Padre Gerardo Piñeros: Octubre es mes de fuerte actividad demoníaca que culmina en «Halloween»


«Veneran al diablo en todas partes, estamos hablando realmente de un evento que convoca a muchas personas en el mundo», dice a Portaluz el sacerdote colombiano.

Desde hace algunos años el marketing, la publicidad y medios de comunicación alentados por las empresas que se lucran, han colaborado a ir institucionalizando la celebración de Halloween, plagando de sus símbolos grotescos supermercados y tiendas de retail.

Niños, jóvenes y no pocos adultos se pliegan la noche del 31 de octubre a una celebración cuestionada por varios referentes espirituales de la Iglesia y a la que una minoría de católicos propone adherirse con símbolos -disfraces- que refieran a la fe católica o bien acudiendo esa noche a vigilias en las Iglesias para esperar la fiesta de Todos los Santos el día 1° de noviembre.

En esta entrevista con Portaluz, el sacerdote Gerardo Piñeros, párroco de la Iglesia Santa María del camino en Medellín (Colombia), es categórico en sus argumentos al advertir que ningún católico puede participar en los festejos de Halloween.

Padre Gerardo, ¿por qué cuestionar las celebraciones de Halloween la noche del 31 de octubre? ¿No es acaso un bello signo el regalar dulces a los niños?

Son muy importante los testimonios de las personas como por ejemplo Wilson López ex satánico y otros semejantes que nos hacen comprender que esto no se trata solamente de personas fundamentalistas que veneran al diablo en todas partes. Estamos hablando realmente de un evento que convoca a muchas personas en el mundo, que de alguna forma celebran a Satanás. Las cosas que pasan ese día son escalofriantes.

Cuando yo era misionero y estaba en un lugar que se llama Villavicencio, unos días antes, en octubre, hacen toda una programación previniendo a los papás para que tengan cuidado con sus niños porque justamente en la primera semana de noviembre de años anteriores habían encontrado cuerpos de niños en algunos lugares sin órganos. Al principio pensaban que se trataba de tráfico de órganos, pero se dieron cuenta de que se trataba de ritos donde se inmolaban estos niños. Existen muchas evidencias de que ciertamente es una fecha típica del satanismo.

 

En este mes de octubre suelen aumentar los sacrilegios en capillas de adoración, en Iglesias, ¿por qué se da justo en este mes?

No es casualidad y todo está asociado. Como hay una fuerte actividad demoníaca -digámoslo así- por todo el tema asociado a esta fecha que toca lo que es la brujería, los sacrilegios que se realizan en los cementerios, la actividad espiritista que hay, es normal que también se busca hacer daño con las cosas santas. Por eso octubre es un mes en el que debemos tener más atención sobre todo a nuestras capillas donde está el Santísimo expuesto y también sobre nuestras Iglesias y todo lo que haya en ellas.

Algunos miembros de sectas también suelen robar las hostias consagradas, pareciera que saben muy bien que es Jesucristo en presencia real… Es cierto, ellos parecieran saber mucho más que muchos católicos de la presencia real de Jesús en el pan consagrado y digamos que la forma más evidente que tienen de ofenderlo es haciendo este tipo de cosas que hasta dan vergüenza nombrarlas, lo que hacen en esos días son esos sacrilegios de noche.

 

¿Qué consecuencia puede tener para una persona que de pronto por ignorancia participa en alguna secta de estas y que tome por un juego el participar en alguna de estas actividades que ofenden a Dios?

Primero sería interesante analizar por qué alguien puede entrar en una secta satánica y prestarse a esas cosas. Si analizamos cuál es el perfil psicológico de una persona que entra a una secta satánica nos encontraremos con una persona que ha sufrido muchas veces, que ha sido despreciado, que no se encuentra identificado con su grupo familiar, que también ha sido víctima de alguna injusticia en su vida.

Son personas que de alguna manera se disocian de todos los sanos modos que tenemos para vivir en sociedad y entre los cuales están una cantidad de traumas. Obviamente se va como acumulando una anarquía que va a desembocar en manifestarse en contra de Dios. Hay que advertir a estas personas que con el diablo no se juega y al igual que cuando uno peca nuestro pecado trae consecuencias, involucrarse en ese tipo de actividades trae consecuencias a veces muy difíciles de sanar y de liberar.

 

¿Qué hay de malo en disfrazar a los niños la noche de Halloween con trajes de ángeles o de santos por ejemplo?

En muchos lugares también reina una ignorancia acerca del tema porque hay sacerdotes que lo asocian con la fiesta de Todos los Santos. Entonces, sobre el tema de los disfraces te diría que un disfraz es un disfraz, ya la misma Biblia nos habla de cómo el diablo se disfraza, dice el evangelio que se disfraza de ángel de luz. Entonces el 31 de octubre bajo ningún motivo hay que disfrazarse de nada, ni de angelito ni de pastorcito. Yo le digo a los papás que, si quieren disfrazar a su niño que lo disfrace cualquier otro día, pero no ese. Le aconsejo a los padres de familia para los cuáles es muy fuerte la presión del colegio, de la escuela, simplemente no llevar a sus niños al colegio ese día.

 

¿Qué plan recomienda a los padres de familia para ese día?

Cuando somos conscientes del mal del cuál se reviste esta fecha nosotros cristianos no tenemos otra cosa que hacer sino reparar por esos pecados. Así que nosotros convocamos para que se celebren Eucaristías en reparación, en jornada de oración. Vigilias, que reparen todo lo malo que justamente pase esa noche y que ofende tanto a Dios y que hace daño a tantas personas.

 

¿Como tocar el corazón de quienes se exponen a la acción del demonio a través de sectas y celebraciones como Halloween?

Lo que tenemos que hacer por estas personas es orar, mucha rodilla. Ojalá supieran ellos que Dios los ama, que Dios sí existe, y que también existe el demonio, muchos de ellos de pronto están en una secta de estas pensando que al final lo del diablo es un juego y muchos de ellos simplemente están siguiendo una bandera de anarquía, muchos de ellos están ahí porque los reclutaron y se sintieron identificados con un grupo que promueve el desorden u otras cosas semejantes.

Ojalá ellos mismos comprendieran y supieran lo que es el infierno. Pienso que si muchos de ellos por 2 segundos experimentaran los tormentos del infierno saldrían corriendo de ahí. De hecho, la trampa del diablo es que se esconde para que crean que es solo un juego y que el infierno no existe. Si esas personas comprendieran que hay un cielo hermoso esperando por ellos, creado para ellos, volverían corriendo a Dios que siempre los espera y está dispuesto a perdonarlos a todos.