Las indulgencias del Santo Rosario


Las indulgencias del Santo Rosario

Las indulgencias del Santo Rosario: Todos los católicos debemos sacar provecho de ellas.

¿Sabías que el rezo del Santo Rosario te puede conceder 2 tipos de indulgencias y que además puedes emplearlas por las almas del purgatorio?

Todo esto de las indulgencias que aplican para el Santo Rosario puede ser algo complicado de entender, si es que no se explica primero con un poco más de detalle lo relacionado a las indulgencias, culpas y como aplican al rezo del Santo Rosario.


¿Qué es una indulgencia?

La indulgencia es la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados, ya perdonados en cuanto a la culpa, que un fiel dispuesto y cumpliendo determinadas condiciones, consigue por mediación de la Iglesia.

Las indulgencias se pueden ganar para uno mismo o aplicarlas a los difuntos (uno por indulgencia). Nunca pueden aplicarse las indulgencias a personas vivas. «La indulgencia es parcial o plenaria según libere de la pena temporal debida por los pecados en parte o totalmente.»


¿Qué es esto de las culpas?

Todo pecado lleva consigo una culpa y una pena. Culpa es la ofensa hecha a Dios; pena es el castigo que dicha ofensa merece. La culpa de los pecados se borra a través de la confesión.

La pena, llamada ‘pena temporal’, hay que expiarla en esta vida o en el purgatorio. En la vida se satisface con todo acto de amor de Dios y toda obra buena hecha en estado de gracia, así como a través de las indulgencias.


¿Qué tipos de indulgencia existen?

Hay 2 tipos de indulgencia que se detallan a continuación.

a) Indulgencias plenarias
Este tipo de indulgencia borran todo resto de pecado dejando el alma dispuesta para entrar inmediatamente en el cielo.

b) Indulgencias parciales
Borran parte de la pena que los pecados cometidos reclaman.


¿Cuales son las indulgencias del Santo Rosario?

a) Indulgencia Plenaria.
La Iglesia concede indulgencia plenaria, una vez al día, al que rece una tercera parte del Rosario en una Iglesia, en un oratorio público, en familia o en una comunidad religiosa o asociación piadosa.
La indulgencia puede ser aplicada a los difuntos. La indulgencia plenaria solo puede ganarse una vez al día (excepto en peligro de muerte).

Condiciones para obtener las indulgencias del Santo Rosario
-Que se recen las cinco decenas del Rosario sin interrupción.
-Las oraciones sean recitadas y los misterios meditados.
-Si el Rosario es público, los Misterios deben ser anunciados.

Además debe cumplirse
-Confesión Sacramental.
-Comunión Eucarística
-Oraciones por las intenciones del Papa.
Si no se cumplen las condiciones, puede aún ganarse indulgencia parcial.

b) Indulgencias Parciales.
La Iglesia también concede una indulgencia parcial por cada una de las Avemarías que se rezan durante el Rosario.

El fiel cristiano que usa con devoción algún objeto de piedad (crucifijo o cruz, rosario, escapulario, medalla) debidamente bendecido por cualquier sacerdote o diácono, gana indulgencia parcial.

Si el objeto de piedad ha sido bendecido por el Sumo Pontífice o por cualquier obispo, el fiel cristiano que lo usa con sentimiento de piedad puede ganar indulgencia plenaria en la solemnidad de los santos apóstoles Pedro y Pablo, pero añadiendo la profesión de fe, con cualquier fórmula legítima.

Las indulgencias del Santo Rosario

Las indulgencias del Santo Rosario: Porque María puede y desea socorrernos por medio de él

Las indulgencias del Santo Rosario

Nota: Para obtener las indulgencias del Santo Rosario hay que estar en gracia de Dios, y tener intención de ganarlas. No es necesario repetir esta intención cada vez; basta haberlo hecho una vez, aunque es aconsejable reiterarla de tanto en tanto.No se puede ganar una indulgencia por una acción, a la que se está obligado a cumplir por ley o precepto, a no ser que en la concesión de la misma no se explicite lo contrario. Sin embargo, quien obra, cumpliendo una penitencia sacramental, puede, al mismo tiempo, satisfacer la penitencia y ganar las indulgencias.

Más sobre el Santo Rosario