Finalmente, Facebook censura nuestra página oficial.

El enlace a nuestra página de Facebook ha sido cancelado y la página cerrada permanentemente. Esa es la sorpresa que me he llevado hoy, luego de que por quinta vez desde que existe Proyecto Emaús, el acceso a su página oficial  fuese restringido. Pido mil disculpas de antemano por cualquier malestar que esto pueda causar.

Nuevamente, pretextando «actividad inusual» en la cuenta, por «nuestra propia seguridad«, Facebook se contradice, y cierra nuestra página… por nuestro propio bien.

Así es la hipocresía de quienes reclamando «respeto» y defendiendo la «inclusión», excluyen todo aquello que les resiste.