En busca de un escondite seguro para el Cardenal Pell


Se temen reacciones violentas en caso de que su apelación sea exitosa

Sydney, Australia, 25 de junio de 2019 / 12:03 am (CNA) .- Mientras el cardenal George Pell de Australia apela su condena por abuso sexual ante un tribunal, él y sus partidarios están haciendo los arreglos para conseguir un «escondite seguro» para el clérigo, en caso de que su convicción sea revocada (como parece sucederá).

Según The Australian, el riesgo de reacción violenta y ataques contra el cardenal es tan alto que se está buscando un «lugar seguro» en el que vivir, en caso de que su apelación tenga éxito en la corte. Algunas de las posibilidades para este lugar incluyen un lugar no revelado en Nueva Gales del Sur, en el sureste de Australia, o en algún lugar de Roma, donde anteriormente vivía y trabajaba como prefecto de la Secretaría de Economía, señaló el informe. No volvería a asumir su posición en el Vaticano.

The Australian señaló que un posible lugar seguro para que viviera Pell, en caso de que se revocara su condena, sería un seminario en Sydney, donde permaneciera mientras esperaba el juicio. La dificultad que supone el dejar al cardenal (un personaje de alto perfil) en Australia es que se le reconoce fácilmente.

Después de haber sido declarado culpable de cinco cargos de abuso sexual de un menor en diciembre del 2018, el cardenal Pell fue condenado en marzo a seis años de prisión.  Pell ha estado recluido en régimen de aislamiento en la prisión de evaluación de Melbourne desde entonces.

Según el Vaticano, a Pell se le ha prohibido el acceso al ministerio público y al contacto con menores durante todo el proceso legal del caso, incluida la apelación.

El cardenal fue declarado culpable de haber abusado de dos miembros del coro inmediatamente después de una misa dominical de las 10:30 a.m. en la catedral de Melbourne. Una de las presuntas víctimas estuvo presente en el tribunal para presentar pruebas durante el juicio en el año 2017, mientras que la otra murió el 2014.

La apelación fue escuchada por un panel de tres jueces de la Corte Suprema del estado de Victoria del 5 al 6 de junio. La decisión sobre la apelación, o cuándo puede esperarse, aún se desconoce.

Durante la audiencia de apelación, la fiscalía tuvo problemas para responder las preguntas de los jueces sobre el caso, de acuerdo con varios informes. Esto incluía admitir que la historia de la presunta víctima con respecto a fechas y horas específicas del abuso había cambiado varias veces.

De acuerdo con The Age, una fuente australiana, los abogados de Pell están basando su apelación en lo que consideran múltiples improbabilidades o inconsistencias en el caso, como los informes de testigos de que Pell se hallaba saludando a los feligreses fuera de la iglesia después de la misa, en el momento en que se supone abusó de los miembros del coro, y no en la sacristía, donde se alega que ocurrió el abuso.

Además, los abogados sostienen que Pell nunca estuvo acompañado por otro adulto en la catedral, y que hubiera sido imposible que alguien de su estatura y estatus desapareciera en la sacristía con dos niños pequeños, entre otras cosas.

The Australian agregó que la Corte Suprema aplazará el período entre el 29 de junio y el 14 de julio, lo que significa que la decisión final en la apelación podría no ser emitida hasta después del receso. Si la apelación de Pell falla, apelar ante el Tribunal Superior de Australia podría ser el próximo paso para su equipo legal.

«No estamos haciendo ninguna suposición acerca de si la apelación será exitosa», dijo un amigo de Pell a The Australian. «Es un día a la vez».

El Vaticano abrió una investigación interna sobre Pell después de su condena, pero han dicho que Pell tiene el derecho de mantener su inocencia hasta la «última etapa de apelación».