La oración Mariana más antigua


oración Mariana más antigua

Fragmento del papiro que contiene la oración mariana más antigua.

En un pedazo de papiro que data del año 250, se ha podido encontrar registro de la oración mariana  más antigua. Se trata del himno Sub tuum praesidium (Bajo tu amparo). El himno (convertido además en oración, tal y como sucedió con el Salve Regina) es empleado hoy en día tanto por la Iglesia Católica como Ortodoxa. Esta última suele agregar su rezo al final de la Regla Mariana a la Theotokos, una oración que por su estructura, es bastante similar al Santo Rosario (Razón por la que se le conoce ademas como «Rosario Bizantino». También es tradición de muchos el recitarlo al final del rezo del Santo Rosario.

Un poco de historia sobre la oración mariana más antigua

En 1917, la librería John Rylands de Manchester, logró hacerse de un lote de papiros de origen egipcio (aunque se desconoce la zona exacta de su descubrimiento). Dentro de este lote, había un fragmento de 18×9.4 cm. que contenía una oración en Griego (se muestra versión en Latín):

Sub tuum praesidium
confugimus,
Sancta Dei Genitrix.
Nostras deprecationes ne despicias
in necessitatibus nostris,
sed a periculis cunctis
libera nos semper,
Virgo gloriosa et benedicta.

Bajo tu amparo nos
acogemos,
Santa Madre de Dios;
no deseches las súplicas
que te dirigimos en nuestras necesidades,
antes bien, líbranos de todo peligro,
¡oh siempre Virgen, gloriosa y bendita!

oración Mariana más antigua

El fragmento de papiro que contiene La oración mariana más antigua: SUB TUUM PRÆSÍDIUM.

Y la versión en griego clásico, que es precisamente la que se encontró en el papiro. Basta fijarse con detenimiento en la foto del papiro (en la imagen de arriba) para reconocer las palabras griegas originales:

Ὑπὸ τὴν σὴν εὐσπλαγχνίαν,
καταφεύγομεν, Θεοτόκε.
Τὰς ἡμῶν ἱκεσίας,
μὴ παρίδῃςἐν περιστάσει,
ἀλλ᾽ ἐκ κινδύνων λύτρωσαι ἡμᾶς,
μόνη Ἁγνή, μόνη εὐλογημένη.

En el año 1938 se hizo público un catálogo llamado «Catálogo de papiros en griego y latín de la librería John Rylands Library (Universidad de Manchester)«. El papiro que contenía el Sub tuum praesidium era parte del mismo y fue datado de manera errónea por el experto C.H. Roberts como perteneciente al año 450.

Es importante destacar, que en este papiro se hace uso del término Theotoke (de Theotokos «Madre de Dios») título que sería aceptado de manera formal y solemne por el Concilio de Éfeso (año 431) como adecuado para la Santísima Virgen María.

Gracias a este detalle, el experto en papiros Edgar Lobel, descubre que la palabra «Theotokos« ya era empleada en Alejandría antes del año 250.

La oración Mariana más antigua

Por otra parte, el término puede ser encontrado durante el siglo III, precisamente en la obra de la escuela de Alejandría. De acuerdo con el testimonio del historiador eclesiástico Sócrates (Hist Eccl VII, 32 -.. PG 67, 812 B), Orígenes de Alejandría lo habría utilizado en su comentario – lamentablemente perdido – en la Epístola a los Romanos.

Su discípulo, el obispo Dionisio de Alejandría, también utiliza el término de «Madre de Dios» alrededor del año 250, en una epístola a Pablo de Samosata. Es interesante notar que el término no se quedó un simple concepto teológico, teniendo en cuenta que recibió una dimensión litúrgica en Egipto durante el mismo período.

Sin embargo, es difícil determinar si es el discurso teológico que influyó en la oración litúrgica, o viceversa.

La oración Mariana más antigua nos revela además…

Es sorprendente todo lo que nos revela el pedazo de papiro que contiene la oración mariana más antigua, pero es mucho más interesante destacar además, que esta oración mariana, da testimonio de que los primeros Cristianos (año 250! de Nuestro Señor) reconocían a María Santísima como la Santa Madre de Dios. Además, el fragmento «¡oh siempre Virgen, gloriosa y bendita!» nos revela que también los primeros Cristianos, NO pusieron en duda la virginidad perpetua de la Santísima Virgen María.

Los fieles que, con sencillez, rezan esta oración a la Sancta Dei Genítrix, la Theotokos, la Madre de Dios, porque la han recibido de manos de la Iglesia, son los que están más cerca de lo que transmitieron los primeros cristianos y, por lo tanto, más cerca de Cristo.

La versión latina esta oración ha sido inmortalizada en la música especialmente por Antonio Salieri y Wolfgang Amadeus Mozart (a continuación).

La oración Mariana más antigua alrededor del mundo

En diferentes partes del mundo como en Alemania, Letonia, Lituania y Polonia, rezan la Oración mariana más antigua (Sub tuum præsídium)al final de las Letanías Lauretanas (los maronitas del Líbano también siguen esta costumbre), añadiendo al final de ésta el verso Dómina nostra, Mediátrix nostra, Advocáta nostra, tuo Fílio nos reconcília, tuo Fílio nos comménda, tuo Fílio nos repræsénta (Señora nuestra, Medianera nuestra, Abogada nuestra, reconcílianos con tu Hijo, encomiéndanos a tu Hijo, represéntanos ante tu Hijo) concluyendo el Rosario con las oraciones acostumbradas (Ora pro nobis, Sancta Dei genétrix…, y Concéde nos).

En el rito ambrosiano, propio del arzobispado de Milán, la traducción sigue la versión bizantina:

Sub tuam misericórdiam confúgimus,
Dei Génitrix:
ut nostram deprecatiónem ne indúcas
in tentatiónem,
sed de perículo líbera nos,
sola casta et benedícta.

Bajo tu misericordia nos acogemos,
oh Madre de Dios;
para que no abandones nuestras súplicas
en la tentación,
antes bien, líbranos de todo peligro,
¡oh sola casta y bendita!

En el rito bizantino, esta oración es rezada entre las oraciones finales de las Vísperas de la Gran Cuaresma, después de tres troparios: el Ave María, un tropario a San Juan Bautista y otro a los Santos Apóstoles.

Por su parte, en Rusia, la oración Mariana más antigua es cantada fuera del tiempo cuaresmal, seguido de la triple invocación «Пресвѧтаѧ Богородице спаси насъ» («Santísima Madre de Dios, sálvanos»). De este himno se conservan dos versiones en eslavo eclesiástico: La primera, conservada por los Veteroritualistas de la Iglesia Ortodoxa rusa:

Подъ твою милость,
прибѣгаемъ богородице дѣво,
молитвъ нашихъ не презри в скорбѣхъ.
но ѿ бѣдъ избави насъ,
едина чистаѧ и благословеннаѧ.

Debajo de tu piedad,
Nos refugiamos, Oh Virgen Madre de Dios:
No desaires las súplicas de nuestra aflicción,
Mas líbranos de los peligros,
Oh Única pura y bendita.

La oración mariana más antigua en Latín

 

 

1 respuesta

  1. T. Yolanda Guerrero Díaz dice:

    Gracias por publicar estos documentos legales de las devociones Marianas, esto fortifica nuestra fe cristiana, católica y nos inyecta en nuestro espíritu, el poder «Todo lo puedo en Cristo que me fortalece»
    Bajo tu amparo……..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *