¿Pueden las almas del purgatorio manifestarse una casa?

Desde hace mucho tiempo es sabido, a partir de las Escrituras, de los siglos de experiencia de la Iglesia, de la teología, que las almas del purgatorio, pueden en ocasiones muy especiales, manifestarse en nuestro mundo.

Como la Virgen dijese:

“Sucede que Dios permite que se manifiesten de diferentes maneras, cerca a sus parientes en la tierra, con el fin de recordar a los hombres sobre la existencia del purgatorio y para pedir sus oraciones y que se acerquen a Dios, quien es justo, pero bueno”.

¿Esto quiere acaso decir que las “casas embrujadas”? tienen alguna conexión con el purgatorio?

De acuerdo al perito Adam C. Blai, quien es además asesor teológico en demonología y exorcismo en la Diócesis de Pittsburgh, es posible seguir algunas simples normas que pueden ayudar a diferenciar sí estas manifestaciones tienen como origen a las almas del purgatorio o  demonios .

Por ejemplo:

  • Las almas del purgatorio no son destructivas en sus señales.
  • Las almas del purgatorio no hacen manifestaciones que son inherentemente aterradoras; generalmente se limitan a un ruido, una palabra o un movimiento limitado de objetos.
  • Las almas del purgatorio limitan su interacción con los humanos a una señal de ayuda, y en casos raros, de comunicar la necesidad de corregir un error en particular.
  • Las almas del purgatorio no se involucran en una comunicación o diálogo prolongados.
  • Las almas del purgatorio no agreden físicamente a las personas.
  • Las almas del purgatorio no atacan las cosas religiosas o sagradas.
  • Las almas del purgatorio se vuelven completamente quietas y silenciosas cuando se ofrecen oraciones o misas por ellos.

A veces, escribe el experto (quien incluso aconseja a sacerdotes), pueden reproducir el ruido de pasos o incluso, producir olores que se asocian a ellos (tabaco, algún perfume especifico, etc.); sin embargo, la comunicación verbal es extremadamente limitada, dice, “sí la hay, se trata de una sola frase o palabra, como ‘Ayúdame’“. Las almas del purgatorio que se manifiestan más comúnmente son de aquellas personas que se han suicidado o que han sido víctimas de homicidio. “Los otros tipos de manifestación que son comunes“, dice el autor, que fue entrenado en psicología, “ocurren en iglesias y viviendas religiosas, como rectorías y monasterios“.

¿Pueden los demonios arrastrar consigo las almas de los condenados durante sus manifestaciones? Sí Dios lo permite, Sí.  Blai cuenta haber visto el mal de cerca.  Antes de los exorcismos, estuvo involucrado en el trabajo penitenciario, donde sus clientes incluían violadores, ladrones, asesinos y asesinos en serie. Graduado en Psicología Clínica de Penn State, comenzó buscando una respuesta para todas aquellas dudas sobre las cuales la ciencia no tiene explicación.

Una advertencia: los demonios “pueden aprovecharse de un suicidio o asesinato y hacerse pasar por víctimas“, advierte Blai. “Los demonios son atraídos a lugares donde las personas han tratado de comunicarse con los espíritus“, dice, añadiendo que “una vez que los demonios adquieren el derecho a ser extraordinariamente activo en un lugar A menudo Pretenden ser espíritus humanos que buscan la comunicación.

¿Cuales son sus manifestaciones?
Estas incluyen el ver sombras negras, escuchar ruidos extraños, el oir voces confusas o de tipo animal, malos olores, pesadillas, ataques demoníacos físicos (misteriosos rasguños o moretones), privación de sueño, discusiones y peleas, pensamientos suicidas y homicidas. Ellos se “agarran” de nuestras heridas emocionales, pensamientos negativos y pecados.

Nos recuerda Blai, que “de esta manera,  interactuamos constantemente con fuerzas obscuras que normalmente no vemos y contra las que tenemos una ‘burbuja de protección’ que se mantiene intacta cuando estamos puros por dentro, hacemos uso de los sacramentos de la Iglesia,  oramos y usamos Agua Bendita, especialmente antes de dormir”.

Fuentes

https://www.spiritdaily.com/hauntingspossessions.htm
Traducido y adaptado por Proyecto Emaús

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *