Obispo ordenó la destrucción de posible milagro eucarístico

(ChurchMilitant).-  El viernes pasado, representantes del conocido sitio católico Church Militant, hablaron con Mary Ellen Sanfilippo testigo presencial de una serie de eventos extraordinarios que comenzaron a desarrollarse a fines de noviembre en la iglesia católica San Vincente de Paul en Springbrook, Nueva York.

Sanfilippo contó que una hostia consagrada había caído accidentalmente al suelo durante la celebración de la Santa Misa. Al recuperar la hostia, un diácono la sumergió en una copa de ablución (un pequeño recipiente cubierto con tapa) y la colocó dentro del tabernáculo para su posterior eliminación. El 30 de noviembre, la hostia aún dentro del recipiente lleno de agua, parecía exudar una sustancia de color rojo oscuro similar a la sangre.

Una vez tomadas las fotografías del singular acontecimiento, el padre Karl Loeb, pastor de la parroquia, notificó al obispo Richard Malone y a su auxiliar, Edward Grosz, sobre el incidente. En lugar de ordenar una investigación sobre el fenómeno, como es apropiado en estos casos, los dos obispos afirmaron que la Hostia ya se había disuelto y que, por lo tanto, “Cristo ya no estaba presente“.

Inmediatamente se le ordenó al padre Loeb que se deshiciese de la hostia, y aunque muy reacio a hacerlo, obligado por su juramento de obediencia, finalmente accedió.

Sanfilippo pertenece a un grupo de católicos preocupados que se reúnen regularmente para orar y discutir cómo combatir la crisis que envuelve a su diócesis (haciendo referencia a los problemas de corrupción moral y al legado de encubrimiento de abusos sexuales que la ha plagado). Explicó que el colectivo, que cuenta con aproximadamente 100 fieles de varias parroquias, está tratando de luchar contra la podredumbre en Buffalo “haciendo oír nuestras voces”  Entre los miembros del grupo se encuentran feligreses de San Vicente de Paul, parroquia a la que ella pertenece.

Sanfilippo reconoció que el material rojo que se filtraba de la Hostia consagrada pudo haber sido una sustancia puramente natural. Pero lo que le consternaba, era el hecho de que a los católicos de Buffalo se les negó la oportunidad de determinar su origen por orden de sus obispos.

“Estoy absolutamente indignada por lo que ha sucedido en nuestra diócesis. La Eucaristía es el centro del sistema de creencias católico, algo de gran importancia de lo que no te puedes deshacer, así como si nada”.

Sanfilippo estaba tan molesta, que de hecho, llegó a contactarse con la cancillería para obtener respuestas. Sanfilippo conoce a Grosz desde hace dos décadas, por lo que se contactó con él para preguntarle por qué se había negado a preservar la hostia sagrada para la investigación, pero él atribuyo la decisión a Malone, quien  ahora le quiere dar la cara a nadie y rechaza toda entrevista.

Grosz le dijo a Sanfilippo que era bastante reacio a dar su opinión personal sobre la posibilidad de un milagro y que estaba obligado a respaldar la decisión de Malone. Sanfilippo sin embargo insistió cuestionando, a fin de saber por que no se llevó a cabo la investigación correspondiente ante la posibilidad de que hubiera ocurrido un milagro eucarístico. “Cristo ya no estaba presente“, afirmó Grosz, diciendo que la hostia ya se había disuelto. Las fotos muestran, sin embargo, que la hostia sagrada no se había disuelto. Grosz se negó incluso a mirar las fotografías.

Sanfilippo espera que otros católicos se pongan en contacto con la cancillería de Buffalo, tal y como lo hizo ella, para pedir que Malone y Grosz rindan cuentas por haber privado a su rebaño de lo que pudo haber sido una gracia tremendamente necesaria. Mientras tanto, ella y otros miembros de su grupo están trabajando para difundir los eventos de las últimas dos semanas.

Sanfilippo acusó a Malone y Grosz de carecer de “fe espiritual” por negarse incluso a considerar la posibilidad de un milagro. Si una investigación hubiese determinado que el fenómeno era de origen sobrenatural, Sanfilippo argumentó, hubiese sido una afirmación de la presencia real en medio del escándalo y la pérdida de la fe en Buffalo, una sería acusación contra los propios obispos.

“Un obispo es responsable de investigar cosas como esta en su diócesis … eso es lo que normalmente hacen los obispos”

Desde el siglo VIII, la Iglesia ha reconocido más de 130 milagros eucarísticos, el más reciente en Polonia en el 2013. Según el Dr. Pawel Skibinski, director del Museo Juan Pablo II en Varsovia, la mayoría de los casos se manifiestan cuando una hostia consagrada es robada, descartada, abandonada y olvidada, o durante períodos en que las dudas sobre la Presencia Real de Cristo en la Sagrada Eucaristía estaban en aumento.

 

2 Comentarios en “Obispo ordenó la destrucción de posible milagro eucarístico”

  1. Porque será que los católicos necesitamos tanto de pruebas para creer, porque vemos o tratamos de buscar fenómenos sobrenaturales para creer mas? Acaso no dijo Jesus dichoso aquel que cree sin haber visto? Es como que todo el tiempo tratamos de encontrar pruebas que avalen nuestra creencias, cuando justamente la fé católica si basa en creer mediante la Fé ósea no nos hace falta ver y probar lo que por la palabra se nos ha enseñado esa señora debería ocupar su tiempo en unir no en desunir a la comunidad de su lugar. Gracias

    1. No generalice a “los católicos”. No se trata de cuestiones de fe. Se trata aquí de un hecho, de un caso objetivo del que existe evidencia fotográfica. Un posible milagro eucarístico para el que (por alguna razón que no se quiere explicar pero que podemos deducir), no se siguieron los procedimientos normales de investigación. Un abuso a a todas luces (en una diócesis para variar, sacudida por la corrupción).
      ¿Quién le ha dicho a Usted que la religión Católica se basa en la fe? La iglesia se basa en Cristo (por eso somos Cristianos) y sus enseñanzas, la verdad revelada, historia, las enseñanzas de los padres de la Iglesia y en su bi-milenaria y sana doctrina, sus mártires y sus santos, etc. etc. etc. (todas estas definen nuestra fe). Citando a San Pablo: “Vana sería nuestra fe sin la resurrección”. Es decir, sin pasarla primero por el tamiz de la razón. En otras palabras, yo entiendo y por eso creo. Creer por creer, lidia con el fanatismo y con la estupidez. Los mártires no fueron al martirio por simple fe, tenían la certeza de la verdad. Usted esta haciendo un arroz con papaya entre el hecho de “tener fe” (certeza de lo que no se ve o se espera) y lo que la Iglesia define como doctrina, que rige la vida de los verdaderos cristianos. Cristo criticaba a los corazones duros que necesitaban de “pruebas” para creer, pero si en un caso como este, Dios quiere regalar un “consuelo” (para algunos) o una “prueba” (para otros) lo hace muy seguramente para beneficio de muchos. La Sra. Sanfilippo no tenía que callarse, muy por el contrario, tenía todo el derecho (sino obligación) de denunciar esta anomalía por parte de su obispo. Si usted fuese testigo de un abuso de esta índole ¿no lo denunciaría?
      Que Dios la guarde, la Santísima Virgen la proteja y el buen san José la ilumine.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *