María atiende a todos los que la invocan


«Quemadmódum Sol óritur super bonos et malos indifferénter; sic María petíta non discúrrit mérita, sed ómnibus sese exorábilem, ómnibus clementíssimam præbet, ómnium dénique necessitátibus amplíslsimo miserétur afféctu».

«Del mismo modo que el sol brilla sin distinción sobre buenos y malos, así María, cuando es invocada, no discute los méritos de los peticionarios, sino que se muestra pronta a oírlos, es clementísima con todos, y se compadece de toda necesidad con amplísimo afecto».

SAN BERNARDO DE CLARAVAL. Sermón 3 para la Domínica infraoctava de la Asunción (Santa María, en las palabras de Apocalipsis XII). En CONRADO HOLYINGER DE SAJONIA OFM, Espejo de la Bienaventurada Virgen María, cap. X (Santa María, Hija nobilísima, Madre dignísima, Esposa hermosísima y Sierva devotísima del Señor).