¿Qué es el Cirio Pascual?


¿Qué es el Cirio Pascual?
 

El Cirio Pascual es aquel que primero se consagra y luego se enciende al inicio de la Vigilia Pascual, como un símbolo de Nuestro Señor Jesucristo como Luz del mundo y que suele colocarse sobre una columna o candelabro  especialmente decorado para la ocasión.  El Cirio del año previo es sustituido por el nuevo, colocado durante esta ceremonia.

Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida.

Juan 8:12

El Cirio está confeccionado con cera, usualmente cera de abeja, de ahí el origen de su nombre, que proviene del vocablo griego «Cereus», que significa «Cera» (de abejas). Su tamaño puede variar, aunque es siempre el el cirio de mayor tamaño en el templo

En la Iglesia medieval, el Cirio Pascual a menudo alcanzaba un tamaño estupendo. Se decía que El Cirio Pascual de la catedral de Salisbury (otrora católica) tenía 11 metros de altura. Hoy por ejemplo, Italia y Francia, la vela tiene aproximadamente 12 centímetros de diámetro y 1 metro a metro y medio de alto; En el norte de Europa, la vela tiende a ser más corta.

El cirio se mantiene encendido durante todas las celebraciones realizadas en el Tiempo Pascual, tanto en la eucaristía como en la palabra. El Cirio Pascual se utiliza en los bautismos y confirmaciones cada año.

¿Qué significado tiene el Cirio Pascual?

El Cirio Pascual representa a Cristo, de ahí la importancia que se le da durante la Vigilia Pascual. Así como el cuerpo de Nuestro Señor se haya en la oscuridad del sepulcro, oculto al mundo, así, el Cirio Pascual apagado, lo representa de esta manera; inerte, sin vida. Cuando durante la celebraciones de la Vigilia Pascual el Cirio es encendido, se significa que la Luz ha vuelto al mundo, disipando las tinieblas.

Así también, y por medio de este fuego, las pequeñas velas de los fieles asistentes a la celebración son encendidas.  Con esta acción se nos recuerda, a la Iglesia de Cristo, conformada por aquellos que estamos unidos a Él por medio del bautismo, que  somos siempre portadores de la luz de Cristo, sus testigos del mundo. Cristo y su Iglesia, han vuelto a la vida.

Entonces, el fuego representa la Resurrección de Cristo, pero también representa la vida nueva del hombre que abandona el pecado. La Luz producto del  fuego representa a Cristo Resucitado, La luz de Cristo elevándose en Gloria, disipa las tinieblas de nuestros corazones y mentes.

El significado de los símbolos del Cirio Pascual

En la vasta mayoría de los casos, el Cirio Pascual mostrará varios símbolos comunes:

La Cruz: La cruz es siempre el símbolo central que identifica más claramente al Cirio Pascual. La Cruz es el camino que todo cristiano ha de seguir para llegar al Padre.

Alfa y Omega: Las letras griegas alfa y omega (del alfabeto griego), de acuerdo con el libro de Apocalipsis, significan que Dios es el principio y el fin  de todas las cosas.

El Año: El año actual representa a Dios en el presente en medio de nosotros, como Amo y Señor de toda la eternidad.

Incienso: En total son cinco granos de incienso (generalmente de color rojo) que son incrustados en la vela (a veces encerrados en «clavos» de cera) durante la Vigilia Pascual para representar las cinco llagas de Jesús: los tres clavos que perforaron sus manos y pies, y otros dos, representando la herida del costado ocasionada por la lanza de San Longinos  y las espinas que coronaron su cabeza.

El Cordero: Nuestro Señor Jesucristo es representado en el Cirio Pascual por un cordero. En las antiguas celebraciones de la Pascua, las ovejas, al oler la sangre de las ovejas sacrificadas previamente, se resistían al sacrificio. En cambio los pequeños  corderitos, no oponían resistencia alguna, casi voluntariamente y de manera sumisa se ofrecían al mismo.

Rito Solemne de la Vigila Pascual

La bendición del Fuego Nuevo

el Cirio Pascual

Se cubren los altares con manteles. Las velas estarán apagadas hasta el principio de la Misa. Entretanto, fuera del templo, se saca fuego del pedernal y con el se encienden carbones.

El Sacerdote irá vestido con amito, alba, estola y capa pluvial morada o a falta de ésta, sin casulla.

Los Ministros con la Cruz, agua bendita e incensario, se colocan en el atrio o cancel, o ante la misma puerta o en el interior del templo.

Todos los fieles se volverán de cara hacia el lugar donde se va a hacer la bendición del fuego nuevo, de manera que puedan ver y seguir las diversas ceremonias.

Empieza el Sacerdote diciendo Dóminus Vobíscum y se reza la siguiente oración, rociando al final con agua bendita tres veces el fuego.

Castellano

V: El Señor este con vosotros.
R: Y con tu espíritu.

Oración: Oh Dios que por Vuestro Hijo, piedra angular, comunicasteis a vuestros fieles la llama de vuestra caridad santificad ♱ este nuevo fuego sacado del pedernal y que ha de servir para nuestros usos y concedednos inflamarnos de tal forma por estas fiestas pascuales en deseos celestiales, que lleguemos con almas puras a las fiestas de la luz eterna. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor.
R: Amén.

Latín

V: Dóminus vobíscum.
R: Et cum spíritu tuo.

Orémus: Deus qui per Fílium tuum, angulárem scílicet lápidem, claritátis tuae ignem fidélibus contulisti: prodútum et sílice, nostris profutúrum úsibus, novum hunc ignem sanctífica ♱  et concéde nobis ita per haec festa Paschália caeléstibus desidériis imflammári: ut ad perpétuae claritátis, puris méntibus, valeámus festa pertíngere. Per eúndum Christum Dóminum nostrum.
R: Amen.

Un acólito o uno de los clérigos, pone algunas brasas de fuego en un incensario. El sacerdote pone incienso, lo bendice e inciensa tres veces el fuego.

La bendición del Cirio Pascual

Bendecido ya el fuego, un acólito o uno de los clérigos, presenta el Cirio Pascual al medio, frente al Celebrante.  Este, con un punzón, graba en forma de cruz, los agujeros previamente señalados para la inserción de los cinco granos de incienso. Después graba sobre ella la letra griega Alfa y por debajo la letra griega Omega, y entre los brazos de la cruz, las cifras que representan el año en curso:

¿Qué es el Cirio Pascual?

Hecha la incisión de la Cruz y de los demás signos, el Diacono ( o un Clérigo o Acólito) presenta al Celebrante los granos de incienso. Si no están benditos, éste los asperja tres veces con agua bendita y tres veces los inciensa sin decir nada. Inmediatamente el Celebrante los fija en los agujeros ya preparados, que corresponden a los cuatro extremos y al centro de la Cruz, diciendo entretanto por este orden:

¿Qué es el Cirio Pascual?

Acto seguido, el Diácono  ( o un Clérigo o Acólito) entrega al Celebrante una pequeña vela encendida con el nuevo fuego. El Celebrante enciende con esta vela el Cirio Pascual diciendo:

Castellano: La Luz de Cristo, al resucitar gloriosamente, disipe las tinieblas del corazón y de la mente.
Latín:Lumen Christi glorióse resurgéntis díssipet ténebras cordis et mentis.

 

No olviden los fieles que el Cirio Pascual representa a Jesucristo, quien dijo: «Yo soy la luz del mundo»

El Sacerdote, apagada la vela, bendice el Cirio Pascual encendido y dice:

Castellano

V: El Señor este con vosotros.
R: Y con tu espíritu.

Oración: Os rogamos, Dios Omnipotente, que descienda sobre este Cirio encendido la efusión de vuestra bendición ♱ , y Vos que sois el regenerador invisible  de todas las cosas, encended esta luz que nos ha de alumbrar esta noche, a fin de que no solo el sacrificio que esta noche ofrecemos, resplandezca con la misteriosa participación de vuestra luz, sino que en todo lugar donde fuese llevado algo de este misterio de santificación, desterrados el fraude y la malicia diabólicos, nos acompañe el poder de vuestra Majestad. Por Jesucristo Nuestro Señor.
R: Amén.

Latín

V: Dóminus vobíscum.
R: Et cum spíritu tuo.

Orémus: Véniat , quáesumus, omnipotens Deus, super hunc incénsum céreum larga tuae bene ♱ dictiónis infúsio; et hunc noctúrnum splendórem invisibilis regenerátor inténde; ut non solum, sacrificium, quod hac nocte litátum est, arcána lúminis tui admixtióne refúlgeat; sed in quocúmque loco ex hujus sanctificatiónis mystério áliquid fuérit deportátum, expúlsa diabólicae fraudis nequítia, virtus tuae majestátis assístat.  Per Christum Dóminum nostrum.
R: Amen.

Inmediatamente se apagan todas las luces de la Iglesia (incluida la del Santísimo) y da inicio la solemne procesión.

Cirio Pascual | Fuentes
Con fragmentos del Misal Diario publicado en 1952 por editorial Regina. España.