Israel Folau, la estrella de Rugby perseguida por sus mensajes Cristianos


Israel Folau, considerado una verdadera estrella del Rugby en Australia, víctima de persecución a todo nivel debido a sus «comentarios cristianos».

La campaña de acoso y persecución proviene por una critica al estilo de vida homosexual

Israel Folau es una de las grandes estrellas del rugby en Australia. Hasta en dos ocasiones, en 2015 y 2017, ha sido candidato al premio de mejor jugador del mundo. A sus 30 años su carrera estaba totalmente consolidada tanto en su club como en la selección australiana hasta que el pasado mes de abril fue despedido de manera fulminante por unos supuestos mensajes anti-LGTB a través de sus redes sociales.

Desde ese momento, la persecución del lobby LGTB hacia su figura ha sido constante ante lo que él considera un despido injusto debido a sus creencias religiosas. De hecho, está librando una batalla legal para poder volver a jugar y limpiar su nombre.

«Sólo Cristo salva»

Las redes sociales de Israel Folau están llenas de mensajes de tipo religioso, no centrados en los temas LGTB sino que van mucho más allá, como los que pide a los cristianos ser coherentes con su fe. De hecho, la publicación que propició su despido y persecución fue una imagen en Instagram que decía: “Borrachos, homosexuales, adúlteros, mentirosos, fornicarios, ladrones, ateos, idólatras, el infierno os espera. Arrepentíos. Sólo Cristo salva”.

Es un texto muy parecido al de la carta de San Pablo a 1 Corintios 6:9-10:

«¿No sabéis acaso que los injustos no heredarán el Reino de Dios? ¡No os engañéis! Ni los impuros, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, 10.ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los ultrajadores, ni los estafadores heredarán el Reino de Dios.»

Esta es la publicación que ha propiciado el despido fulminante de Israel Folau, que no dejan de ser citas de San Pablo en varias de sus cartas (sobre todo 1 Corintios 6,9-10). Crédito: Captura de Instagram.

Además, esta publicación iba acompañado también de un texto del propio Pablo a los Gálatas en el que invita a cambiar de vida con Jesús:

«Ahora bien, las obras de la carne son conocidas: fornicación, impureza, libertinaje, idolatría, hechicería, odios, discordia, celos, iras, rencillas, divisiones, disensiones, envidias, embriagueces, orgías y cosas semejantes, sobre las cuales os prevengo, como ya os previne, que quienes hacen tales cosas no heredarán el Reino de Dios”.

Despedido fulminantemente por sus palabras «inaceptables»

Rubgy Australia, el organismo nacional de mayor nivel de este deporte en el país, calificó de “inaceptables” estas palabras por su contenido homófobo. Es llamativo que únicamente se le reproche por su mención a los homosexuales, pues siguiendo su criterio también se debería haber defendido a los alcohólicos o los ateos, por ejemplo. Pero únicamente trascendió el mensaje sobre los actos homosexuales.

Esto tiene una explicación, pues detrás de todo esto se encuentra la presión del gran patrocinador de la federación, la poderosa aerolínea Qantas y de su director general, el gay reconocido Alan Joyce.

El director ejecutivo de Rugby Australia, Raelene Castle, dijo:

«Israel fue advertido formal y repetidamente sobre las expectativas de él como jugador de los Wallabies y Waratahs de Nueva Gales del Sur con respecto al uso de las redes sociales y no ha cumplido con esas obligaciones. Le quedó claro que cualquier publicación o comentario en las redes sociales que de alguna manera sea irrespetuoso para las personas debido a su sexualidad resultará en una acción disciplinaria».

Una persecución a todos los niveles

Folau comparte momentos con los más jóvenes de la «hinchada». Crédito: Wikimedia Commons.

Para lograr una defensa adecuada ante lo que considera un linchamiento y la vulneración de sus derechos, Folau empezó a recaudar donativos para su lucha legal a través de la plataforma GoFundMe. La respuesta fue muy positiva, y en menos de una semana había conseguido cerca de 500.000 dólares.

Sin embargo, esta plataforma ha decidido cerrar su petición de fondos porque según la compañía, promueve la exclusión de personas LGTB. Esta campaña va mucho más allá del caso de Izzy Folau, pues lo que evidencia es que el disidente, aunque sea un conocido deportista será totalmente perseguido, arrinconado y socialmente destruido.

Así entiende la «inclusión» GoFundMe

«Como compañía, estamos absolutamente comprometidos con la lucha por la igualdad para las personas LGBTIQ + y fomentando un ambiente de inclusión», ha asegurado la portavoz de GoFundMe Nicola Britton. Además, añadía que “si bien nos complace que GoFundMe participe en un debate civil diverso, no toleramos la promoción de la discriminación o la exclusión».

Para GoFundMe la “inclusión” es apoyar el aborto y estar en contra del más débil. Esto al menos es lo que demuestra en la práctica. Mientras que la petición de Folau había conseguido cientos de donativos por valor de casi medio millón de dólares, esta compañía promocionaba otra sobre la “lucha para defensa del acceso al aborto”. En varios días esta iniciativa apenas había logrado conseguir 20.000 dólares. Pero de ellos 17.000 los había aportado la propia GoFundMe. Tan sólo 3.000 venían de donantes reales. Sin embargo, la censura y la persecución se han dirigido contra el jugador de rugby y las personas que están aportando verdaderas sumas de dinero para su defensa.

Esta parcialidad es inquietante debido a que este es un modo de recaudación de fondos que utilizan grupos provida o personas como David Daleiden en su batalla legal contra Planned Parenthood.

Su publicación más reciente en Instagram es otra imagen con una cita de San Pablo, en este caso en su carta a los Corintios. Crédito: Captura de Instagram.

«La predicación de la cruz es una necedad para los que se pierden; mas para los que se salvan – para nosotros – es fuerza de Dios.»

Folau apela a la libertad religiosa y de expresión

En un comunicado, este deportista afirmaba que:

“Ha sido un privilegio y un honor representar a Australia y a mi estado natal de Nueva Gales del Sur, jugando al juego que amo. Como australianos, nacemos con ciertos derechos, incluido el derecho a la libertad de religión y el derecho a la libertad de expresión. La fe cristiana siempre ha sido parte de mi vida y creo que es mi deber como cristiano compartir la palabra de Dios. Mantener mis creencias religiosas no debe impedir que trabaje o juegue para mi club y para mi país”.

Un personaje incómodo para el sistema

Este jugador de rugby estaba ya en el punto de mira por resultar un personaje incómodo que se salía del discurso dominante. Públicamente se manifestó en contra de la aprobación del matrimonio homosexual en Australia así como de las leyes de ideología de género.

Si se echa un vistazo a su perfil en Instagram lleva años publicando mensajes sobre el arrepentimiento de los pecadores y también dedicados a la doble moral de los cristianos asegurando que deben ser sinceros y que no se puede ir a la iglesia por el día y de ligue de noche. Es decir, Folau no tiene fijación con la comunidad LGTB tal y como parece mostrar la expulsión de la liga australiana de manera tan tajante.

 

Fuentes

https://www.religionenlibertad.com/polemicas/993010890/Folau-estrella-de-rugby-cita-1-Corintios-69-en-su-Instagram-le-despiden-y-GoFundMe-le-bloquea.html