¿Por qué Cristo no se quedó con sus discípulos de continuo después de su Resurrección?

Después de que Cristo resucitó de entre los muertos, se apareció a Sus discípulos en ciertos lugares y momentos, pero no pareció quedarse con ellos de manera continua. En el primer domingo de Pascua, apareció seis veces en una sucesión bastante rápida: primero a María Magdalena, luego a las mujeres en la tumba, tercera cuando las mujeres salieron de la tumba, cuarta a Pedro, quinta a los dos discípulos yendo a Emaús, y sexto a los diez apóstoles en Jerusalén (cuando Tomás no estaba presente).

En su ministerio público, Jesús parecía estar con sus discípulos casi siempre. Sin embargo, después de Su Resurrección estaría ausente de ellos, corporalmente, la mayor parte del tiempo. Por ejemplo, Juan 20:26 nos dice que “después de ocho días” Cristo se apareció a los discípulos, dando a entender que Él no estaba presente para ellos durante ese período.

Si bien es cierto no tenemos datos más precisos sobre Sus apariciones y si entendemos que no todas estas apariciones fueron necesariamente registradas, parece más que evidente que el Señor no estuvo constantemente con los discípulos durante los cuarenta días previos a Su gloriosa ascensión. La pregunta es ¿Por que?

Santo Tomás de Aquino reflexionó sobre esta cuestión y nos ofrece dos razones básicas. Al hacerlo, no propone una explicación absoluta, sino que demuestra por qué era apropiado que Cristo no se quedase con ellos de manera continua durante los cuarenta días previos a la ascensión. Santo Tomás escribe:

Con respecto a la Resurrección, dos cosas tenían que manifestarse a los discípulos, a saber, la verdad de la Resurrección y la gloria de Aquel que se levantó.

Ahora, para manifestar la verdad de la Resurrección, le bastaba aparecer varias veces ante ellos, hablarles familiarmente, comer y beber, y dejar que lo tocasen. Pero para manifestar la gloria de Cristo resucitado, no deseaba vivir con ellos constantemente como lo había hecho antes, para que no pareciera que resucitó a la misma vida que antes … [Porque, como dice el venerable San Beda] “Luego, resucitó en la misma carne, pero no estaba en el mismo estado de mortalidad que ellos“.

Si Cristo no permaneció continuamente con sus discípulos no fue porque consideró más conveniente estar en otro lugar, sino porque consideró que era más adecuado para la instrucción de los apóstoles que no permaneciera continuamente con ellos, por la razón dada anteriormente.

Se apareció con más frecuencia el primer día, porque era preciso que fueran amonestados con muchos argumentos, para que recibiesen desde el primer momento la fe en la resurrección. Pero, una vez que la habían recibido, no era necesario que fuesen instruidos con apariciones tan frecuentes, puesto que estaban ya confirmados en la fe. Por esto se lee en el Evangelio que, después del primer día, sólo se apareció cinco veces.

(Summa Theologiae, Parte III, Q. 55, Art. 3).

Mientras que Santo Tomás observa que bien puede haber apariciones que no fueron registradas, se inclina a sostener que no había muchas más. El escribe:

Por esto se lee en el Evangelio que, después del primer día, sólo se apareció cinco veces. Como escribe Agustín, después de las primeras cinco apariciones, se les apareció la sexta, cuando le vio Tomás; la séptima, junto al mar de Tiberíades, en la pesca de los peces; la octava, en un monte de Galilea, según Mateo (28,16); la novena, narrada
por Marcos (16,14), estando sentados a la mesa por última vez puesto que ya no volverían a comer con Él en la tierra; la décima, en el mismo día, ya no en la tierra sino elevado en una nube, cuando subía al cielo. Pero no todas las cosas están escritas, como declara Juan (20,30; 21,25). Antes de que subiese al cielo, su trato con ellos era frecuente; y esto para consuelo de los mismos. Por lo cual, también en 1 Cor 15,6-7 se dice que se apareció a más de quinientos hermanos a la vez después se apareció a Santiago; apariciones que no menciona el Evangelio.

(Summa Theologiae, Parte III, Q. 55, Art. 3).

Santo Tomás logra un equilibrio entre la necesidad del Señor de instruirlos y convocarlos a la fe en la resurrección, y la necesidad de que capten su gloria resucitada. Cristo no se limitó a reanudar su vida anterior. Los discípulos no debían aferrarse a su antiguo entendimiento de Él como maestro; ahora debían comprender más plenamente que Él es el Señor.

Aunque Tomás no lo mencione aquí, agregaría otra razón para la acción del Señor de no permanecer con ellos continuamente: era apropiado que Él hiciera esto para acostumbrarlos al hecho de que ya no lo verían como lo habían hecho con su ojos físicos. Una vez que ascendió, lo verían místicamente en los Sacramentos y en Su Cuerpo, la Iglesia. Así, cuando el Señor partió el pan y se los dio en Emaús, lo reconocieron como la Eucaristía (Lucas 24). Entonces él desapareció de ellos.

Fuentes

Artículo publicado originalmente en: http://blog.adw.org/2018/04/didnt-christ-stay-disciples-continually-resurrection-ascension-2/
Cuyo autor es : Monseñor Charles Pope.
Traducido y adaptado por Proyecto Emaús.

Dejar un comentario