Las Vírgenes Morenas de Europa

La virgen Negra de Czestochowa.

Lo primero que hacemos al escuchar “Virgen Negra” o “Virgen Morena”, es dirigir nuestras mentes a lugares como Czestochowa en Polonia, donde una imagen que se cree que fue pintada (empleando el tablero de una mesa hecha por Jesús) por el Apóstol Lucas, ha atraído a millones de peregrinos, muchos de los cuales han incluso reportado curas milagrosas.
Pero, ¿sabías que la Virgen Negra de Czestochowa no es única en su tipo?

 

 

Nuestra Señora de Marceille

Diferentes vistas de la imagen de la Virgen Negra de Marseille o Nuestra Señora de Marceille. Pinterest: Alexandre & SHARANYA

En Francia, cerca del río Aude, hay una iglesia llamada Notre Dame de Marceille (Nuestra Señora de Marceille), cerca de Limoux. Dentro de ella, hay una talla hecha en madera de la Virgen María sentada en una silla, sosteniendo al niño Jesús en su regazo. Esta imagen fue descubierta en la época medieval por un granjero que estaba arando su campo cuando de repente sus bueyes se negaron a moverse.
Fue cuando el granjero, intentando determinar la razón por la que sus animales se negaban a seguir trabajando, miró a la tierra frente a sus ellos. Atascada en la tierra, vio una estatua que sobresalía. Era una imagen morena de la Virgen María. La sacó, limpió un poco y se la llevó a casa.
Al levantarse a la mañana siguiente, la imagen simplemente había desaparecido. Para su gran sorpresa, la encontró nuevamente más tarde, justo donde lo había descubierto originalmente.
Sorprendido, el granjero decide llevarse otra vez consigo la imagen a casa, pero al igual que con la primera vez, la imagen desaparecía al amanecer, volviendo a su lugar original.
Para el granjero estaba claro, había que construir una iglesia en aquel lugar.

 

Nuestra Señora de Arconsat

Según el sitio web de la diócesis de Clermont Ferrand, el pueblo Arconsat comenzó como un monasterio fundado por San Martín alrededor del año 350 d. C.
En el siglo VIII se construyó una iglesia románica. Cuando esta fue destruida (se desconoce la fecha) lograron rescatar de entre los escombros a la Madonna Negra de Arconsat. La iglesia actual fue construida en 1866.

Los orígenes de Nuestra Señora de Arconsat han sido muy debatidos. Según todos los informes, su historia es muy variada. Un par de versiones se han transmitido en el pueblo de generación en generación.
Algunos dicen que la Virgen Negra de Arconsat fue desenterrada y que puede haber sido una antigua estatua de Demter o Cibeles. Como existía esta incertidumbre en cuanto a sus orígenes cristianos legítimos, la colocaron en el exterior de la iglesia en un nicho encima de la entrada. Eventualmente, sin embargo, fue consagrada, coronada y colocada en un altar dentro de la iglesia.

Algunos afirman que fue esculpida por un monje del monasterio con el que comenzó este pueblo. Otros creen que fue Pierre el Ermitaño la trajo a casa desde las Cruzadas y se la dio a su amigo, el abad de Arconsat.

Nuestra Señora de Montserrat

Diferentes ángulos de la imagen de Nuestra Señora de Montserrat. Foto: Ella Rozett

Según una leyenda, Lucas talló esta estatua con María sentada como su modelo y él utilizando las herramientas de carpintería de José. Más tarde, Pedro la llevó consigo de Jerusalén a Barcelona. Otra versión de esta misma historia nos dice que algún otro discípulo en Jerusalén la talló y que ella tenía alguna conexión con Santiago, el apóstol que dirigió la iglesia en Jerusalén y luego se fue a España.

Otra leyenda cuenta que en el siglo VIII, durante la invasión musulmana a España, en 718 luego de tres años de asedio, cuando la derrota era inminente, llevaron esta imagen de Nuestra Señora a las montañas cercanas, escondiéndola en una cueva, en donde aparentemente fue olvidada.
Luego, en 890, durante una noche, dos jóvenes pastores vieron una luz misteriosa y escucharon cantos angelicales en las montañas. Alertaron a un sacerdote, que presenció en persona el fenómeno. Él a su vez llamó al obispo que percibió los mismos signos y los ubicó provenientes de una cueva. Al entrar, encontraron la imagen. Cuando el obispo trató de llevarla a su catedral, nadie pudo mover la pequeña estatua de 38 pulgadas. Solo cuando se decidió construirle un santuario en esas montañas, un poco más arriba de su cueva, permitió que la recogieran. La Santa Cova, su Santa Cueva, todavía se puede visitar. Un hermoso sendero empinado o el tren de cremallera del santuario te llevarán hasta allí.

Nuestra Señora de Atocha

La imagen de Nuestra Señora de Atocha, tal y como se muestra en el altar mayor de la Basílica. A la derecha luce vestida. Foto: Thelmadatter .

La leyenda de esta Madonna Negra dice que ella fue esculpida por Lucas el Evangelista y que los apóstoles Pedro y Santiago la trajeron a España. Cuando sus caminos se separaron y Santiago fue a Zaragoza, San Pedro llevó a la Virgen a Madrid (que entonces se llamaba Mantua). Aproximadamente seis siglos después desapareció durante la ocupación musulmana. Un día, el noble don Gracián Ramírez de Vargas, vino a su iglesia a orar delante de ella, pero la encontró desaparecida. Inquieto, organizó un grupo de búsqueda en la colina de St. Blaise y la encontraron en un grueso penacho de una planta llamada atocha. Don Gracián decidió construirle una iglesia fortificada en el lugar donde la había encontrado. Mientras él y otros voluntarios cristianos seguían trabajando en el edificio, apareció un gran contingente de combatientes musulmanes. Tomando la construcción como fuerte, se prepararon para atacar. Las cosas no pintaban bien para los cristianos. No obstante, la esposa y las hijas del Don le suplicaron que defendiera a Nuestra Señora hasta el final. Mientras se preparaban ante la Virgen Negra para sacrificarse ante el enemigo, Gracián no podía resistir la idea de que estos extraños se salieran con la suya con sus mujeres. Imaginando que era mejor para ellos morir en sus manos que a manos de un enemigo cruel, que podría esclavizarlos o matarlos, los apuñaló a todos en el cuello. Luego entró en la batalla y sorprendentemente, venció a los atacantes musulmanes. Cuando regresó a casa y se presentó ante Nuestra Señora para darle las gracias por la victoria y pedir perdón por sus actos temerarios, he aquí que la divina Madre había devuelto la vida a las mujeres.

Nuestra Señora de Jerez

Nuestra Señora de la Merced Coronada. Foto: JerezCofradeTV- Adrián Muñoz Vicenti

También es conocida como Nuestra Señora de la Merced Coronada y hay dos opiniones sobre los orígenes de la devoción del pueblo de Jerez a su patrona, cada una con su leyenda.
Se dice que San Pedro Pascual abrió un monasterio de la Misericordia fuera de las murallas de la ciudad de Jerez de la Frontera en 1268. La “Orden de la piedad celestial, real y militar y la redención de los cautivos” había sido fundada en el norte de España en 1218 por San Pedro Nolasco. Durante una visión de la Virgen María, en la que Nuestra Señora se identificaba a sí misma como la Misericordia, le pedía que emprendiera la tarea de redimir a los prisioneros que eran mantenidos como esclavos de los invasores musulmanes. Los cautivos que provenían de familias adineradas solían ser liberados con rescates, pero los pobres seguían esclavizados. Esta orden principalmente recaudó dinero para pagar los rescates. También fomentó la devoción a María y el trabajo misionero.

Cuando el grupo de monjes de la Misericordia bajo la guía de San Pedro Pascual planeaba abrir su primera casa en la zona de Jerez, el ayuntamiento les asignó un campo fuera de las murallas de la ciudad donde podrían construir. Se sabía que en ese lugar había una fábrica de azulejos y ladrillos, de la cual aún se conservaban algunas partes del horno. Cuando los trabajadores estaban demoliendo las ruinas restantes para construir los nuevos cimientos, encontraron una cavidad con un pequeño nicho que contenía una bella imagen de la Santísima Virgen, todo ennegrecida, sin duda por el humo del quemador de azulejos.

Cuando el descubrimiento fue reportado a San Pedro Pascual, se sintió muy complacido. Declaró que era una prueba manifiesta de que la Reina del Cielo protegería el futuro monasterio y la ciudad. La Madonna Negra fue venerada en un lugar temporal hasta que se construyó el nuevo monasterio y ella podría ser instalada en su lugar de honor detrás del altar principal. Nadie dudaba de que debería ser conocida como Nuestra Señora de la Merced. Según esta versión, fue declarada patrona de Jerez en 1272 y la ciudad le juró lealtad en 1300.

Este ha sido sólo un breve resumen que muestra 5 imágenes que probablemente no noconías de la Virgen María Morena, pues son muchas para enumerarlas todas: Hay al menos 150 de esas estatuas en Francia y más de 500 en el resto de Europa.

Un comentario sobre “Las Vírgenes Morenas de Europa”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *