Imagen de la Virgen de Guadalupe llora por cuarta vez

Una estatua de bronce de la Virgen María en la pequeña parroquia de la Iglesia Católica de Nuestra Señora de Guadalupe en Hobbs, Nuevo México, que se hiciera famosa por haber llorado hace algunos meses  atrás, habría llorado nuevamente.

Hace tres meses, una estatua de la Virgen María hizo noticia por llorar lágrimas milagrosas que se asemejan al aceite de oliva y huelen ligeramente a crisma (aceite consagrado), sin explicación terrenal detrás de su origen. La estatua lloró tres veces lo que dio inició a una investigación sobre esta ocurrencia para determinar si es de origen natural o milagroso.

Los devotos sostienen que la estatua de bronce de Nuestra Señora de Guadalupe, fue vista nuevamente derramando lágrimas por cuarta vez en la madrugada del sábado pasado. Muchos se reunieron a fin de ser testigos presenciales y para rezar el rosario en su presencia.

La Diócesis Católica de Las Cruces fue puesta a cargo de la investigación, con el Obispo Óscar Cantú dirigiendo al personal de la diócesis para examinar la estatua y analizar las lágrimas. La semana pasada, el obispo Cantú dio una actualización de la investigación y tan sólo unos días más tarde, la imagen lloró por cuarta vez.

“La estatua está hecha de bronce. Cuando se examinó el interior hueco, no se encontró nada en el interior que pudiera haber creado líquido. Sólo se encontraron telarañas”.

Según Cantú, las pruebas realizadas a las lágrimas recogidas de la estatua descubrieron que son químicamente idénticas al crisma sagrado.

“Las muestras líquidas recolectadas de la estatua, fueron enviadas a un laboratorio para su análisis químico. Dos métodos distintos de análisis indican el mismo resultado: el líquido es aceite de oliva con una mezcla perfumada, químicamente, el crisma sagrado”.

Cantú dijo que la primera fase de la investigación ha descartado causas naturales y no ha encontrado evidencia que sugiera que alguien haya colocado intencionalmente estas lágrimas en la estatua. La siguiente fase implica discernir si la causa es sobrenatural:

“Si la causa del fenómeno es sobrenatural, debemos discernir si es de Dios o del diablo. Les recuerdo que la Iglesia cree en la existencia de ángeles caídos, que a veces intentan engañarnos … El discernimiento de si se trata de un fenómeno de Dios o del maligno es un proceso más largo. El diablo a veces puede imitar cosas sagradas para confundirnos. Entonces, debemos ser prudentes y vigilantes … Por lo tanto, la investigación aún no está completada como para hacer un pronunciamiento definitivo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *