La Galera Real: la galera de la Virgen de la Victoria

La Galera Real: la galera de la Virgen de la Victoria
La Galera Real: la galera de la Virgen de la Victoria. Crédito: Fritz Geller-Grimm.

La Galera «Real» fue sin lugar a dudas, la mayor galera de su tiempo y el buque insignia de Don Juan de Austria durante la Batalla de Lepanto en 1571. Aquella, fue la mayor batalla de la historia entre galeras, en la cual la flota de la Liga Santa, la alianza de las potencias cristianas del Mediterráneo, derrotó a la flota del Imperio otomano bajo el mando de Alí Pachá.

La Real fue construida en el Astillero Real Barcelona. La palabra «Real» era generalmente la designación del buque insignia en una flota española particular y no era necesariamente el nombre real del navío. Tenía 60 metros (200 pies) de largo y 6,2 metros (20 pies) de ancho, tenía dos mástiles y pesaba 237 toneladas vacías.

Estaba equipada con tres piezas de artillería pesada y seis ligeras, era impulsado por un total de 290 remeros y, además, durante la Batalla de Lepanto, transportaba a unos 400 marineros y soldados. Era tan grande, que para ayudar a mover y maniobrar el enorme barco, otras galeras la empujaban desde la parte trasera durante la batalla.

Como corresponde a un buque insignia real, estaba bellamente adornado y pintado en los colores rojo y dorado de España. Su popa estaba elaboradamente tallada y pintada con numerosas esculturas, bajorrelieves, pinturas y otros adornos, evocando temas inspiradores de nuestra fe y en su proa, se había instalado una imagen de la Virgen de la Victoria.

La Galera Real en la Batalla de Lepanto

Las tripulaciones de los navíos cristianos se hallaban en franca desventaja numérica, y habían puesto todas sus esperanzas en que nuestra Señora, fiel a sus promesas, les escucharía también en tan decisiva e importante batalla por medio del Santo Rosario.

La imagen de la Virgen del Rosario, conocida también como la Virgen de la Victoria, que decoraba la proa de la galera Real.

Durante el sangriento y encarnizado combate que caracterizó esta batalla, la Galera Real y la galera turca llamada «Sultana», buque  insignia de la flota de Alí Pachá, se enfrentaron en un combate directo.

Sacando ventaja de la considerable diferencia numérica, «La Sultana» y algunos navíos que la asistían, logran abrirse paso y aproximarse a la Galera Real, cercándola y embistiéndola con el espolón de proa. Al ver la embestida, una multitud de navíos turcos se dirige al lugar a fin de acabar con la nave insignia de las fuerzas Cristianas. Parecía que la suerte ya estaba echada. Sin embargo, momentos más tarde, los barcos de Bazán, que habían acelerado la marcha para llegar en apoyo de la Galera Real, descargan sus cañones, barriendo las cubiertas de las naves turcas, ocasionando gran daño a las fuerzas musulmanas.

Gracias al sorpresivo ataque, ahora se ven equilibradas las fuerzas. Los Tercios españoles, apoyados por otros dos buques, inician el abordaje de «la Sultana». Fueron recibidos por curvadas cimitarras y sendas rondas de arcabuz. Hora y media defendieron los musulmanes a su buque insignia y a su «Pachá», más no prevalecieron frente a los tercios españoles que se abrían paso como leones.

La Galera Real
La Galera Real, embiste a la Sultana y los cristianos se preparan para su abordaje. Crédito: Ссылка vía wikimedia commons.

En el fragor del combate,  Ali Pacha cae gravemente herido por el disparo de un mosquete español en la frente, y tras desplomarse sobre la cubierta, fue decapitado por otro soldado. Este hecho, ocurrió a vista de los combatientes musulmanes, quienes de inmediato se vieron afectados gravemente en su moral. Poco después los tercios españoles se harían con el control de «la Sultana», capturando la «Gran bandera del califa» e izando en su lugar la bandera Cristiana, terrible señal para los musulmanes de que su Pachá había sido vencido.

Estandarte de Lepanto (Estambul, Museo Naval) que se convirtiria en el símbolo de la victoria en Lepanto.

El estandarte de la nave insignia otomana «La Sultana», fue devuelto por el papa Pablo VI el 29 de Enero de 1965 a los turcos, gesto de pretendida «buena voluntad» que fue visto por muchos que albergan un recuerdo de valor sacrificial, como «perturbador».  El retorno altruista del estandarte de Lepanto no implicó la “paz para nuestro tiempo” como se suponía… y como resulta obvio hoy en día. El estandarte, actualmente se encuentra en el Museo Naval de Estambul.

Nuestra Señora aparece sobre Lepanto

Los caballeros católicos, principalmente aquellos al mando que percibían la línea general que estaba tomando la batalla, tenían que considerar seriamente que morirían o serían prisioneros y esclavos de los turcos como consecuencia de su derrota. Pero confiaron en Nuestra Señora de que ella evitaría que la causa de la cristiandad pereciera. Esto representó una confianza extrema de su parte.

De hecho, ella intervino. María Auxiliadora apareció en el cielo para amenazar al enemigo, y la armada mahometana fue derrotada. Pero los guerreros católicos no la vieron. Ella no se les apareció. Los católicos tenían el mérito de practicar una confianza ciega, un acto de fe puro. Solo cuando el enemigo más tarde reportó el milagro se dieron cuenta de que ella los había ayudado en la peor hora.

Fuentes

https://books.google.com/books?id=I-g7DwAAQBAJ&pg=PT175&lpg=PT175&dq=abordaje+de+la+sultana&source=bl&ots=j50p18eiob&sig=ACfU3U0WSbxCtRExVtn7kn3xJKUzvq09iQ&hl=es-419&sa=X&ved=2ahUKEwj8mqzPrIvlAhXDrJ4KHSbcAtIQ6AEwFXoECAUQAQ#v=onepage&q=abordaje%20de%20la%20sultana&f=false
https://es.catholic.net/op/articulos/70917/cat/644/nuestra-senora-de-la-victoria.html
https://www.abc.es/cultura/abcp-virgen-lepanto-201201250000_noticia.html
https://abcblogs.abc.es/espejo-de-navegantes/otros-temas/444-aniversario-de-lepanto-la-olvidada-desde-sus-banderas-a-sus-naufragioshoy.html

Traducido y adaptado por Proyecto Emaús