¿Qué hay de malo con la aparición de la Señora de todos los pueblos?


Se trata de una aparición no muy conocida, supuestamente ocurrida el  25 de marzo de 1945, a Ida Peerdeman, una joven de Amsterdam, que afirmó haber tenido su primera aparición, de una manera muy diferente a las apariciones aprobadas por la Iglesia.

De acuerdo con la Sra. Peerdeman, estaba ella sentada junto al fuego hablando con sus hermanas y el sacerdote local cuando de repente salió una luz en una habitación contigua. Siguiendo la luz hacia la habitación, perdió todo sentido de su entorno. De la luz emergió una figura femenina que comenzó a hablar con ella.

Ida inmediatamente pensó:

«Debe ser la Santísima Virgen; no puede ser de otra manera».

En este punto, es oportuno comentar sobre la forma correcta de considerar una supuesta aparición Mariana. Antes del Concilio Vaticano II, a los católicos siempre se les enseñaba a desconfiar de cualquier visión, ya que estas también pueden provenir del maligno y pueden llevar a la confusión de los fieles, por medio de supuestos mensajes, reñidos en su contenido con la sana doctrina dela Iglesia.

Por esta razón, un católico nunca debe asumir de inmediato, que ha visto a Nuestro Señor o Nuestra Señora. En el pasado, lo primero que se haría, sería consultar a un sacerdote o autoridad religiosa para asegurarse de que no estuviera involucrado ningún truco del maligno. Un buen católico siempre es escéptico de sus propios sentimientos y supuestas visiones, porque sabe que es peligroso confiar en ellos.

Sin embargo, la señora Ida Peerdeman, llegó  inmediatamente a la conclusión de que la extraña figura femenina y que se le había aparecido  era la Virgen María. Esto demuestra, ya sea una inocencia temeraria, o una falta total de vigilancia y una apertura a los engaños diabólicos.

Ida Peerdeman en su juventud y rezando ya una anciana.

La segunda cosa que llama poderosamente la atención en el relato de esta supuesta vidente,  es la extraña forma de hablar de la aparición. Cuando según Ida le preguntó a la dama si era la Virgen María, la figura sonriente respondió: «Me llaman además la Dama» y «Madre». La «dama» no desea ser llamada Nuestra Señora o María. Esto debería levantar una bandera roja en la mente de un católico vigilante.

Su explicación sobre este punto dada en la aparición número 34, es aún más perturbadora. Ida hace muy poco (si acaso lo contrario) para cerrar las puertas a la explicación de una posible influencia diabólica.  Ida explica que «la Dama», alguna vez fue llamada María y conocida bajo ese nombre, pero que ahora, estaba asumiendo un nombre totalmente nuevo, «Yo soy» le dijo, «La Dama de todas las naciones, que una vez fue María».

La «aparición» prosigue: «Quién fue María significa que mucha gente ha conocido a María como María. Ahora, sin embargo, en esta nueva era que está por comenzar, deseo ser la Dama de todas las naciones. Todos entienden esto»».

Este título (con su explicación) está incluso presente en la oración que la «dama» le diese a Ida con instrucciones de que debería decirse en todo el mundo:

«Señor Jesucristo, Hijo del Padre, envía ahora Tu Espíritu sobre la tierra. Deja que el Espíritu Santo viva en los corazones de todas las naciones, para que puedan ser preservados de la degeneración, el desastre y la guerra. Que la Señora de todas las Naciones, que una vez fue María, sea nuestra abogada. Amén».

A lo largo de esta serie de 56 supuestas visiones, que  habrían ocurrido entre los años 1945  y 1959, una serie (desordenada) de frases aleatorias, predicciones vagas, escenas intermitentes e imágenes extrañas, se presentaron ante la supuesta vidente. ·

Durante las visiones, la Sra. Peerdeman es lanzada abruptamente de una escena a la siguiente. La conclusión que uno puede obtener al leer sobre estas apariciones es que la vidente padece cierto tipo de desorden mental y que sueña despierta. Es como adentrarse en un mundo caótico confuso, bastante diferente del orden, la claridad y la concisión de las apariciones en Lourdes, Fátima y Quito.

Las «profecías» que hace la «dama» son muy vagas y aparentemente desconectadas. No hay continuidad o razón lógica entre ellas. Su lenguaje cuasi robótico, hace muchas referencias a profecías aprobadas.

Además, esta «señora» hace muchos gestos extraños, un tanto rudos, más indicativos de un comunista que de la gentileza de Nuestra Señora. En la aparición número 23, la vidente entabla una especie de pelea a puñetazos con la «dama»:

«Entonces ella (la ‘dama’) estira los brazos y cierra los puños, primero con la mano derecha y luego con la izquierda. Luego dice: ‘Escucha con atención cuántas veces golpeo. También tu harás esto. Junto con ella hago puños, y la Dama cuenta mientras golpeamos con fuerza nuestros puños».

Una «Virgen» muy «progre»

Esta aparición esta además plagada de otras señales que deberían ser más que suficientes para alertar a cualquier católico: Las instrucciones y enseñanzas de esta «dama» son clara y abiertamente progresistas, favoreciendo la renovación y la teología de la liberación de la Nueva Iglesia, promovida después  del Concilio Vaticano II.

A continuación, presentamos algunos ejemplos del llamado de la «dama» a los católicos para que se adapten al mundo moderno y al «cambio del espíritu», conforme a los tiempos en que vivimos. En la cuarta aparición, la Sra. Peerdeman describe una iglesia ecuménica:

«Luego veo grandes edificios, iglesias. Aparecen iglesias de todo tipo, es decir, no solo iglesias católicas. La Dama dice: Debe convertirse en una gran comunidad».

Más tarde, en la misma aparición, la «dama» apoya una «nueva formación» para sacerdotes, así como una adaptación al socialismo. La «Dama» dice:

«Sin embargo, mucho debe cambiarse en la Iglesia. Habrá que cambiar la formación de los sacerdotes: una formación más moderna, adecuada a los tiempos, pero buena, con buen espíritu … La amplitud tiene que ser, más social. Varios movimientos tienden hacia el socialismo, lo cual es bueno, lo cual se puede hacer bajo la guía de la Iglesia»

En el mensaje 19, la «dama» pide que cambien las leyes de la Iglesia. Ella dice:

«Hija, las leyes pueden ser cambiadas. Pueden, deben ser cambiadas. Las clases sociales deben acercarse entre sí. Aquellos en Roma deberían verlo y dar el ejemplo para todo el mundo»

En la aparición número 21, la «dama» continúa sus súplicas para que la Iglesia se adapte al mundo moderno:

«¿Por qué Roma no busca medios más modernos y por qué no trabajan más en el espíritu moderno? Deberían aprovechar estos medios para conquistar el espíritu del mundo. Hay otros para cuidar el cuerpo. La Iglesia tiene que trabajar para formar el espíritu. En este momento tienen una gran oportunidad, porque la humanidad lo está buscando. Ya no es una lucha contra las naciones, sino contra el espíritu».

En la 26ª aparición, la «dama» pide la abolición del ayuno eucarístico:

«Se debe y debe emitir un decreto en el sentido de que las personas ya no tienen que ayunar antes de ir a la comunión».

 

La imagen de la Dama de todas las naciones sugiere ideas contrarias a la fe

La imagen es de una mujer vestida de blanco, de pie, con la tierra como estrado de sus pies. Sus manos están perforadas (¿a la manera de una crucifixión?). La mujer mira al frente con una expresión un tanto ambigua en su rostro. Hay una cruz directamente detrás de ella, sugiriendo nuevamente la crucifixión. Los rayos salen de las heridas en sus manos hacia un rebaño de ovejas blancas y negras que rodean el globo terrestre. Sus pies están descalzos. Tiene una cuerda extraña atada alrededor de su cintura. Su cabello cae sobre sus hombros. La mantilla o paño para cubrir la cabeza, no cubre gran parte de su cabello.

Esta imagen no se parece a las imágenes que provienen de una verdadera revelación privada. Por ejemplo,  la Virgen María plasmada en la imagen de Guadalupe,  baja los ojos con humildad y sus manos indican oración. Su vestido es femenino, con un estampado floral. Su cabello está casi completamente cubierto, y su cubierta para la cabeza es ancha, se extiende hacia abajo como una capa, con un patrón de estrellas. Su vestimenta es humilde, pero con un diseño que evoca la profundidad de la Virgen María.

Esta imagen de la Dama de todas las naciones la retrata mirando hacia adelante con una mirada en blanco. No hay señal de humildad. No está vestida como la Virgen María se viste con las verdaderas revelaciones privadas. Su ropa es más una túnica que un vestido, y no es muy femenina. Está en blanco, como su expresión facial. No hay profundidad ni complejidad en su ropa o su rostro.

Tampoco la cuerda alrededor de su cintura es femenina. Peor aún son las implicaciones de la cruz y las heridas en sus manos. La imagen ¿muestra acaso a la Virgen María tomando el lugar de Cristo en la Cruz?. La Dama no reza humildemente al pie de la Cruz a su Hijo. En cambio, el Hijo no está presente, ella lo ha reemplazado frente a la Cruz, y tiene Sus heridas como si hubiera sido crucificada.

Todos estos elementos sugieren claramente, que la imagen reemplaza la Salvación de Cristo Crucificado. Aunque la Sagrada Escritura enseña claramente que Dios el Padre hará que la tierra sea un estrado para el Hijo Encarnado, esta Señora ha tomado su lugar, usando la tierra como estrado de sus pies, sin que a Cristo se lo encuentre en ninguna parte; ha sido suplantado.

Esta imagen es en realidad una ilustración gráfica adecuada de los errores encontrados dentro de la doctrina distorsionada que se enseña a través de esta aparición. En verdad, la Virgen María es co-Redemptrix, Mediatrix, Advocatrix, cuando estos términos se entienden correctamente y no son sacados fuera de contexto. Sin embargo, la distorsión de esta verdadera doctrina es evidente a partir de la imagen.

Es decir: María es solo co-Redemptrix, Mediatrix, Advocatrix en el sentido de que ayuda a Cristo en su papel trino como Redentor, Mediador, Abogado. Pero la imagen y la doctrina distorsionada asociada usa a María para suplantar a Cristo, así como la imagen elimina a Cristo y lo reemplaza con ella. En la imagen, como en la doctrina distorsionada, la salvación parece provenir de María. Mientras que, en la verdadera doctrina, ninguna salvación proviene de María; la salvación viene únicamente de Cristo, con María como su asistente en la obra de salvación. En la imagen como en la falsa doctrina, María es exaltada y Cristo está ausente.

Esta imagen de La Dama de todas las naciones es obra de los ángeles caídos, que están tratando de usar a María para suplantar a Cristo, y para obtener por sí mismos, a través de esta imagen, la adoración que solo se debe a Dios.

La carnada para la trampa

Esta mujer a la que llama la «dama»  provee, como ya hemos dicho, una versión distorsionada de las enseñanzas de la Iglesia, incluso de la doctrina de María como Mediatriz (María mediadora de todas las gracias). Esta «dama» realmente trata de tomar el lugar de Cristo en la Cruz. Siendo así ¿Por qué sigue siendo reconocida? La respuesta es bien sencilla: La vasta mayoría de los católicos, ignora las enseñanzas inalterables que tiene la Iglesias  al respecto.

A a pesar de ser falsa, utiliza un cebo, una carnada que resulta particularmente atractiva para los católicos incautos que caen en su trampa: el papel de la Virgen María como co-Redemptrix, Mediatrix, Advocatrix (Corredentora, Mediadora y Abogada).

Aunque estos títulos no han sido definidos como dogmas Marianos, muy a pesar de que han sido por largo tiempo propugnados por los fieles y devotos marianos, que desean coronar con aquellos honores a la Madre de Nuestro Señor. Sin embargo, estos títulos son empleados comúnmente tanto por la Iglesia como por los fieles (en la aparición de Nuestra Señora conocida como la Medalla Milagrosa, nuestra señora es la dispensadora de todas las gracias). Sin embargo, como con otras revelaciones privadas falsas que mencionan estos roles, la presentación de esta verdad está muy distorsionada.

Otro factor importante a considerar, es que esta aparición se ha proclamado así misma como «La última y final de todas las apariciones de la madre de todas las naciones al mundo». Semejante aseveración basta para que incautos devotos marianos, desesperados y/o sorprendidos, acudan a ella a recibir los «últimos mensajes del Cielo».

«Predicción» de un futuro Papa

La Sra. Peerdeman afirma que le fue dado un mensaje el 31 de mayo de 1963 prediciendo que un hombre apellidado Montini (apellido del Papa Pablo VI) sería Papa después del papado de Juan XXIII. Sin embargo, los hechos indican que Juan XXIII murió de cáncer al estómago; más aún, ya se sabía desde septiembre de 1962 que padecía este cáncer.

Para mayo de 1963, estaba mas que claro que Juan XXIII moriría debido a la condición irreversible y terminal de aquella enfermedad.  También es ampliamente conocido que el cardenal Montini era visto como el indisputable sucesor  de Juan XXIII, a quien de hecho preparó para asumir tal función antes de morir. Así, la posterior elección de Montini como Papa no fue ninguna sorpresa y mucho menos, una predicción.

Predicciones contradichas por los eventos

En el mensaje del 31 de mayo de 1954 se implica, que el Papa finalmente proclamaría «el dogma» de María como co-Redemptrix, Mediatrix, Advocatrix (Corredentora, Mediadora y Abogada) en algún momento durante el siglo XX. Como ahora resulta obvio, nunca se llevó a cabo tal proclamación. El mensaje además parece implicar que el Papa de esa época (Pío XII) sería quien lo proclamaría. Tal no fue el caso.

El mensaje también implica que la «Dama» aparecería solo unas pocas veces más, y luego se proclamaría el dogma. De nuevo, esto no sucedió así. Y el lenguaje utilizado en estas predicciones fallidas es vago y evasivo, tal y como sucede con en otras falsas profecías. El mismo mensaje implica que el obispo de esa época aprobaría la construcción de una iglesia dedicada a la «Dama de todas las naciones». Esto tampoco sucedió.

El mensaje del 31 de mayo de 1957 dice que «ha llegado el momento de proclamar el Dogma». Pero el dogma no fue proclamado. Ni siquiera fue considerado para proclamación.

El mensaje del 19 de febrero de 1958 establece explícitamente que el sucesor del papa Pío XII  «proclamará el dogma». Pero su sucesor (ya sea Juan Pablo I o Juan Pablo II), no lo hizo.

El mensaje del 31 de mayo de 1965 ahora afirma que el Papa Pablo VI fue «seleccionado para este trabajo». Y nuevamente, el Papa Pablo VI no tuvo nada que ver con la proclamación de esta distorsionada doctrina.

Dado que la Santísima Virgen María tiene la Visión Beatífica de Dios, no podría hacer ninguna afirmación falsa sobre ningún tema. Porque ella contempla a Dios, quien es la Verdad. Por lo tanto, estos mensajes a Ida Peerdeman, que contienen muchas falsedades, no pueden ser de María, ni de Dios, ni del Cielo.

La «aparición» y la Iglesia

En 1956, el obispo Johannes Hubers, obispo de Haarlem, Países Bajos, en el momento de las apariciones, ordenó un examen cuidadoso de las supuestas apariciones y revelaciones de Nuestra Señora de Todas las Naciones, y declaró que «no encontró evidencia de la naturaleza sobrenatural de las apariciones». Posteriormente, el 25 de mayo de 1974, la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF) emitió una advertencia con respecto a la aparición, afirmando que no era del Cielo.

Más tarde, sin embargo, en mayo de 2002, el nuevo obispo progresista de Haarlem, Jozef Marianus Punt, rechazó esta decisión y declaró que las apariciones eran de origen sobrenatural.

Ida afirmó sobre Marie Paule Giguere, arriba: ‘¿Quién es esta mujer? … Yo afirmo que ella es la encarnación de la Santa Virgen María. Ella es … la Dama de todas las naciones.

En una carta emitida en julio del año 2005, la CDF no revocó su decisión original, sino que simplemente solicitó que se editase la oración asociada con la aparición, reemplazando las palabras «quien una vez fue María» con «la Santísima Virgen María». Esto no se hizo, pero los defensores de la supuesta aparición afirman que, con esta solicitud, el CDF dio su aprobación tácita.

Un último hecho que vale la pena mencionar es la asociación de Ida Peerdeman con el grupo herético y excomulgado conocido como el Ejército de María. La líder del «Ejército» era una mujer divorciada llamada Marie Paule Giguere, que se creía la encarnación de la Virgen María… Sí, así como lo leyó. Incluso la Sra. Peerdeman (la supuesta vidente) atestiguó esta afirmación absurda, diciendo que Marie Paule Giguere era, de hecho, la Dama de todas las naciones…

Como conclusión, podemos decir que  la aparición conocida como «La Dama de todas las naciones» es contraria a una verdadera visión católica de la Santísima Virgen María. San Luis de Montfort, quien escribió su Tratado sobre la Madre de Dios para difundir una verdadera devoción a Nuestra Señora, afirmó «De María, nunca puede haber suficiente»; Al mismo tiempo, sin embargo, advirtió sobre diferentes tipos de falsas devociones. De hecho, Satanás ha estado trabajando duro tratando de usar estas palabras para su beneficio, reemplazando a Nuestra Señora con «la Señora» que toma el lugar de Cristo y prepara el camino para el Orden Mundial Único.

 

Fuentes
http://www.catholicplanet.com/apparitions/false01.htm

https://www.traditioninaction.org/Questions/F079_Nations.htm

https://es.catholic.net/op/articulos/53577/cat/133/excomulgado-el-ejercito-de-maria.html