Obispos alemanes regañan al Vaticano…

Pocas personas saben que los obispos alemanes están organizando su propio Sínodo amazónico, al que llaman Camino Sinodal. Su objetivo es impulsar las llamadas reformas. Sin embargo, hace algunos días, el cardenal Marc Ouellet, el jefe de la Congregación para los Obispos, escribió tímidamente a los alemanes diciéndoles que su «Camino sinodal» se estaba ocupando de asuntos que no estaban en discusión en una Iglesia particular, sino que tocaba asuntos que se refieren a la Iglesia universal. Sin embargo, los obispos alemanes se rieron de la carta de Ouellet.

Respuesta airada
El cardenal Reinhard Marx, presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, envió una carta airada a su presunto cófrade el cardenal Ouellet. En esta carta, Marx le hizo saber que debería haber hablado con los alemanes antes de enviarles una carta. Con el fin de maximizar el daño, Marx filtró la carta al Frankfurter Allgemeine Zeitung, un conocido diario alemán.

El «viejo truco»
El argumento del cardenal Marx es muy antiguo… Informa a Ouellet que el «Camino Sinodal» no tiene una forma canónica y por lo tanto no puede ser juzgado por el Derecho Canónico. Este es un viejo truco que se ha utilizado muchas veces antes. Con el fin de eludir sus obligaciones bajo la ley de la Iglesia, los obispos pusieron estructuras paralelas como «Caminos sinodales» que no existen en la Iglesia. De esta manera, creen que pueden rechazar cualquier responsabilidad legal por lo que están haciendo.

El factor oculto
El cardenal Reinhard Marx toma como pretexto para su Sínodo de facto, los exagerados abusos homosexuales que según él, han producido “una masiva crisis de credibilidad de la Iglesia». Marx pontifica que “científicos” anónimos habían expresado la sospecha de que supuestamente existen factores de influencia sistémicos y negativos en la Iglesia que favorecen ese abuso. Sin embargo, la única razón por la que ocurren los abusos, es porque no sólo no se observa la moral católica, sino que incluso esta es ridiculizada por obispos modernistas como Marx.

Credibilidad perdida
Alemania no es un país donde el estruendo producido por los casos de abuso haya repercutido o generado un gran eco. Y aún así, la credibilidad de la Iglesia alemana está en un punto bajo. La razón de esto es que las supuestas reformas del papa Francisco se introdujeron en Alemania hace décadas. El año pasado, más de 200.000 fieles nominales abandonaron la Iglesia alemana, un 30% más que un año anterior. Alemania es un país profundamente secularizado, y una de las partes más secularizadas e impías de la sociedad es la Iglesia Católica.

Publicado originalmente en inglés el 16 de setiembre de 2019, en Disintegrating Church: Germans Tell Vatican Off