La persecución en China va en aumento a pesar del acuerdo provisional con el Vaticano

AsiaNews.- El acuerdo “provisional” entre China y la Santa Sede, firmado el 22 de septiembre, no parece haber detenido la persecución y la violencia contra los católicos en China. Esta mañana, en Lingkun, en el distrito de Yongqiang, la cruz que estaba en el campanario de la iglesia católica fue derribada; y el muro perimetral frente al edificio sagrado fue demolido.

La iglesia es parte de la parroquia de Yongqiang, en la diócesis de Wenzhou (Zhejiang). La comunidad católica de Wenzhou tiene alrededor de 130 mil fieles y está dirigida por monseñor. Peter Shao Zhumin, reconocido por la Santa Sede, pero no por el gobierno. Es la primera vez que una iglesia de Wenzhou ha sido atacada en cuatro años. La campaña de represión comenzó en Zhejiang en el 2014, antes de extenderse a muchas otras provincias de China.

La cruz de Lingkun no es la primera en ser destruida después del acuerdo Sino-Vaticano. Esa primacía le pertenece a Zhumadian, en Henan. El 3 de octubre, un equipo de trabajadores del Frente Unido, a cargo del subjefe provincial, derribó la cruz de la iglesia porque “era demasiado visible” incluso desde la estación del tren de alta velocidad. Dijo: “Hay que destruirla”. El Frente Unido es el organismo que supervisa las actividades religiosas.

La diócesis de Zhumadian ha sido suprimida por las autoridades provinciales. Reúne a más de 60 mil fieles y actualmente no tiene obispo. En cambio su administrador es el padre. Cosmas Ji Chengyi. La violencia contra Henan se explica por el hecho de que la provincia tiene un alto porcentaje de cristianos. Los católicos y los protestantes representan un 10-15% de la población, uno de los más altos de China, junto con Zhejiang.

El aumento de la persecución en los últimos días también se evidencia en otro hecho: una reunión convocada por el Frente Unido (y la Asociación Patriótica) en Hubei para “reeducar a los sacerdotes“. Hubei (precisamente Hankow) es el lugar donde en 1958 se ordenó el primer obispo “independiente”, sin un mandato de la Santa Sede.

Una foto de la manifestación muestra  la línea que las autoridades quieren seguir, reafirmando la implementación de una Iglesia “independiente”, obstaculizando el acuerdo y reafirmando la sumisión ideológica al Partido Comunista Chino. La traducción del texto dice:

“Hubei, primera provincia con una iglesia católica independiente.  En primero lugar, Incluso si China y el Vaticano firmaron un acuerdo provisional, el intento del Vaticano de interferir con los asuntos internos de la Iglesia Católica China no ha cambiado, cuestionando el sistema jerárquico y difundiendo información negativa. ¡Estos sistemas serán aún más sofisticados y diversificados en el futuro!

En segundo lugar, algunos católicos han perdido la cabeza: están confundidos sobre qué bandera seguir y qué dirección tomar … “[i], no tienen un entendimiento claro, el principio de independencia y autogobierno parece haber sido ¡olvidado!

En tercer lugar, después de la división de las diócesis y las disputas sobre la propiedad eclesiástica, en muchas diócesis, han surgido argumentos y contradicciones debido a intereses en conflicto “.

Es interesante observar el tercer punto, en el que se citan “disputas sobre propiedades eclesiásticas”. Como sabemos, una de las razones principales para el control estrecho del Frente Unido y de los obispos por parte del Frente Unido es evitar que el Partido retire las solicitudes de devolución de bienes de la Iglesia incautados en el pasado. Según la ley china, deben devolverse a sus legítimos propietarios (es decir, la diócesis). Pero los miembros del Frente Unido y la Asociación Patriótica han registrado desde hace tiempo estas propiedades en su propio nombre, en contravención de la ley.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *