Funcionario vaticano: la Iglesia debe ser prudente al juzgar las supuestas apariciones en Medjugorje

El Arzobispo sostiene que es importante diferenciar entre el cuidado pastoral y el estudio doctrinal de las apariciones.

En declaraciones a CNA en la capilla de Knock  el 15 de agosto, durante la fiesta de la Asunción, el arzobispo Fisichella se pronunció con respecto a la prudencia que debe gobernar en la toma de decisiones sobre este largo ya y complicado tema.

En mayo de 2018, el papa Francisco nombró al arzobispo polaco Henryk Hoser como enviado apostólico del santuario, después de que una comisión papal recomendara que Medjugorje, que atrae a hasta 3 millones de visitantes al año, fuese designado un santuario pontificio con la supervisión del Vaticano. La prohibición de las peregrinaciones organizadas por la diócesis y parroquias fue levantada por decreto papal.

Algunos de los seis visionarios dicen que la Virgen María todavía se les aparece a diario y les da mensajes. Sin embargo, en 2017, cuando se le preguntó sobre esto, el Papa Francisco pareció dudar de la naturaleza continua de estas apariciones. Los visionarios afirman haber sido testigos de más de 40,000 apariciones marianas desde junio de 1981. Como siempre, cuando se enfrenta a una aparición, la iglesia «siempre es prudente«, dijo el arzobispo Fisichella.

Al diferenciar entre el cuidado pastoral del Vaticano en Medjugorje y el estudio doctrinal de las apariciones, el arzobispo Fisichella dijo que, siguiendo las conclusiones de la comisión papal, «ahora estamos en otra fase para comprender mejor lo que sucedió en Medjugorje«.

Creo que por el momento es necesario evaluar la riqueza del trabajo en Medjugorje. Necesitamos entender todo esto juntos: por qué hay una cantidad tan grande de peregrinos, de oraciones y entender también cómo las posibles apariciones en Medjugorje (se relaciona) con la vida de la iglesia. Por eso debemos esperar el juicio que dará el Santo Padre. Apurar este delicado asunto es un error.

El arzobispo Fisichella estuvo en Knock como el orador principal de la fiesta de la Asunción como parte de la novena anual en el santuario nacional de la iglesia irlandesa, que atrae a 100.000 peregrinos durante los nueve días de la novena.

En declaraciones a CNA sobre el mensaje de Knock, el arzobispo Fisichella dijo que estaba «conmovido por la visión de San Juan», que fue visto en la aparición haciendo la señal de silencio, que  contrasta con la innumerable cantidad de mensajes entregados a los «videntes» por la supuesta aparición.

Sugirió que el mensaje de Knock y su «solicitud de silencio» son «extremadamente importantes» para la actual «era del chat». «Necesitamos ayudar a las personas de hoy a comprender mejor el valor del silencio», dijo.