Mi más dulce ocupación

Rezar mi Rosario es mi más dulce ocupación y una verdadera alegría, porque sé que mientras lo rezo, estoy hablando con la más amable y generosa de las madres.