Esta es la razón por la que los altares Católicos contienen reliquias de Santos

Dentro de cada altar católico consagrado, se hallan las reliquias de santos, una antigua tradición que encuentra sus raíces en los primeros días de la Iglesia.

Cuando en los días del Imperio Romano el ser cristiano era contra la ley, los primeros Fieles se reunían secretamente en catacumbas subterráneas para escapar a esta persecución. Allí celebrarían la misa en las losas de piedra que cubren las tumbas de los mártires, a fin de mostrar una reverencia apropiada por el sacrificio máximo que hicieron por Cristo.

Cuando el emperador Constantino legalizó el cristianismo, los primeros cristianos no dejaron de lado esta tradición de venerar las reliquias de los santos. Incluso Las iglesias, generalmente se construían sobre los restos de los mártires, pero cuando no era posible, se colocaba una reliquia de primera clase dentro del altar, misma  que se cubría con una losa de piedra.

Mas tarde, el Segundo Concilio de Nicea decretaría que todas las iglesias debían tener altares con reliquias de santos. Con el tiempo, la práctica se convirtió en ley eclesiástica. Así se obligaba a los altares a contener reliquias de primera clase de dos santos diferentes, uno de los cuales era mártir.

El Concilio Vaticano II afirmó y simplificó la práctica antigua:

“La práctica de colocar las reliquias de los santos, incluso aquellos que no son mártires, debajo del altar para ser dedicado se conserva adecuadamente. Sin embargo, se debe tener cuidado en asegurar la autenticidad de tales reliquias. ”

Misal Romano (302)

Cuando el sacerdote besa el altar mientras celebra la misa, muestra reverencia no solo por Jesucristo como la piedra angular literal de la Iglesia que representa el altar, sino que también continúa la antigua tradición de mostrar reverencia por el sacrificio de los mártires. Sirve como un recordatorio continuo de que cuando celebramos la misa, celebramos con todos los santos y ángeles en el cielo.

“Cuando rompió el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los que habían sido sacrificados por el testimonio que dieron a la palabra de Dios”

(Apocalipsis 6: 9).

Hoy en día el ritual prevé que el altar es consagrado por el obispo. Y en el lugar donde sobre el altar descansan generalmente los signos eucarísticos del cuerpo y la sangre de Cristo se ha abre una cavidad donde el obispo deposita las reliquias que luego son cubiertas con una piedra lisa de manera que forma un nivel plano con la mesa del altar. Esta piedra es fijada con argamasa.

Todas las iglesias consagradas cuentan con reliquias en el altar mayor.

Fuentes

https://www.ucatholic.com/blog/did-you-know-why-every-catholic-altar-contains-relics-of-saints/
Traducido y adaptado por Proyecto Emaús

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *