En aumento el número de acusaciones falsas contra sacerdotes

Gloriartv. – William Donohoue, de la Liga Católica, llamó la atención respecto a un incremento de falsas acusaciones de abuso contra sacerdotes. Al escribir el 6 de setiembre en el sitio web TheNewAmerican.com, mencionó cuatro casos.

Un sacerdote irlandés, el padre Kevin Reynolds, fue acusado de haber violado y embarazado a una niña de 13 años, durante su labor en Kenia. La televisión nacional irlandesa transmitió la historia en el 2011 como un hecho cierto. El obispo de Reynolds lo suspendió, aunque su ex obispo keniano brindó de él un registro impecable y se sometió voluntariamente a un examen de paternidad. Dos exámenes independientes de ADN confirmaron que la acusación era fraudulenta. Pero el daño ya estaba hecho.

El padre Gordon MacRae, Manchester NH, ha cumplido casi 24 años de una sentencia a cadena perpetua. Las acusaciones contra él no proporcionaron ninguna evidencia. El acusador recibió cientos de miles de dólares de la diócesis, a pesar de la evidencia de fraude. MacRae rechazó declararse culpable, aunque esto le habría permitido dejar la prisión después de un año. La ganadora del Premio Pulitzer, Dorothy Rabinowitz, calificó al caso como una “perversión de la justicia”.

El padre Robert Poandl, un sacerdote con un registro impecable, está encarcelado a causa de una única acusación contra él no corroborada.

El sacerdote irlandés Tim Hazelwood fue suspendido después que un joven lo acusara de violación en el 2010. El terror se prolongó durante seis años, hasta que el acusador admitió que había mentido.

Donohue señala que por lo menos un tercio de las acusaciones contra sacerdotes de Boston son falsas.

Un comentario sobre “En aumento el número de acusaciones falsas contra sacerdotes”

  1. Actualmente, una acusacion contra el sacerdote de mi parroquia pesa contra el. aun cuando feligreses y familia se reusan a creer en esa acusacion, es un compañero sacerdote quien lo acusa de acoso sexual y por tal motivo a sido suspendido de sus labores. Lo peor del caso es que no existe acusacion judicial y la parroquia esta sin sacerdote, lastimada y desequilibrada. con certeza creo que Dios tiene la ultima palabra en este caso y si no aqui, en otro lado se sabra la verdad. Lo que si puedo asegurar es que el celo profecional entre sacerdotes EXISTE! y tristemente lo practican dejando a sus feligreses como huerfanos y/o confundidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *