a los monstruos y demás figuras demoníacas; además provocan que olvidemos las fiestas importantes de la Iglesia como el Día de Todos los Santos (1° de noviembre) y la fiesta los Fieles Difuntos (2 de noviembre) dedicada a las benditas Almas del Purgatorio.

Con Halloween se engaña y se escandaliza a los niños y se llena el ambiente de ocultismo y miedo. Pero también podemos demostrar que Halloween y las celebraciones paganas de los Altares de Muertos, dan exactamente los mismos frutos.

De ambas fiestas demoníacas, Halloween y Altares de Muertos, se dice que son modernizaciones y fusión de costumbres paganas precolombinas con la festividad católica (con el Día de Todos los Santos o Día de los Fieles Difuntos):

Halloween “Halloween (contracción de All Hallows’ Eve, ‘Víspera de Todos los Santos’), también conocido como Noche de Brujas o Día de Brujas, es una fiesta moderna resultado del sincretismo originado por la cristianización de las fiestas del fin de verano de origen celta.”

https://es.wikipedia.org/wiki/Halloween

Día de Muertos: “Los evangelizadores cristianos de tiempos coloniales aceptaron en parte las tradiciones de los antiguos pueblos mesoamericanos, fusionándolas con las tradiciones europeas, para poder implantar el cristianismo entre dichos pueblos.”

https://es.wikipedia.org/wiki/D%C3%ADa_de_Muertos

“Hoy en día, Halloween es una de las fechas más importantes del calendario festivo estadounidense y canadiense. Algunos países latinoamericanos, conociendo aún esta festividad, tienen sus propias tradiciones y celebraciones ese mismo día, aunque coinciden en cuanto a su significado: la unión o extrema cercanía del mundo de los vivos y el reino de los muertos.”

https://es.wikipedia.org/wiki/Halloween

Preste atención a las definiciones tomadas de Wikipedia. Es necesario hacer una aclaración: los cristianos evangelizadores del nuevo continente nunca aceptaron ni se fusionaron con los rituales paganos de los indígenas, ni mucho menos existe una conexión (como sugieren los sitios de algunas sectas protestantes) entre estos rituales paganos y las celebraciones Cristianas de Todos los Santos y Fieles Difuntos. Ambas coinciden en cuantos a su significado y ambas son una superstición de espíritus que visitan a los vivos, pero de ninguna manera son una fusión con el Cristianismo. Estos rituales son puramente paganos y han incorporado elementos cristianos en sus celebraciones, cosa que es muy diferente. Es similar a la manera en que los brujos hacen uso de elementos Cristianos como estampas, cruces, imágenes de Santos y oraciones Católicas.  ¿Acaso por ello dice usted que el Cristianismo se fusionó con la brujería?

El festival que se convirtió en el Día de Muertos se conmemoraba el noveno mes del calendario solar mexica, cerca del inicio de agosto, y se celebraba durante un mes completo. Las festividades eran presididas por la diosa Mictecacíhuatl, conocida como la “Dama de la Muerte” (actualmente relacionada con “La Catrina“, personaje de José Guadalupe Posada) y esposa de Mictlantecuhtli, Señor de la tierra de los muertos

Hasta mediados de los años sesentas, en Latinoamérica se celebraba la Fiesta de los Fieles Difuntos, con las tradicionales visitas a la siete templos, rezando ante el Tabernáculo por las almas del Purgatorio. También la visita a los cementerios para rezar padres nuestros, aves marías y glorias; así como el Santo Rosario. Pero jamás se hacían altares macabros con calaveras y fotografías de personajes tan anticristianos. Todo eso es vil idolatría pagana… es un pecado muy grave que jamás iba a permitir la verdadera Iglesia.

Hoy en día, en lugar de visitar 7 templos, tenemos los altares de siete niveles: son el tipo de altar más convencional, representan los siete niveles que debe atravesar el alma para poder llegar al descanso o paz espiritual. Según la práctica otomí, los siete escalones representan los siete pecados capitales. Se asocia el número siete con el número de destinos que, según la cultura azteca, existían para los diferentes tipos de muerte.

Halloween no es una fiesta inocente. Esta festividad ha estado ligada desde sus albores en la Edad Media con la brujería y el satanismo. Actualmente confrontamos en este país una intensa actividad satánica con templos y con sacerdotes que se presentan en show nacionales y en cadenas de televisión y llevan toda una secuela de asesinatos rituales que hemos visto con horror en los noticieros.

El año pasado una cadena nacional dio la noticia que estaba prohibido adoptar gatos negros durante el mes de octubre en los albergues de animales, debido al alto por ciento de reclamos para presuntos sacrificios durante este mes.

Los símbolos de Halloween son símbolos de muerte y de horror. El ambiente que rodea esta fiesta es de temor. Ese día grandes contingentes de policías tienen que patrullar las calles mientras escuchamos las restantes semanas, noticias de terribles dramas ocurridos ese día. Las iglesias satánicas celebran grandes cultos de sacrificios ese día, ya que es la fiesta más grande e importante de todo el año para ellos. Inclusive por televisión y radio, conocidos astrólogos hablan de la fecha.

La Palabra de DIOS nos habla claramente cuando no dice en Deuteronomio 18,9:

«cuando hayas entrado en la tierra que Yahvé Dios te de, no imites las abominaciones de esas naciones.»

Es cierto que hay excusas. Siempre hay excusas. «Pero, yo no participo de nada satánico, solamente me disfrazo y me divierto. A los niños le gusta, y ellos no entienden.» Es nuestra obligación delante de DIOS como cristianos enseñar a nuestros hijos desde temprano a no participar de la maldición y la maldad y a no comprometer la Palabra de DIOS.

Lo importante es concluir,  que ninguno de estos rituales (por más inocentes que puedan parecer a algunos lectores) deben de ser practicados por los Católicos, no solamente por que no son propios del Cristiano, sino por que con ellos se ofende a Dios. Quédese en casa o vaya a una iglesia, pero no deje de rezar  el Santo Rosario.

Fuentes

https://apologeticasiloe.net/Apologetica/Halloween.htm
Catolicidad.com
Traducido y Adaptado por Proyecto Emaús

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *