Escandalosa fiesta sacrílega en Iglesia de Nápoles

El altar de la iglesia sirve de fondo a la “pachanga” en pleno apogeo.

El escandaloso sacrilegio tuvo lugar la noche del 31 de octubre, en la Iglesia de San Gennaro al Olmo, en el centro histórico de la ciudad.

Se trató de una “fiesta” al estilo Halloween  a la que los jóvenes asistieron vestidos satánicamente, bailaron en plena iglesia, con enorme cantidad de botellas y vasos con bebidas alcohólicas que se apoyaban desde el altar hasta los confesionarios, dando lugar a escenas propias de un club nocturno.

Abundaron las escenas propias de un club nocturno. En la foto, se aprecia a una muy “romántica” pareja que asistió al “evento”.

Los jóvenes llevaron a cabo parodias de la celebración de la Santa Misa nada más y nada menos que sobre el altar mayor, mientras la música resonaba estridente y las chicas bailaban vestidas con minifaldas y escotes “generosos”. Todo en una iglesia que es histórica en Italia, donde fue bautizado en 1688 Giambattista Vico, uno de los padres de la filosofía italiana.

Barras para el expendio de bebidas alcohólicas fueron acomodadas dentro de la Iglesia.

Según se sabe hasta el momento, la Iglesia habría sido alquilada a la Fundación Giambattista Vico para un espectáculo teatral. Sin embargo, el uso que se hizo fue totalmente distinto. Las fotos de las muchachas vestidas muy sexy y sentadas sobre el altar del siglo XVI, barras para expendio de bebidas alcohólicas en medio de la iglesia. Tampoco faltaron los Dj.

Una “selfie” del evento muestra a la derecha a un par de jóvenes vestidas “alegremente” sentadas sobre el altar.

En la iglesia, del siglo VI, descansan los restos de Giambattista Vico, y el manejo de la misma está en manos del Arzobispado de Nápoles, que le quitó la concesión a la Fundación organizadora de la fiesta.

Según se ha informado, el arzobispo de la ciudad, el cardenal Crescenzio Sepe, ignoraba por completo los hechos hasta que se enteró al ver estas mismas fotos. Se espera que el Vaticano proceda a su pronto reemplazo.

La situación de esa Arquidiócesis y el Vaticano es tensa desde hace tiempo. El propio Sepe presentó su dimisión al Papa el 2 de junio de este año, al cumplir los 75 años, como está previsto en el Código de Derecho Canónico. El cardenal dijo que el Pontífice le extendió el mandato por dos años, cosa que Francisco ha hecho este año solo con dos cardenales: Ángelo Bagnasco en Génova y Francesco Cacucci en Bari, pero no lo hizo con Sepe. A consecuencia del evento se espera que lo jubile y nomine a un nuevo arzobispo en Nápoles.

El broche de oro fue la simulación del “ahorcamiento” de una chica en el coro superior de la iglesia a la vista de todos los invitados.

Para hacer las cosas peor, se rumorea que esta no habría sido la única iglesia, se estima que por lo menos una docena más habría albergado eventos similares.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *