¿Qué es una fiesta de guardar o día de precepto?


¿Qué es una fiesta de precepto o día de precepto?

Un día de precepto (o Fiesta de guardar), para nosotros los católicos, es aquel – fuera del Domingo – ,  en el que la Iglesia celebra la Santa Misa de manera solemne y por lo tanto, hay obligación de participar. Estos días marcan fechas realmente importantes en el calendario litúrgico de la Iglesia.

El Código de Derecho Canónico define: Los días de precepto son aquellos en los que, por disposición divina y de acuerdo con la ley de la Iglesia, hay obligación de participar de la Santa Misa, y de evitar el trabajo, el ayuno y demás actos penitenciales. (CDC-, canon 1247). Esto se debe a que se trata de días totalmente festivos en los que el gozo espiritual, la alabanza y la gratitud a Dios, ocupan el primer lugar. El compartir en familia también forma parte de la santificación de los días de precepto.

¿Cuáles son los días de precepto?

Si bien es cierto este calendario de días de precepto es válido en todos los países, la Conferencia Episcopal de cada país puede mover algunas fechas de acuerdo con su realidad local, para facilitar el cumplimiento de los días de precepto, también llamados fiestas de guardar.  Adicionalmente, cada país puede celebrar localmente, fiestas de precepto que se agregan a las ya indicadas. Por ejemplo, en España, el 25 de Julio se celebra como día de precepto, la Fiesta de Santiago Apóstol.

¿Quienes están obligados al Día de Precepto?

Están obligados a oír La Santa Misa – entera – en día de precepto todos los bautizados que han cumplido los siete años y tienen uso de razón.

¿Quién está exento del Día de Precepto?

¿Qué es una fiesta de precepto o día de precepto?

Quedan excusados de ir a Misa todos aquellos que tienen algún impedimento: una enfermedad que no permita salir de casa, un viaje que no dé tiempo de oírla, el vivir lejos de la iglesia más cercana, una ocupación que no puede abandonarse, por ejemplo: los que cuidan enfermos y no tienen quien los sustituya.

Cuando falta el ministro sagrado u otra causa grave hace imposible la participación en la celebración eucarística, se recomienda vivamente que los fieles participen en la liturgia de la Palabra, si ésta se celebra en la iglesia parroquial o en otro lugar sagrado conforme a lo prescrito por el Obispo diocesano, o permanezcan en oración durante el tiempo debido personalmente, en familia, o, si es oportuno, en grupos familiares.

¿Al ver La misa por Internet o la TV se cumple con el Día de Precepto?

¿Qué es una fiesta de guardar o día de precepto?

Un niño en Singapur, procura cumplir con el día de precepto (Domingo) por medio de la televisión durante la orden de reclusión por el Coronavirus. Crédito: Asia News.

Esta pregunta se ha respondido en múltiples oportunidades. El precepto de oír Misa se cumple con la asistencia personal a la iglesia. No satisface el precepto quien la oye por televisión. Sin embargo aunque oír La Santa Misa por televisión o Internet siempre será una cosa bastante laudable,  no suple la obligación de ir a oírla en persona, a no ser que haya una causa excusante, es decir, una razón que verdaderamente así lo justifique. Recuerde que es necesario estar presente también mentalmente, es decir, atendiendo. Una distracción voluntaria puede ser pecado, si es prolongada. Las distracciones involuntarias no son pecado.

En este enlace puede ver la misa tradicional en vivo.

Adicionalmente a lo ya presentado, también le podría interesar este otro artículo, en el que se explica las maneras en las que podemos santificar el Domingo o días de precepto cuando no hay una opción verdaderamente Católica disponible o no podemos acudir en persona a escuchar la Santa Misa.