Marzo: Mes de San José – Día 25

En el último día, cuando todos los hombres sean juzgados, los infelices condenados llorarán amargamente por no haber conocido sus pecados, mismos que les impidieron apreciar este poderoso y eficaz medio de salvación y aprovecharse, como fácilmente podrían haber hecho, de este intercesor para ganar la amistad del Justo Juez.

Toda la raza humana ha subestimado mucho los privilegios y prerrogativas concedidos al buen San José, bendito esposo de la Santísima Virgen María y no se dan cuenta de lo que su intercesión es capaz de hacer con Dios y con María. San José es un personaje muy favorecido en la presencia divina y que tiene un inmenso poder para retener el brazo de la venganza divina.