El papa Francisco no quiere que besen su anillo | Proyecto Emaús

El papa Francisco no quiere que besen su anillo

El Papa Francisco dejó en claro hoy que no quiere que los fieles besen su anillo, retirando repetidamente su mano de los peregrinos que se alinearon para saludarlo y besar el anillo. El tragicómico evento tuvo lugar luego de la misa celebrada en la Santa Casa de Loreto y se ha hecho público hace tan solo unas horas.

El significado del anillo

El anillo de un obispo es un signo de su “matrimonio” con la diócesis sobre la cual gobierna. Conferido durante el rito de consagración, el anillo episcopal fue considerado históricamente como un emblema del compromiso místico del obispo con su iglesia.

De acuerdo con el rito, el consecrador principal coloca el anillo en el dedo anular de la mano derecha del nuevo obispo, diciendo: “Toma este anillo, el sello de tu fidelidad. Con la fe y el amor protege a la novia de Dios, a su santa Iglesia ”. La fórmula se remonta al primer milenio.

El gesto de besar el anillo episcopal (llamado el baciamano en italiano) es una forma de recordarle al obispo sus promesas para con su gente y su lealtad hacia él. Es un recordatorio del vínculo nupcial inquebrantable entre él y su gente, y del afecto y la lealtad entre ellos. El clero y los laicos que besan el anillo de un obispo, por lo tanto, le recuerdan sus compromisos cuando fue consagrado al episcopado.