1de Enero: La circuncisión del niño Jesús


La circuncisión del niño Jesús

La Circuncisión del niño Jesús al octavo día luego de su nacimiento

Al octavo día después del nacimiento y conforme a la ley del Señor que le fuera dada a Abraham, todos los niños hebreos eran circuncidados 8 días después del nacimiento. De esta manera quedaba perdonado el pecado original y se hacían del pueblo escogido y consagrado a Dios. También ese mismo día, se le solía poner el nombre al niño. María y José procedieron en aquel entonces como el ángel lo había pedido: «…Y le pondréis por nombre Jesús».

«Cuando se cumplieron los ocho días para circuncidarle, se le dio el nombre de Jesús, el que le dio el ángel antes de ser concebido en el seno. Cuando se cumplieron los días de la purificación de ellos, según la Ley de Moisés, llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor, como está escrito en la Ley del Señor: Todo varón primogénito será consagrado al Señor  y para ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o dos pichones , conforme a lo que se dice en la Ley del Señor.»

Lucas, 2 – 21-24.

La circuncisión era una figura previa del bautismo y simbolizaba que el niño varón estaba purificado y unido a Dios. En el octavo día después de su nacimiento, el Niño Divino fue presentado en el Templo y circuncidado de acuerdo con la Ley existente en Israel desde la época de Abraham. En esta ocasión, se le dio el nombre de Jesús.

Es aquí en la circuncisión, que Jesús derrama las primeras gotas de su Sangre Redentora. Muchos teólogos sostienen que con esa simple gota de sangre, la redención de la humanidad podría haberse logrado. Pero por los misteriosos diseños de la Divina Providencia, un gran derramamiento de sangre, su muerte e incluso su última gota de sangre que salió de la herida infligida por la lanza de Longinus fueron necesarias para nuestra redención. Aceptó todo esto para cumplir la voluntad del Padre Eterno.

Esta celebración católica ha quedado bastante rezagada y muchas veces, ha caído casi en el olvido. Esto se explica debido a que en el año 1967, la festividad fue quitada del calendario litúrgico santoral para el 1ro de enero. En la actualidad se celebra como Solemnidad de Santa María, Madre de Dios.

Con este ejemplo, hay una lección para nosotros: debemos amar, observar y seguir leyes justas y razonables que estén de acuerdo con la Ley Divina y la Ley Natural. Es, en efecto, un ejemplo que nos instruye a amar la Ley de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *