Lo que una procesión católica tiene que sobrellevar en nuestros días…

El vídeo tiene lugar en Alemania (la fuente no especifica el lugar exacto). En él se aprecia una procesión católica, tiene que sufrir los insultos, blasfemias y ataques de los grupos pro LGBT y pro aborto apostados a lo largo del recorrido. Visible es en estos colectivos es la acostumbrada animadversión por todo lo que es de Dios, que recibe a los marchantes con pancartas, senos al descubierto y con soeces mensajes pintados sobre el cuerpo.

Una de estas pancartas visible al principio del vídeo, resulta particularmente ofensiva, pues se trata de la representación de una vulva que aparenta ser la imagen de la Virgen María (tal y como suelen hacer en Argentina, México y otros lugares donde hay manifestaciones «feministas» de grueso calibre).

No deja de llamar la atención la gran cantidad de protestantes reunidos en las calles contra Cristianos indefensos, en una Alemania, que ha dejado muy atrás, los días de la orden de los caballeros Teutones, que llevaban consuelo y alivio a los peregrinos a Tierra Santa.

A los católicos que participaron en ella, les queda la alegría de haber padecido por Cristo, algo que nadie les podrá arrebatar (y que seguramente ninguno de los protestantes reunidos allí es capaz de comprender).