Los cuerpos incorruptos de los Santos – Parte 1


Dios tiene muchas formas de manifestar su Omnipotencia, de forma sensible, frente a todos nosotros. Una de las más admirables es la que se refiere a los Santos Cuerpos Incorruptos.

Son muchos los casos de Santos que pese a las décadas o siglos de su muerte, tienen sus cuerpos en estado de incorruptibilidad. El caso de Santa Bernardita Soubirous, la vidente de la aparición de Lourdes, es uno de los más admirables y conocidos. Su rostro muestra aún hoy una paz y alegría que reflejan la felicidad que ella sintió en el momento en que alcanzó las puertas de la Patria Celestial.

También el cuerpo del Santo Cura de Ars, Juan María Bautista Vianney, está incorrupto. El vivió una vida de proezas místicas, de lucha contra el demonio, de incansable trabajo en el confesionario, de hechos místicos resaltables como la bilocación de su cuerpo y de perfume de santidad, entre muchos otros.

Jacinta Marto, la niña que junto a su hermano Francisco y su prima Lucía Dos Santos recibieron la visita de la Mujer vestida del sol en Fátima, mostró su rostro de niña angelical totalmente incorrupto cuando varios años después de su muerte se mudaron sus restos en Portugal.

El corazón de San Vicente de Paul, fundador de la orden de los Vicentinos, se encuentra también incorrupto, así como varias partes del cuerpo de San Francisco Javier, el sacerdote que evangelizó varios países de Asia hace algunos siglos.

Y así se puede nombrar a Santa Clara de Asís, Santa Imelda, Santa Margarita, Santa Rita de Cascia, San Juan Bosco, Santa Catalina de Labouré, el argentino Fray Mamerto Esquiú, San Peregrino Laziosi y tantos otros Santos que dan testimonio de la Presencia viva de Jesús obrando hoy entre nosotros.

Mucha gente vive con la convicción de que los milagros obrados por Dios son cosa del pasado, o que las manifestaciones celestiales culminaron con la Ascensión de Jesús o a lo sumo durante los primeros siglos de la Iglesia. Sin embargo Dios nos sigue mostrando que Su mano sigue obrando a nuestro alrededor para llamar nuestra atención hacia la necesidad de reconocer la existencia del mundo sobrenatural entre nosotros.

Pero, ¿cuál es el sentido y el mensaje del Cielo al mantener los cuerpos de estas almas en un estado que desafía las leyes naturales?. Sin dudas que el principal significado es el de indicarnos a las claras Su predilección por aquellos que se santificaron, que vivieron una existencia de búsqueda de la entrega total a la Voluntad de Dios. Jesús nos marca con Su Presencia Mística a aquellos que debemos mirar como ejemplos del camino a seguir.

Mientras tanto el mundo nos llama con sus inconsistentes mensajes orientados al materialismo, a la negación de la Presencia de Dios en cada pequeña cosa que vivimos, a la vida vacía de contenido espiritual. Dios, con sus mensajes de Presencia y desafiando las leyes de Su Creación, nos enseña que El todo lo puede, sobremanera cuando se está en la presencia de almas santificadas.

Levantemos nuestros ojos a lo alto, veamos la magnífica manifestación de Dios actuando frente a todos nosotros en el testimonio de los milagros más sorprendentes. No dejemos que las cosas del mundo obstaculicen nuestra visión y nuestro entendimiento. Si Dios nos llama de tan diversas maneras, ¿qué sentido tiene seguir viviendo apegados al frenesí de luchar por cosas que no tienen sentido alguno para la trascendente misión de nuestra propia salvación?

Los cuerpos incorruptos de los Santos

Relatamos algunas historias referidas a Santos cuyos cuerpos presentan signos de incorruptibilidad. Algunas veces es el cuerpo completo que perdura durante muchos años, en otros casos son algunos órganos que se mantienen incorruptos.

Dios realiza Su Voluntad de las maneras más diversas. No tiene sentido tratar de entender desde la lógica humana el porqué de las manifestaciones celestiales entre nosotros. Sólo se puede concluir que el Señor busca llamar a nuestra dormida fe mediante distintos prodigios, de tal modo de prender fuego a nuestros corazones impregnados de ceguera, iluminando nuestro camino de allí en adelante.

Santa Bernardita Soubirous/Lourdes. Bernardita nació en Lourdes, Francia, en 1844. El 11 de febrero de 1858 ella fue enviada por sus padres, con su hermana menor y una amiga, a buscar leña. En una gruta llamada Massabielle, ella vio entonces a La Inmaculada Concepción, la Virgen María. La Madre de Dios sonrió a Bernardita y le hizo la señal de la Cruz con un Rosario de marfil y oro, haciéndola caer de rodillas. María, vestida de azul y blanco, se le apareció y le habló en diecisiete oportunidades más.

Los cuerpos incorruptos de los Santos

Los cuerpos incorruptos de los Santos: Santa Bernardita Soubirous.

Siendo aún muy joven Bernardita se ordenó como religiosa en la orden de las Hermanas de la Caridad de Nevers, viviendo una vida de humildad y oración por largos años. Transcurrió mucho tiempo enferma en la enfermería del convento, de tal modo que una cohermana un día la acusó de ser una haragana. Bernardita simplemente le respondió que su trabajo era el de estar enferma.

Sin dudas su dolor y sufrimiento eran recibidos por Dios como reparación de los pecados de muchas otras almas. María le había prometido durante las apariciones que su felicidad no iba a darse en este mundo, sino en el próximo. Así, ella entró en el Reino de Dios el 16 de abril de 1879.

Su cuerpo, aún incorrupto en la actualidad, está expuesto en una urna de cristal en el convento de San Gildard, en Nevers, Francia. Miremos el rostro resplandeciente, pleno de felicidad, de Santa Bernardita. Ella nos muestra con qué alegría se llega al final de la vida, cuanto se tiene la seguridad plena de estar entrando en la Patria Celestial.

Virginia Centurione.- Virginia Centurione, viuda de Bracelli, nació el 2 de abril de 1587 en Génova (Italia). Fue hija de Jorge Centurione, dux de la República en el bienio 1621-1622, y de Lelia Spínola, ambos descendientes de familias de antigua nobleza. Bautizada dos días más tarde, recibió la primera formación religiosa y literaria de su madre y de un preceptor doméstico.

Los cuerpos incorruptos de los Santos

Los cuerpos incorruptos de los Santos: Santa Virginia Centurione.

Al quedarse viuda con sólo 20 años, Virginia hizo voto de castidad perpetua, rechazando las ocasiones de contraer segundas nupcias. En 1610 sintió más claramente la vocación especial a «servir a Dios en sus pobres» desarrollando toda su obra en dos Congregaciones religiosas: las Hermanas de Nuestra Señora del Refugio de Monte Calvario y las Hijas de Nuestra Señora en el Monte Calvario.

Enriquecida por el Señor con éxtasis, visiones, locuciones interiores y otros dones místicos especiales, entregó su espíritu al Señor el 15 de diciembre de 1651, a la edad de 64 años.

Santa Catalina Labouré/La Medalla Milagrosa.- Nacida en Burgundy, Francia, el 2 de mayo de 1806. Hija de una humilde y numerosa familia rural, la pronta muerte de su madre la dejó en las manos de la Madre Celestial, a la que se entregó desde temprana edad.

Un sacerdote que ella desconoce se le aparece en un sueño y le pide que se consagre a la vida religiosa, mas esto no cuenta con el apoyo de su padre. Finalmente descubre en una estampa al sacerdote de su sueño: es San Vicente de Paul, con lo que confirma su vocación de alma consagrada. Luego de vencer la resistencia paterna ingresa como religiosa en el convento de la Rue de Bac, en París, donde el 18 de julio de 1830 se le aparece por primera vez la Madre Celestial.

Los cuerpos incorruptos de los Santos

Los cuerpos incorruptos de los Santos: Santa Catalina Laboure.

Entre otros mensajes, María le entrega la imagen de una medalla que Ella desea se difunda por el mundo entero. En base a los múltiples milagros ocurridos, la medalla y la imagen de María como se apareció en la Rue de Bac a Santa Catalina, se difunden alrededor del mundo bajo la advocación de la Medalla Milagrosa. Miles de millones de medallas inundan el mundo, enamorando a los fieles de todas las naciones.

Catalina fallece el 31 de diciembre de 1876 en estado de santidad, siendo canonizada el 27 de julio de 1947. El cuerpo incorrupto de Catalina es admirado por miles de extasiados peregrinos aún hoy en el convento de la Rue de Bac, en Paris. Allí es posible ver en una urna de cristal el rostro fresco de Santa Catalina de Labouré, como si hubiera muerto ayer. Un milagro de Dios a la vista de todos los hombres que necesitan ver para creer.

San Juan María Bautista Vianney, el Santo Cura de Ars.- El Santo Cura de Ars, como se lo conoce, nació en 1786 y fue ordenado sacerdote en 1815. Tres años después fue nombrado párroco de un pequeño pueblo llamado Ars, desde donde su reputación como confesor y director espiritual se extendió por el mundo entero.

Los cuerpos incorruptos de los Santos

Los cuerpos incorruptos de los Santos: El cuerpo incorrupto del Santo Cura de Ars, San Juan María Vianney. Su rostro se halla cubierto por una máscara de cera.

Llevó una vida de profunda mortificación y entrega a la Voluntad de Dios. La más severa austeridad, incluso frente a repetidos ataques directos del demonio, no lograron vencer su gran paciencia y paz espiritual. Las multitudes lo amaron como la imagen viva del sacerdote que busca en forma permanente el corazón de Jesús. Atendía el confesionario por dieciséis horas al día, estimándose que confesaba a veinte mil personas al año. Imposible no establecer un paralelo entre el Santo Cura de Ars y San Padre Pío de Pietrelcina.

Murió el 4 de agosto de 1859, y fue canonizado el 31 de mayo de 1925. Su cuerpo permanece incorrupto aún en la actualidad, y puede ser visto en una urna de cristal en un altar de mármol en Ars, Francia.

San Juan Bosco/orden de los Salesianos.- También conocido como don Bosco, nació en 1815 en Piamonte, Italia. Su padre murió cuando él tenía dos años, lo que lo obligó a trabajar desde niño para ayudar a sostener a su familia. Solía asistir a circos y festivales para aprender trucos y actos, para luego repetirlos entre sus amiguitos. Al final del show, repetía de memoria el sermón que había escuchado en la Santa Misa esa misma mañana.

Los cuerpos incorruptos de los Santos

Los cuerpos incorruptos de los Santos: San Juan Bosco. Su rostro al igual que el de muchos otros santos se haya cubierto por una mascarilla de cera.

Trabajó de carpintero, zapatero, panadero o sastre, mientras estudiaba en el colegio o en el seminario. Se ordenó sacerdote en 1841, teniendo siempre una enorme vocación para enseñar a niños y jóvenes. Fundó la orden de los hermanos salesianos en 1859, la que se expandió por muchos países rápidamente bajo la protección de María Auxiliadora de los Cristianos. La educación de los jóvenes en la fe cristiana fue su obra central. Esta frase representa su sentir como educador:

«Aléjense de las malas compañías como quien se aleja de una víbora venenosa. Si ustedes mantienen las buenas compañías, les aseguro que un día gozarán con la Madre Santísima en el Cielo. Pero si ustedes permanecen en compañía de los malvados, les aseguro que se volverán malos ustedes mismos, y correrán el riesgo de perder sus almas».

Pero San Juan Bosco tuvo una vida mística muy activa en revelaciones y apariciones. Las profecías fueron parte importante de su vida como siervo de Dios. Como ejemplo reproducimos un sueño profético que don Bosco tuvo, y que se refiere a épocas muy difíciles que la iglesia iba a sufrir en el futuro.

El cuerpo de San Juan Bosco, como un estandarte de santidad, permanece incorrupto en la actualidad.

San Vicente de Paul.- San Vicente nació de padres muy pobres alrededor de 1580 en la localidad de Pouy, Gasconia, Francia. En 1596 ingresó en la universidad de Tolouse para estudiar teología, y allí fue ordenado sacerdote en 1600. En 1617 empezó a misionar, resultando imposible enumerar todo el trabajo que realizó este servidor de Dios, siendo la caridad su virtud principal, que se extendió a todas clases de gentes. Es la cabeza de la orden de los Vicentinos, difundida actualmente por todo el mundo cristiano.

Los cuerpos incorruptos de los Santos

Los cuerpos incorruptos de los Santos: San Vicente de Paul

Su corazón se conserva incorrupto en el convento de las Hermanas de la Caridad, en París.

San Francisco Javier.- Este sacerdote aventurero nació en 1506 en Xavier, España. Fue uno de los primeros Jesuitas, que pese a sufrir de ciática fue encomendado a predicar el Evangelio en el lejano oriente. Durante once años de sufrimiento y oración, llevó la Palabra de Dios a la India, Ceylan y Japón. Murió en las puertas de China en 1552 a la edad de 46 años, y fue canonizado en 1662.

Los cuerpos incorruptos de los Santos

Los cuerpos incorruptos de los Santos: San Francisco Javier.

El 15 de marzo de 1554 su cuerpo fue descubierto incorrupto. Partes de su cuerpo permanecen incorruptas en la actualidad y se conservan en la Basílica del Buen Jesús.

Santa Joaquina Vedruna.- Santa española fundadora de las Carmelitas de la Caridad. A pesar de su vocación religiosa, se casó, fue madre y enviudó. Santa Joaquina fundó colegios, hospitales y conventos por toda España. Su vida se centró en la educación y el cuidado de los enfermos.

Los cuerpos incorruptos de los Santos

Los cuerpos incorruptos de los Santos: Santa Joaquina Verduna.

Murió de cólera en 1854 y fue canonizada en 1959. Su cuerpo incorrupto se encuentra en el oratorio del Colegio Más Escorial de Vic, en Barcelona.

Santa Margarita María Alacoque.- Nacida en 1647 en Janots, un pequeño pueblo de Burgundy, Francia. Fue la quinta hija de una familia de siete niños, y sufrió desde niña de un severo reumatismo. A la edad de veinte años, inspirada por una visión, ella decide ingresar a un convento. Pasados pocos años empezó a tener experiencias sobrenaturales, siendo inspirada por Jesús para establecer la devoción a la Hora Santa y a recibir la Comunión el primer viernes de cada mes.

Los cuerpos incorruptos de los Santos

Los cuerpos incorruptos de los Santos: Santa Margarita María de Alacoque.

Ella tuvo frecuentes apariciones del Señor a través de las cuales Él le hizo conocer Su deseo de ser amado por toda la humanidad. Su cuerpo yace en la capilla del convento de Paray, Francia. Su corazón y su cerebro permanecen incorruptos.

Santa Clara de Asís.- La conocida compañera de aventuras espirituales de San Francisco de Asís, nació en 1194 y entró al Reino de Dios en 1253. En el año 1260, el 3 de octubre, sus restos fueron trasladados de la capilla de San Jorge, Asís, y enterrados muy profundo en tierra, debajo del altar mayor de la nueva iglesia, bien lejos del alcance y la vista de los visitantes. Después de estar escondidos por seis siglos y luego de mucha búsqueda se los encontró en 1850 (al igual que los restos del mismo San Francisco).

Los cuerpos incorruptos de los Santos

Los cuerpos incorruptos de los Santos: Santa Clara de Asís.

En medio del inmenso gozo de los habitantes de Asís, el 23 de setiembre de ese año el ataúd fue abierto encontrándose el cuerpo y la ropa reducidos a polvo, pero sus huesos estaban en perfecto estado de preservación, desafiando las leyes de la naturaleza. Finalmente, el 29 de septiembre de 1872, los huesos de la Santa fueron trasladados con gran pompa por quien luego fue León XIII a la cripta de Santa Clara, donde se los puede ver en la actualidad.

Santa Rita de Cascia.- Nacida en 1381, Santa Rita tuvo problemas familiares desde que se casó a la edad de 15 años. Su marido le pegaba brutalmente, la pateaba y la insultaba por su disgusto al perder dinero en el juego. Tuvo dos hijos que, pese a la influencia de Rita, se tornaron malvados a partir de las enseñanzas de su padre. Su marido murió de manera violenta, pero por concesión Divina a las oraciones de Rita, se arrepintió antes de morir. También sus hijos murieron a una edad temprana, arrepintiéndose antes de fallecer.

Los cuerpos incorruptos de los Santos

Los cuerpos incorruptos de los Santos: Santa Rita de Cascia.

Luego de muchas dificultades y de forma milagrosa, Rita logra ingresar al convento de las Hermanas Agustinas, donde a la edad de sesenta años recibe en su frente el Estigma de la Compunción. Una espina de la Corona del Señor había atravesado su propia carne. En sus últimos dieciséis años de vida Rita llevó este signo externo y doloroso de estigmatización y unión con Cristo, muriendo el 22 de mayo de 1457.

Cuando Rita fue beatificada, en 1627, su cuerpo fue encontrado en el mismo estado en que estaba al momento de su muerte, ocurrida más de ciento cincuenta años atrás. Su cuerpo había cambiado de posición a lo largo de los años. En la actualidad, los visitantes suelen sentir un dulce aroma que proviene de su cuerpo. Partes del rostro de Rita han sido recubiertos de cera.

María de Jesús de León.- María de León y Delgado nació el 23 de marzo de 1643 en el municipio tinerfeño de El Sauzal en el seno de una familia muy humilde. En realidad su familia era de origen noble, aunque venida a menos. María era la hija más joven de Andrés de León y Bello y de María Delgado y Perera.

Una vez en el convento, María adoptó el nombre de Sor María de Jesús, añadiéndose la coletilla «de Jesús» en honor a Santa Teresa de Jesús por la que sentía una gran devoción.

Los cuerpos incorruptos de los Santos

Los cuerpos incorruptos de los Santos: Sor María de Jesús de León.

María de León tuvo el don de la clarividencia, dicho don fue manifestado en varias ocasiones de su vida. Además, posteriormente llegó a profetizar en 1689 un gran diluvio y una erupción del Teide.

El 15 de febrero de 1731 Sor María de Jesús fallece en el convento. Sin embargo antes de morir cayó en un éxtasis que duró tres días en las que conservó las pupilas claras más de 24 horas, manando sangre fluida en las venas y sulfuraba un líquido transparente que mantuvo su fragancia a jazmín hasta varios años después. Además tenía el estigma de la lanzada del costado de Cristo.

Continuará…

Los cuerpos incorruptos de los Santos | Fuentes

Los cuerpos incorruptos de los Santos

http://www.catolicidad.com/2009/05/cuerpos-incorruptos.html

Wikipedia.

Traducido y adaptado por Proyecto Emaús