Las 15 promesas del Rosario


las 15 promesas del Rosario

Las 15 promesas del Rosario

Se conoce como las 15 promesas del Rosario a las promesas hechas por la Santísima Virgen María a quienes con devoción lo recen a diario.

Fray Alano de la Roca, también conocido como Alano de Rupe, Alanus de Rupe, o por su nombre en francés, Alain de La Roche fue un dominico bretón, considerado el primer gran difusor del uso devocional del Santo Rosario, denominado entonces Salterio de la Virgen.

Alano tuvo mucho éxito difundiendo el rezo del Santo Rosario en el norte de Francia y en los Países Bajos. Fray Alano estableció además la «Cofradía del Salterio de la Gloriosa Virgen María» alrededor de 1470, lo que fue instrumental y de vital importancia en la diseminación del Santo Rosario a través de toda Europa.

Según cuenta la tradición, en la segunda mitad del siglo XV, la Santísima Virgen María se le apareció al Beato dominico Alano de la Rupe, quien escribió el famoso libro “De Dignitate Psalterii” (De la dignidad del Salterio de María), en el cual relata cómo la Virgen pide a Santo Domingo de Guzmán que propague el rezo del Santo Rosario.

Según el Beato Alano, estas son las promesas de Nuestra Señora para quienes rezan frecuentemente y con devoción la oración mariana:

Las 15 Promesas del Rosario

Las 15 promesas del Rosario

Las 15 promesas del Rosario: Se conoce como las 15 promesas del Rosario a las promesas hechas por la Santísima Virgen María a quienes con devoción lo recen a diario.

1. El que me sirva, rezando diariamente mi Rosario, recibirá cualquier gracia que me pida.

2. Prometo mi protección y las gracias mas grandes a aquellos que recen el Rosario.

3. El Rosario es una arma poderosa para no ir al infierno: destruye los vicios, disminuye los pecados y nos defiende de las herejías.

4. Se otorgará la virtud y las buenas obras abundarán, se otorgará la piedad de Dios para las almas, rescatará a los corazones de la gente de su amor terrenal y vanidades, y los elevará en su dedeo por las cosas eternas. Las mismas almas se santificarán por este medio.

5. El alma que se encomiende a mi en el Rosario no perecerá.

6. Quien rece el Rosario devotamente, y lleve los misterios como testimonio de vida no conocerá la desdicha. Dios no lo castigará en su justicia, no tendrá una muerte violenta, y si es justo, permanecerá en la gracia de Dios, y tendrá la recompensa de la vida eterna.

7. Aquel que sea verdadero devoto del Rosario no perecerá sin los Sagrados Sacramentos.

8. Aquellos que recen con mucha fe el Santo Rosario en vida y en la hora de su muerte encontrarán la luz de Dios y la plenitud de su gracia, en la hora de la muerte participarán en el paraíso por los méritos de los Santos.

9. Libraré del purgatorio a a quienes recen el Rosario devotamente.

10. Los niños devotos al Rosario merecerán un alto grado de Gloria en el cielo.

11. Obtendrán todo lo que me pidan mediante el Rosario.

12. Aquellos que propaguen mi Rosario serán asistidos por mí en sus necesidades.

13. Mi hijo me ha concedido que todo aquel que se encomiende a mi al rezar el Rosario tendrá como intercesores a toda la corte celestial en vida y a la hora de la muerte.

14. Son mis niños aquellos que recitan el Rosario, y hermanos y hermanas de mi único hijo, Jesús Cristo.

15. La devoción a mi Rosario es una gran señal de predestinación a la Gloria.

Para pedir una gracia o un favor a Dios, hay que tener presente que Él conoce bien cuáles son nuestras necesidades, de manera que hay que confiar en su amor y sabiduría; anteponiendo lo que decimos en el Padrenuestro: «Hágase Señor tu voluntad…» Dios conoce lo que que necesitamos realmente, aunque sea otra cosa lo que nosotros deseamos.

La voluntad de Dios es muchas veces incomprensible para el hombre, pero la fe permite que confiemos aunque no comprendamos, porque tenemos la certeza de cuánto Dios nos ama y sabemos que todo lo que permite es para nuestro bien, para alcanzar nuestra salvación. La Virgen María intercede por nosotros ante Dios.

anagrama