¿Quién es Lucifer?

En las Sagradas Escrituras se emplea este nombre para designar a dos personas. Isaías habla de él en su capitulo 14 refiriéndose a Satanás:

“Pronunciarás este proverbio contra el rey de Babilonia, y dirás: !!Cómo paró el opresor, cómo acabó la ciudad codiciosa de oro! !!Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones.“

Pedro también nos habla de este «Lucero de la mañana» y añade desear que habite en nuestros corazones, por lo que no puede referirse a Satanás.

Y tenemos también, más segura aun, la palabra profética, a la cual bien hacéis en ateneros –como a una lámpara que alumbra en un lugar oscuro hasta que amanezca el día y el astro de la mañana se levante en vuestros corazones.

2 Pedro 1-19

Y luego en Apocalipsis 22, 16 Juan nos dice claramente que el Lucero de la mañana es Cristo.

“Yo, Jesús, he enviado a mi ángel a fin de daros testimonio de estas cosas para las iglesias. Yo soy la raíz y la descendencia de David, el lucero resplandeciente de la mañana».

Entonces, ¿quien es realmente Lucifer?

Hay una gran diferencia entre ambos textos, pues San Pedro, se refiere a Jesús, pero Isaías se refiere a Satanás. Es necesario aquí entender  que «Lucifer» no es un nombre que la Biblia otorgue a Satanás. Muy a pesar de que los traductores de la Biblia les dieron la misma significación a esta palabra, resulta claro que significan cosas diferentes.

La palabra “lucero”, significa dos cosas distintas.  Ambas palabras provienen de vocablos diferentes. La expresión “lucero” (gr. fō·sfó·ros) como vimos, aparece una vez, en 2 San Pedro 1:19, y tiene un significado similar a “estrella de la mañana”. En ciertas estaciones del año, estas estrellas son las últimas que salen sobre el horizonte antes de que el Sol aparezca, de manera que anuncian el amanecer.

En 2 Pedro 1.19 el termino griego significa “portador de luz” o “emisor de luz”. Cristo es el lucero de la mañana. En otras citas bíblicas, a Èl se le llama: la estrella resplandeciente de la mañana (Ap 22:16); y la aurora, es decir, el sol que se asoma (Lc 1.78). Actualmente, Cristo brilla en nuestro corazón; cuando vuelva, se levantara en nuestro corazón y nos llevara a la luz de un día perfecto. Su venida externa coincidirá con un amanecer interno, “una transformación luminosa” de nuestro espíritu.

En cambio en Isaías, la palabra que se usa es: “Resplandeciente”, heb.: heh·lél. Gr.: ho he·o·sfó·ros, “el que trae el alba (alborada)”; lat.: lú·ci·fer, “portador de luz”. Se traduce comúnmente en castellano como “Lucifer”, pero no es un nombre propio del enemigo, Isaías la utiliza mas bien como una ironía.

La palabra “lucero” aparece solo una vez en la Biblia, y su significado es similar al de “estrella de la mañana”. Apocalipsis 22:16 llama al Señor Jesús “la brillante estrella de la mañana”. En ciertas temporadas del año, tales estrellas son las últimas que salen por el horizonte oriental. Se levantan justo antes de la salida del Sol, de modo que anuncian el amanecer de un nuevo día. San Pedro utilizo la palabra “lucero” para referirse a Jesús después de haber recibido todo el poder sobre el cielo y la tierra . Jesús se levantó en todo el universo como Lucero Mesiánico que anuncia el amanecer de un nuevo día.

El nombre Lucifer aparece una sola vez en las Escrituras, y solo en algunas versiones de la Biblia. Por ejemplo, la Biblia de San Jerónimo traduce así Isaías 14:12: “¿Cómo caíste del cielo, oh Lucifer, que nacías por la mañana?”.

Fuentes

El autor original es el apologista Frank Morera.
apologeticasiloe.net
Adaptado por Proyecto Emaús