¿Qué es el pecado mortal y como se peca de esta manera?

Un pecado serio grave o mortal es la violación voluntaria con pleno conocimiento y deliberado consentimiento de la Ley de Dios en una materia grave, por ejemplo, idolatría, adulterio, asesinato o difamación. Todas estas son gravemente contrarias al amor que debemos a Dios y por Él, a nuestro prójimo. Como enseñó Jesús al condenar hasta al que mira con malos deseos a una mujer, el pecado puede ser interior ( selección del deseo solamente ) y exterior ( selección del deseo seguido por la acción ). La persona que por su propia voluntad desea fornicar, robar, matar o cometer otro pecado grave, ya ha ofendido seriamente a Dios al escoger interiormente lo que Dios ha prohibido.

Las condiciones

Como ya se ha mencionado, las condiciones son materia grave, advertencia plena o suficiente y pleno consentimiento de la voluntad. Sin embargo, y aquí debe darse mucha atención, la mayoría de las personas confunden el requisito “advertencia plena o suficiente” con “tener conocimiento de que algo es pecado mortal”. Eso es incorrecto. Las personas pueden cometer pecado mortal sin “saber que aquello es pecado mortal”. Por ejemplo, las personas que se emborrachan, que fornican o difaman pueden cometer estos pecados mortales sin saber nada acerca del “pecado mortal”. Quizás a ellos ni siquiera les importe el concepto del pecado mortal o no han oído hablar de ello. Por lo tanto, ellos quizás no sabrán que la acción cometida envuelve un “pecado mortal”. Sin embargo, dichas acciones son pecados mortales (eso es dogma) porque ello envuelve materia grave; entonces al cometer alguno de ellos, las personas están reflexionando sobre la obra malvada y están dando su pleno consentimiento.

Consecuencia del pecado mortal

El pecado mortal se llama mortal porque es la muerte “espiritual ” del alma ( separación de Dios ). Si estamos en un estado de gracia nos hace perder esta vida sobrenatural. Si morimos sin arrepentirnos, lo perdemos a Él por la eternidad. Sin embargo, si volvemos nuestro corazón a Él y recibimos el Sacramento de la Penitencia, nuestra amistad con Él queda restaurada. A los católicos no les está permitido recibir la Comunión si tienen pecados mortales sin confesar .

¿Y el pecado venial?

Los pecados veniales son pecados leves. No rompen nuestra amistad con Dios, sin embargo la afectan. Incluyen desobediencia a la Ley de Dios en materias leves (veniales ). Si por chismes destruimos la reputación de una persona, esto es un pecado mortal. Sin embargo, los chismes normales son sobre asuntos insignificantes y solo son pecados veniales. Adicionalmente, algo que de otra manera sería un pecado mortal ( por ejemplo la calumnia ) puede ser en un caso particular solo un pecado venial. La persona puede haber actuado sin reflexionar o bajo la costumbre de un hábito. Pero, por no tener plena intención, su culpa ante Dios se ve reducida. Es bueno recordar especialmente para aquellos que están tratando de serle fieles a Dios, pero caen algunas veces, que el pecado mortal no solo debe ser 1) materia grave, sino 2) que la persona esté consciente de ello, y entonces 3 ) lo cometa libremente.

Fuentes

https://www.ewtn.com/spanish/preguntas/pecado_mortal_y_venial.htm
https://www.vaticanocatolico.com/iglesiacatolica/cuales-condiciones-pecado-mortal/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *