Grupo católico intervenido por sostener que fuera de la Iglesia Católica no hay salvación | Proyecto Emaús

Grupo católico intervenido por sostener que fuera de la Iglesia Católica no hay salvación

ChurchMilitant.- El grupo católico-tradicionalista llamado “Esclavos del Inmaculado Corazón de María” ha sido sancionado por la Iglesia Católica Romana “por no adherirse a las enseñanzas católicas”, según documentos publicados este lunes.

Las sanciones, que van desde la prohibición en la administración de los sacramentos en el interior de su recinto de Richmond, un pueblo de Massachusetts, hasta la revisión de sus finanzas por parte del IRS (el servicio de recaudación de impuestos), podrían incrementarse si el grupo no cumple con un conjunto de órdenes; entre las que especialmente destaca, el dejar de predicar la doctrina de que fuera de la Iglesia Católica no hay salvación.

También deben dejar de describir o presentar sus enseñanzas como católicas, algo que el Vaticano les ordenó hacer hace dos años.

Las acciones habrían sido consecuencia de un informe que sostiene que una mujer adulta es detenida contra su voluntad en el interior del complejo de los Esclavos del Inmaculado Corazón de María.

Georges de Laire,  vicario de asuntos canónicos de la Diócesis de Manchester ha dicho que la supuesta víctima, es una mujer cuya edad supera los 20 años y que ha presentado sus votos para eventualmente  convertirse en monja. Su familia que vive en otro estado, que es devota católica, se contactó con la diócesis para informar que su hija se había unido voluntariamente a los Esclavos del Inmaculado Corazón de María.

Cuando el FBI entrevistó a la mujer en agosto pasado, ella les dijo que estaba allí por su propia voluntad, por lo que el FBI no podía hacer nada más.

Louis Villarrubia, quien es el líder de los Esclavos del Inmaculado Corazón de María, dijo que su grupo fue absuelto por la investigación, que se desató por mentiras y rumores. “No hay nadie aquí retenido contra su voluntad“, dijo Villarrubia.

El lunes, Villarrubia dijo que aún no había visto el documento que detallaba las sanciones y que no tenía comentarios que hacer al respecto. Frustrado, Villarrubia colgó el auricular durante una entrevista telefónica. Richmond Selectman Doug Bersaw, otro miembro de los Esclavos del Inmaculado Corazón de María, conocido como Hermano Anthony Mary, también se negó a hacer comentarios al respecto.

El grupo religioso está siendo sancionados por la iglesia debido a su postura sobre la enseñanza católica de que no hay salvación fuera de la Iglesia católica. Los esclavos sostienen una interpretación estricta de esa enseñanza, mientras que el Vaticano tiene una visión “más matizada”.

En los últimos años, el obispo de Manchester, Peter Libasci, ha permitido que un sacerdote con buena reputación de otra diócesis atienda a los esclavos y a su congregación, celebrando la misa en el rito latino tradicional y administrando otros sacramentos católicos. Según un comunicado emitido el lunes por la Diócesis, los esclavos han utilizado esa asignación para dar a entender que eran una organización católica aprobada.

Nunca han sido reconocidos, y nunca han sido una organización católica oficial“, dijo de Laire. La diócesis siempre ha considerado a los esclavos como católicos individuales, y no como su propia congregación, dijo.

Las sanciones permanecerán vigentes hasta la medianoche del 30 de junio. Se espera que el grupo vuelva a cumplir con las “enseñanzas de la iglesia”, dijo De Laire. Si no, dijo, podría haber consecuencias más graves para el grupo. Estas sanciones serían organizadas por Libasci y la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano. De Laire no quizo especular sobre si eso implicaría la excomunión.

El propósito de la iglesia es guiar a las personas hacia los medios de salvación, no expulsar a las personas“, dijo.

El grupo también opera una serie de sitios web, publica revistas y produce programas de radio para impulsar su versión del catolicismo. Todo eso debe detenerse para que el grupo cumpla con los requisitos, dijo la diócesis.

Los esclavos también han sido catalogados como un “grupo de odio” en los últimos años por el Southern Poverty Law Center, de tendencia izquierdista, por las declaraciones que los miembros han hecho sobre judíos y homosexuales.

Estoy realmente orgulloso de la decisión de la Iglesia Católica“, dijo Heidi Beirch del Southern Poverty Law Center. “Los han denunciado durante años por su antisemitismo“.

En 2017, Villarrubia rechazó “categóricamente” ser etiquetado como un grupo de odio.

El grupo, que se trasladó en la década de 1980 a Richmond, una ciudad de 1.155 habitantes según el censo del 2010. Desarrolló un complejo que incluye habitaciones para monjes y hermanas, una capilla y una escuela. De Laire dijo que viven cuatro hermanos y ocho hermanas, así como parejas y familias. Menos de 30 niños asisten a una escuela en el lugar.

Todas las organizaciones afiliadas a este grupo están ahora bajo órdenes del Vaticano para que dejen de llamarse a sí mismas católicas, y no se permiten sacramentos en el sitio, a excepción de emergencias extremas.

“Bajo ninguna circunstancia, a los católicos se les permite recibir los sacramentos de la iglesia en el Centro de San Benito y sus ubicaciones asociadas, ni deben participar en ninguna actividad provista por este grupo o escuela“, se lee en una declaración publicada el lunes por la diócesis.

Se envían cartas a las parroquias cercanas para informar a los católicos sobre el cambio de estado. Para los esclavos que desean asistir a una misa, la diócesis está instituyendo una misa en latín autorizada para que las personas asistan a la parroquia St. Stanislaus en Winchester.

Como nota complementaria cabe recordar y recalcar que la enseñanza de que fuera de la Iglesia Católica no hay salvación, jamás ha sido abrogada.