La Catedral levantada a pulso por un solo hombre

Don Justo Gallego, español de ya 90 años, ha levantado sin ayuda de nadie, esta catedral durante los últimos 53 años de su vida. Don Justo sostiene que lo hace para demostrar que para quien tiene fe en Cristo, no hay nada imposible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *