¿En qué debería centrar mi atención cuando rezo el Rosario?

rosario-150x150Por medio de su Palabra, Dios habla al hombre. Por medio de palabras, mentales o vocales, nuestra oración toma cuerpo. Pero lo más importante es la presencia del corazón ante Aquel a quien hablamos en la oración: «Que nuestra oración se oiga no depende de la cantidad de palabras, sino del fervor de nuestras almas».

Si tu corazón de alguna manera está enfocado o se siente atraído hacia Dios, estás caminando en la dirección correcta.

Para ser mas específico, en cuanto al Rosario te recomiendo leer la Carta Apostólica Rosarium Virginis Mariae del Papa Juan Pablo II en la que entre otras cosas escribió:

«María propone continuamente a los creyentes los “misterios” de su Hijo, con el deseo que sean contemplados, para que puedan derramar todas su fuerza salvadora. Cuando recita el Rosario, la comunidad cristiana está en sintonía con el recuerdo y con la mirada de María».

Por eso, cuando rezamos el Rosario, lo rezamos con María y a través de los ojos de María, centrando nuestra atención, al igual que ella, en Jesús mismo.

Nuestra primera tarea al rezar el Rosario es unirnos a María en cada escena (misterio) que se presenta. Al hacerlo, le pedimos su ayuda y sus oraciones mientras contemplamos a Cristo. Para traer esta realidad más cerca de nuestro corazón, podemos imaginarnos que estamos de pie al lado de María. Los dos miramos a Cristo en su agonía en el huerto. Le susurramos a nuestra Madre que ruegue por nosotros mientras consideramos lo que Cristo sufre. Le repetimos nuestra petición mientras los dos continuamos penetrando más profundamente el misterio.

Principios para mantener la paz

Sin importar dónde nos encontremos después de nuestro esfuerzo inicial por centrar nuestra oración en Cristo, hay varios principios que pueden ayudarnos a mantener la paz cuando nos distraemos:

• Las distracciones son normales: Nuestro trabajo consiste en rechazar la distracción de manera apacible, ejercitando nuestra voluntad, y regresar nuestra atención a Dios. Si pasamos todo nuestro tiempo de oración volviéndonos hacia Él, la hemos hecho bien.

• Cristo es la clave: Cada vez que nuestros corazones se sientan atraídos hacia Cristo, debemos procurar dejarnos atraer. Algunas veces, debemos seguir esta atracción hasta la contemplación silenciosa en la que dejamos de lado la oración vocal o discursiva para simplemente contemplarlo a Él. Si no estamos obligados por algún compromiso religioso a rezar oraciones de alguna forma específica, tenemos la libertad de dejar estas oraciones formales, una vez que ellas nos han llevado a la verdadera razón y al más alto objetivo de nuestro esfuerzo en la oración: adorarlo a Él.

Al final, lo importante es que tu alma descanse en Él y en la obra que Él realiza en ti. Sí, debes esforzarte en aumentar tu devoción y atención a Él en la oración. Sin embargo, cuando nuestros corazones fervientes se topan con la frustración, es buena señal que el enfoque en nuestra oración está mal encaminado.

El contenido de este artículo fue redactado originalmente por y fue publicado en http://www.la-oracion.com.

Más sobre el Santo Rosario

4 comentarios sobre “¿En qué debería centrar mi atención cuando rezo el Rosario?”

  1. Buenas tardes. Quisiera saber si se puede rezar el Rosario sólo oyéndolo en la radio o en televisión. Es decir, recitando las oraciones del mismo modo que se hace en público o en familia. Gracias.

    1. De un misal diario del año 1959 extraigo:

      No es muy edificante entretenerse mientras se reza el Santo Rosario, con cosas ajenas al mismo, pero si la necesidad o la conveniencia obligan al trabajo, hágase en buena hora; y aún la Iglesia ha concedido, que si por dedicarse el que reza al trabajo manual, o por alguna otra causa razonable, no es posible tener el Rosario en la mano, aún puede ganar las indulgencias concedidas, con tal que de alguna manera, lleve el Rosario encima, ya sea colgado en el cuello, guardado en el bolsillo,etc.

      Para más comodidad, pueden separarse las decenas del Rosario, interrumpiéndose durante largo tiempo, con tal de que se recen en el día, los cinco misterios del Rosario.

      No hay ningún problema. Hágalo, pero procure tener un Rosario bendecido con usted. Estas son las recomendaciones de la Iglesia previas al CVII.

  2. Buenas noches. Quería consultar ya que no encuentro respuesta. Mi madre tiene un rosario que se lo regalo un cura amigo de la familia cuando era niña, actualmente lo tiene en su cuarto, sobre las manos de La Virgen Inmaculada de un tamaño considerable. Ella nunca ha visto iluminarse el rosario(yo tampoco), en los 50 años que lo tiene. Es un rosario de perla y no se ilumina. Lleva unas noche iluminandose y otras no se ilumina.¿ A que se podría deber que unas veces este iluminado y otras no.?La luz de la habitación es la misma en ambos casos.
    Un saludo, gracias.

    1. Buenas noches Irene. En estos casos uno debe proceder con suma prudencia. Sí como usted menciona en su comentario, ya ha descartado por completo todo tipo de origen “natural”, debe primero buscar un buen sacerdote y cuéntele lo que sucede. Como es obvio imaginar, este tipo de eventos suelen darse en cierto tipo de contexto que solamente un buen sacerdote con la información que usted le pueda proveer puede discernir. En segundo lugar, rece el Santo Rosario a diario, haga una confesión lo más perfecta posible y comulgue sacramentalmente. Vaya a la Santa Misa.
      Sea que el sacerdote le pueda ayudar o no, muy seguramente en breve sabrá la razón por la que tuvo lugar tal(es) evento(s).
      Menciono específicamente “buen sacerdote”, pues hay muchos que parecieran haber perdido la fe en lo sobrenatural y consideran “alucinadas” (por no decir otra palabra) a las personas que hablan sobre estos temas.
      Que Dios la guarde, la Santísima Virgen le proteja siempre y el buen San José le guíe siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *