Esta es la razón por la qué Santo Tomás de Aquino dejó inconclusa la “Summa Theologiae”

El doctor angélico, jurista, teólogo y filósofo: Tomás de Aquino tiene un currículum impresionante como quizás el escritor más influyente en el pensamiento occidental. De acuerdo con el Papa Benedicto XV:

“La Orden Dominicana adquirió un nuevo brillo cuando la Iglesia declaró que las enseñanzas de Tomás eran suyas y que ese Doctor, honrado con las alabanzas especiales de los Pontífices, era el maestro y patrocinador de las escuelas católicas”.

Sin embargo, el Doctor Angélico no siempre fue así. Este corpulento hombre fue apodado “el gran buey mudo de Sicilia“, conocido de niño por ser algo “lento”. Estuvo preso por casi un año en uno de los castillos de su familia por querer seguir el camino de Santo Domingo, hombre que usó su cerebro para la gloria de Dios. Aquino se mantuvo firme en su deseo de ser un fraile y erudito dominico piadoso.

A la edad de 19 años, escapó durante la noche a través de su ventana y se unió a la Orden de Predicadores. Rápidamente tomó la pluma y se hizo conocido como un escritor implacable e incesante, estudiando la obra de Aristóteles, a quien llamó “el filósofo“. Aplicó la filosofía aristotélica a los principios del catolicismo y produjo “clásicos de la historia de la filosofía” y “Las obras más influyentes de la literatura occidental”.

Su obra máxima “Summa Theologiae”, en la cual “el pensamiento de toda su vida está condensado“, es una clase magistral que presenta el razonamiento de casi todos los puntos de la teología católica. Es una obra verdaderamente imponente, pero que Aquino dejó sin terminar. ¿Por qué?

El 6 de diciembre de 1273, el prolífico escritor dejó de lado su pluma y ya no escribiría más. Ese día, cuando Tomás de Aquino celebraba la Sagrada Comunión durante la fiesta de San Nicolás, recibió una revelación que lo impactó tanto, que llamó a su trabajo principal nada más que “paja” y así lo dejó sin terminar.

La tradición piadosa sostiene que Aquino recibió un anticipo de la Visión beatífica, un mero vislumbre de la eternidad en el Cielo, donde Dios le reveló que todos sus esfuerzos en describirlo, quedaban tan cortos que decidió no continuar.

Cuando su amigo y secretario trató de alentar a Aquino a escribir más, él respondió:

“No puedo hacer mas. El final de mis labores ha llegado. Tales cosas me han sido reveladas que todo lo que he escrito me parece solo un montón de paja. Ahora espero el final de mi vida después del de mis trabajos “.

Aquino describió la Visión beatífica como:La unión más perfecta con Dios es la felicidad humana más perfecta y el objetivo de toda la vida humana. Aquino moriría solo tres meses después, cuando viajaba al Segundo Consejo de Lyon.

Fuentes

https://www.ucatholic.com/blog/why-aquinas-didnt-finish-his-summa-a-vision-of-heaven-made-the-prolific-writer-put-down-his-pen/
Traducido y adaptado por Proyecto Emaús