¿Qué es el Monumento o Altar de reposo?


Altar de reposo

El Altar de Reposo o Monumento de Reposo (muchas veces llamado de manera equivocada tumba, sepulcro o incluso repositorio) es el altar en el cual se consagra el Sagrario en la Misa del Jueves Santo; y se conserva la Hostia Sagrada hasta el Viernes Santo (para la Santa Misa de Presantificados).

El Viernes Santo, cuando se concluye la ceremonia de adorar y besar la Cruz, se coloca la misma en lo alto sobre el altar, entre velas encendidas, y se forma una procesión que procede al Altar de Reposo, donde la segunda sagrada hostia, consagrada el día anterior, ha permanecido guardada en una urna magníficamente decorada y rodeada de luces y flores.  Esta urna representa el sepulcro de Cristo (decreto de S.C.R., n. 3933, ad I).

Se prescribe además que el Altar del Reposo o Monumento del Reposo, esté en la iglesia y que no sea el mismo altar en el que normalmente se celebra la Santa Misa.

El Santísimo Sacramento es llevado de nuevo hacia el altar en procesión solemne, durante la cual se canta el himno «Vexilla Regis Prodeunt» (Aparecen las banderas del Rey). Al llegar al santuario el clero se va a sus lugares mientras mantienen las velas encendidas, mientras que el celebrante y sus ministros suben al altar y celebran lo que se llama Misa de Presantificados.

En realidad esta no es una Misa en el estricto sentido de la palabra, pues el Viernes Santo NO se consagran las especias sagradas. La hostia que fue consagrada en la Misa del Jueves Santo  (de ahí la palabra presantificados), es colocada sobre el altar, incensada y elevada (“de modo que pueda ser vista por el pueblo”), y consumida por el celebrante. Substancialmente, es la parte de la Comunión de Misa, comenzando con el Padre Nuestro, lo que marca el final del canon. Desde los primeros tiempos no era costumbre celebrar la Misa propiamente dicha el Viernes Santo.

El Jueves Santo y el Altar de Reposo

En la Santa Misa del Jueves Santo, se consagran dos Sagradas Hostias; después de haber sido consumida la primera, la segunda se coloca en un cáliz, el cual se cubre con una palia (trozo de tela cuadrado, usualmente reforzado con almidón, que se usa para tapar el cáliz durante la Misa) y la patena (un plato pequeño de oro en el que se coloca la hostia durante la misa)  invertida; sobre el conjunto se coloca un velo blanco, atado con una cinta.

Este permanece sobre el corporal en el centro del altar hasta el final de la Misa, cuando es llevado en procesión solemne hasta el monumento, para permanecer allí en el tabernáculo o en una urna colocada en un lugar destacado por encima del altar. Las hostias allí contenidas se reservan como Presantificado hasta el Viernes Santo.

¿Qué es el Monumento o Altar de reposo?

La piedad católica ha hecho del Jueves Santo un día de excepcional devoción para el Santísimo Sacramento del Altar, constituyéndose de esta forma en la representación del amor y de las aspiraciones de los fieles. Esta tradición de la procesión del Santísimo, no se encuentra con pruebas válidas antes de fines del Siglo XV. Antes de ello, se tiene información que la Misa del Jueves Santo contenía los ritos de la liturgia y la distribución de la Santa Comunión, pero no en referencia a los servicios del día siguiente.

Altar del Reposo | Fuentes
https://ec.aciprensa.com/wiki/Altar_del_Reposo

https://es.qwe.wiki/wiki/Altar_of_repose