Hoy inicia la Novena a Nuestra Señora del Rosario


Novena a Nuestra Señora del Rosario

Novena a Nuestra Señora del Rosario impresa por Bernardo Plá en el año 1780, con aprobación del Obispado de Barcelona. Si prefiere una versión más corta de la novena a Nuestra Señora del Rosario, puede visitar este enlace.

Por la señal ✠ de la Santa Cruz, de nuestros ✠ enemigos, líbranos Señor ✠ Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo. Amén.

Hecha la Señal de la Cruz y el Acto de Contrición, y rezado el Rosario delante de alguna imagen de la Virgen Santísima, meditados sus misterios con toda la devoción posible, damos inicio a la novena a Nuestra Señora del Rosario.

(La novena a Nuestra Señora del Rosario corre del 28 de Septiembre al 6 de Octubre)

Novena a Nuestra Señora del Rosario

¡Oh tiernísima Madre! ¡Oh clementísima Virgen siempre pura y sin mancha, María! A vuestra maternal piedad acude ansiosa mi alma, deseando exhalar en vuestras plantas santísimas el corazón en filiales ternuras y cariñosas fragancias de vuestras místicas rosas.

Vos, Madre de misericordia, viendo el mundo en vísperas de perecer al inminente estrago de la justa indignación de un Dios ofendido, plantasteis en la Iglesia, por medio de vuestro siervo y privilegiado hijo Santo Domingo el místico árbol del Santo Rosario, para que en sus rosas, o en sus misterios y oraciones tengan los pecadores medicina contra el mal de la culpa, los penitentes aliento para la penitencia, y los justos el mejor fomento de la virtud y preservativo contra el pecado.

¡Oh!, bendigan y alaben todas las criaturas la ingeniosa invención de vuestra excelentísima caridad. Haced, Madre y Señora nuestra, que abracemos todos con un corazón fino y humilde tan santa devoción y percibamos su verdadero espíritu; de suerte que aquellas místicas rosas sean en nuestros labios y corazón, para los pecadores medicina, para los penitentes aliento, y para los justos aumento de gracia a honra vuestra y gloria de la Trinidad Beatísima. Amén.

Día Primero / Septiembre 28

Día Primero de la Novena a Nuestra Señora del Rosario

«Dios te salve». ¡Oh, cuanto mi alma se alegra, amantísima Virgen, con los dulces recuerdos que en mí despierta esta salutación!

«Ave» os dijo el Ángel, porque sois en todo contraria a Eva. Esta nos cerró el Cielo, y Vos, ¡oh María!, nos lo abrís. Eva hirió las almas, y Vos, dulce Madre, las sanáis.

Eva nos dio la muerte, y Vos la vida. Alaben todas las criaturas vuestra humildad, pues nos mudó en alegrías las tristes lágrimas que la soberbia de Eva ocasionó.

Haced, Madre mía, que quede impresa en mi alma, en mi corazón, en mis potencias y sentidos el Ave María, para lograr serviros y alabaros humilde con todos ellos.

Llénese de un santo júbilo al pronunciarla mi corazón, para acompañar el gozo que llenó Vuestro espíritu al escucharla de boca del Ángel, congratulándome así de la elección que de Vos hizo el Omnipotente para darnos el Salvador. Amén.

Día Segundo / Septiembre 29

Día Segundo de la Novena a Nuestra Señora del Rosario

«María» es, ¡oh Soberana Princesa!, vuestro santo nombre. ¡Oh María, nombre admirable, nombre dulce, poderoso nombre María! Se alegran los Ángeles, como escribió San Bernardo, tiembla el Infierno, se llenan de pavor los demonios, cuando devotamente os nombramos, ¡oh Santísima María! Mar de gracias le interpreta San Alberto Magno, para explicarnos que las amarguras de la Divina justicia en el mar de vuestro nombre, María, se convierten en aguas dulces de misericordia.

María sea en mi lengua, sea María en mi corazón, para que con la impresión de tan dulce nombre, logre en él la divisa de hijo de tu clemencia. Dignaos, ¡oh amabilísima Madre!, sellar con vuestro nombre el memorial de las súplicas nuestras, dándonos el consuelo de que lo atienda benignamente vuestro Hijo Jesús, para alcanzar con el favor que deseamos, grande aborrecimiento a todas las vanidades del mundo, firme afición a la virtud, y continuas ansias de nuestra eterna salvación. Amén.

Día Tercero / Septiembre 30

Día Tercero de la Novena a Nuestra Señora del Rosario

«Llena de gracia» es el título, ¡oh dulce Madre!, que nos enseñó el Ángel para hablar con Vos. Dios te salve, María, llena de gracia, sagrario riquísimo en que descansó corporalmente la plenitud de la Divinidad y gracia increada. Desfallece mi corazón al considerar cuán graciosa sois a los ojos de Dios, pues os eligió por Madre suya aquel Señor, que es Autor de toda gracia y santidad.

¡Oh Mar de gracias!, de quien comunican los Santos y participan los pecadores, por quien nos vienen, como escribió San Bernardo, todas las gracias que Dios piadoso nos quiere conceder.

A vuestros pies está desnuda mi pobre alma, pidiendo el atavío de la gracia y amor de Dios. ¡Oh!, encienda éste con el fomento de vuestro Santo Rosario mi corazón, para llorar con viva contrición mis pecados, y alabar con puro espíritu aquella infinita liberalidad con que fuisteis enriquecida, haciéndote llena de virtud, llena de santidad, y llena de gracia. Amén.

Día Cuarto / Octubre 1

Día Cuarto de la Novena a Nuestra Señora del Rosario

«El Señor es contigo», ¡oh Santísima Virgen! Aquel inmenso Señor, que por su esencia se halla con todas las cosas: aquel Señor, que especialmente mora en los justos por amor y concordia de la voluntad, está en Vos y con Vos por modo muy superior.

No sólo está en Vos por una suma concordia de vuestra voluntad con la de Dios, sino también por la íntima unión de vuestra carne con la persona del Hijo de Dios. En Vos está el Hijo, vistiendo vuestra carne bendita; en Vos el Espíritu Santo, de quien concebís; en Vos el Padre, quien engendra al que concebís. Nos alegramos y gozamos con los Ángeles del Cielo, ¡oh dulce Madre!, de que esté el Señor con Vos.

Venga, Madre mía, venga por Vos a nosotros. Mas, ¡ay!, ¿cómo ha de venir a un corazón de carne, lleno de tanta suciedad, aquel Señor, que para haceros habitación suya quiso, con tal prodigio, que no perdiéseis, siendo Madre, vuestra virginidad? ¡Oh!, muera en nosotros toda impureza y amor terreno, para que habite en nuestra alma el Divino Espíritu, cuyos impulsos sigamos siempre. Amén.

Día Quinto / Octubre 2

Día Quinto de la Novena a Nuestra Señora del Rosario

«Bendita Tú eres entre todas las mujeres» En Vos sola no halló lugar el feo borrón de la culpa, ni la maldición general de todas las demás: sola Vos lográsteis la bendición de no quedar estéril, sin padecer corrupción, ni parir con dolor. Vos sola, ¡oh Virgen Santa!, sois la tierra bendita, que fecundada con el rocío celestial, disteis por fruto aquella divina rosa, que fue el precio de nuestra redención.

¡Oh divina y generosa Judit!, ¿quién sino Vos rindió al infernal Holoférnes? ¿Quién sino vuestras plantas quebrantaron la cabeza de aquella antigua serpiente? Bendita seáis a los ojos del excelso Dios sobre las mujeres, bendito sea el Señor que así guió vuestros pasos, magnificando vuestro nombre en las lenguas de todos los hombres. Vos sois la gloria de la santa Jerusalén: Vos la alegría de Israel: Vos el honor del pueblo santo de Dios.

¡Oh!, alcance por vuestra intercesión nuestro espíritu una viva fe, para considerar y adorar humildes en vuestro santo Rosario las misericordias que en Vos y por Vos obró el Hijo de Dios, quien sea bendito siempre, y alabado por todas las criaturas.

Día Sexto / Octubre 3

Día Sexto de la Novena a Nuestra Señora del Rosario

«Bendito es el fruto de tu vientre, Jesús». Fruto es, ¡oh dulce Madre!, de vuestro purísimo vientre, de Vos nació, de vuestros pechos se alimentó Jesús nuestro Salvador: en quien, siendo nosotros hijos de ira y maldición, nos bendijo con todas las bendiciones espirituales el Padre celestial, destinándonos a poseer por sus méritos el Reino del Cielo.

¿Es posible, ¡oh Madre mía!, que haya yo hecho tantos pecados, sabiendo que ellos llenaron de oprobios, azotes y espinas, hasta clavarle en una cruz a vuestro Hijo, aquel dulcísimo fruto de tu purísimo vientre, a quien bendicen las criaturas todas en el Cielo y en la tierra, doblando a su nombre la rodilla el mismo Infierno? ¡Oh!, renuévense todos los días estos sentimientos en mi corazón meditando en vuestro Santo Rosario.

Sea éste el fruto de mi oración: que no cese nunca de aborrecer y llorar mis pecados, hasta poder bendecir eternamente aquel purísimo fruto de vuestro vientre. Amén.

Día Séptimo / Octubre 4

Día Séptimo de la Novena a Nuestra Señora del Rosario

«Santa María, Madre de Dios». Sé bien, ¡oh Virgen Santísima!, que esa altísima dignidad de Madre de Dios es en algún modo infinita, y constituye entre Vos y nosotros una incomparable distancia, mas sé también que ella os empeña más a compadeceros de nuestras miserias.

Siendo Madre de Jesucristo, sois por lo mismo Madre de los Cristianos. ¡Oh Madre de Dios! No permita vuestra piedad que se pierda mi alma comprada con el inestimable precio de la Sangre de vuestro dilectísimo Hijo Jesús. Dadme un corazón digno de Vos, dadme que viva según aquel espíritu de adopción que nos compró el Redentor, huyendo los ejemplos y máximas de aquel mundo, de quien Él nos dijo, que no puede recibir el espíritu de verdad.

Haced, Madre mía, que sepa apartarme de la gente que no es santa; y que amante del recogimiento, sean mis delicias obsequiaros con el santo Rosario, adorando con él a vuestro Hijo, por lo mucho que obró para nuestra redención, y por lo que os ensalzó, haciéndoos verdadera Madre de Dios. Amén.

Día Octavo / Octubre 5

Día Octavo de la Novena a Nuestra Señora del Rosario

«Ruega por nosotros pecadores». Quisiera, ¡oh soberana Madre de piedad!, acercarme a vuestros pies con la confusión y dolor del Publicano. Sé que he pecado, y que son sin número las ingratitudes con que irrité a la Divina Majestad, y no sé, ¡ay de mí!, si he obtenido el perdón.

¡Oh, cuánto turba esto a mi espíritu en la oración! ¡Madre de piedad! No desconfío, no, Madre mía, de la mediación de vuestro amabilísimo Jesús, por cuyos méritos ruego en vuestro Rosario; pero sí desconfío de mí mismo, temo no se opongan como muro mis culpas a la infinita beneficencia de mi Dios.

A Vos sola, ¡oh dulce refugio!, a Vos sola dijo con toda propiedad aquel soberano Rey de la gloria: «Vos sois mi Madre». Aplacad como tal su justa indignación, para que oiga benigno las ansias de mi corazón. Alcanzadme humildad y plena confianza, disponiéndome así, con el auxilio de Dios, para recibir los favores de la Divina misericordia, por los méritos de vuestro Hijo y Redentor nuestro. Amén.

Día Noveno / Octubre 6

Día Noveno de la Novena a Nuestra Señora del Rosario

«Ahora, y en la hora de nuestra muerte», estamos siempre expuestos a perder la gracia de Dios; pues velan siempre para perdernos los enemigos de nuestra alma. ¡Cómo puede dormir mi corazón! Haced, Madre mía, que la memoria de mi flaqueza, y de la necesidad en que estoy siempre de los auxilios de Dios para permanecer en el camino de salvación, me inspire un santo fervor y perseverancia en la devoción de vuestro Rosario.

Rogad por mí ahora y siempre, para que nunca se aparte de mi corazón el santo temor de disgustar y perder a mi amantísimo Dios. Haced que no se aparte de mi memoria aquel último momento de la vida, que habrá de ser decisivo de mi eterna suerte. ¡Oh terrible e ignorado momento! Para entonces, ¡oh Madre de piedad!, para entonces os llamo, para entonces os invoco, a vuestra misericordia apelo.

Vos, que moristeis transportada de un santo divino amor, rogad por mí en la hora de mi muerte: concededme el mayor, el único consuelo de morir bajo vuestra protección en el amor de mi dulce Jesús.  Por Vos recibí del Padre celestial aquel grande don, que es mi Redentor: Recíbame por Vos en aquel punto su misericordia; para que logre el gozo de poder ser siempre suyo, y adorar eternamente aquel infinito amor con que me salvó. Amén.

Rezar tres Avemarías y Glorias en reverencia de las tres órdenes de misterios del Santo Rosario. Inmediatamente pedir con confianza el favor o gracia que se desea obtener con esta santa Novena.

Oración para todos los días de la novena a Nuestra Señora del Rosario

¡Oh Santísima Virgen, Madre de Dios, poderosa abogada, dulce refugio y consuelo piadoso de todos los afligidos! Si ha de ser para gloria de Dios y bien de mi alma, consoladme Madre mía, alcanzándome el favor que de la Divina misericordia solicita mi corazón.

Por aquellos intensísimos deseos con que, ansiosa de la salud de todo el mundo, suspirábais la venida del Redentor, por aquel indecible gozo que llenó vuestro corazón al concebir en vuestro seno virginal al mismo Dios, por aquella confianza y autoridad de Madre con que podéis presentar nuestros ruegos al que es árbitro soberano de nuestro bien empeñad una y otra en favor nuestro.

Conseguidnos el reformar con el Santo Rosario nuestras vidas, estudiando en tan dulce libro la fiel imitación de vuestro Hijo Jesús, hasta que podamos adorarlo y amarlo por todos los siglos de los siglos. Amén.

Gozos en Honor a Nuestra Señora del Rosario

Novena a Nuestra Señora del Rosario

Virgen Rosa celestial
De fragantísimo olor:
Vos sois la Rosa mejor,
Que destierra nuestro mal.

Rosa del Cielo escogida
Sois en vuestra Anunciación,
Rosa en la Visitación
A vuestra prima querida:
Y Rosa, que sin dolor
Parió a Dios en un portal.
Vos sois la Rosa mejor,
Que destierra nuestro mal.

Rosa humilde os elegisteis
En la Purificación,
Cuando sin obligación
A la ley obedecisteis:
¡Qué ejemplo tan superior
Dais con obediencia tal!
Vos sois la Rosa mejor,
Que destierra nuestro mal.

¡Oh, qué gozosa os mostrasteis,
Cuando con tal regocijo
Tres días perdido al Hijo
En el Templo le encontrásteis!
El hallazgo de esta flor
Dio nueva vida al Rosal:
Vos sois la Rosa mejor,
Que destierra nuestro mal.

En vuestro sacro Rosario
Se ven las rosas más finas
Del huerto, azotes y espinas,
La Cruz al hombro, y Calvario,
De esta púrpura el color
Os dio belleza inmortal.
Vos sois la Rosa mejor,
Que destierra nuestro mal.

Rosa en la Resurrección
Alegre y bella os mostráis:
Y al Empíreo enamoráis
En la gloriosa Asunción:
Del Espíritu de amor
Gozáis el mayor raudal.
Vos sois la Rosa mejor,
Que destierra nuestro mal.

De vuestro Hijo a la diestra
Subís, y allí coronada
Sois nuestra dulce Abogada,
Vida y esperanza nuestra:
Y mostráis al Redentor
Vuestro pecho virginal.
Vos sois la Rosa mejor,
Que destierra nuestro mal.

De gozos, penas y glorias,
¡Oh Virgen!, os coronáis,
Y a vuestros Cofrades dais
Salud, consuelo y victorias:
Siempre se encuentra el favor
En vuestro amor maternal.
Vos sois la Rosa mejor,
Que destierra nuestro mal.

Pues con eterno candor
Sois el más puro cristal,
Alcanzadnos del Señor
Perseverancia final.
Virgen, Rosa celestial
De fragantísimo olor:
Vos sois la Rosa mejor,
Que destierra nuestro mal.

℣. Ruega por nosotros, Reina del Sacratísimo Rosario.
℟. Para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

Oración

Oh Dios, cuyo Unigénito por su vida, muerte y resurrección nos granjeó el premio de la salvación eterna, concedednos os suplicamos, que recordando estos misterios del Santísimo Rosario de la Bienaventurada Virgen María, imitemos lo que contienen, y obtengamos lo que prometen. Por el mismo Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

En el nombre del Padre ✠, y del Hijo ✠, y del Espíritu Santo ✠, Amén.