El Tercer Secreto de Fátima: Examen forense digital vs Photoshop

Hace unos días atrás publicamos un artículo en el cual se presentaban tanto el texto como la fotografiá de lo que sería el verdadero Tercer Secreto de Fátima. He aquí el enlace: ¿Publicado Fialmente le Tercer Secreto de Fátima?

Desde el 27 de abril del 2010, el sitio Tradition In Action (TIA) ha discutido con sus lectores el supuesto Tercer Secreto de Fátima, que, hasta donde sé, fue lanzado en Internet el 21 de abril del 2010. Aquí un análisis sobre la autenticidad del Tercer Secreto publicado en aquella fecha, hecho por el director de Tradition In Action, Atila Sinke Guimaraes.


Uno de nuestros lectores lo envió a TIA poco después, pero No abrí su mensaje debido a la gran carga de trabajo aquí. No obstante, seis días más tarde, después de que la discusión ya se había abierto en otros sitios, lo publicamos. Dada la importancia del tema, un posible mensaje de la Madre de Dios, se le dio la debida importancia en nuestro sitio web.

Las reacciones con respecto a este mensaje han sido bastante curiosas: no despierta una excitación o sensación inicial. La gente piensa: “Bueno, veamos qué nos dice este otro secreto“. Efectivamente, después de que el Vaticano publicara “White Bishop / Third Secret”, que tiene todos los elementos necesarios para no creer, el escepticismo ha crecido en la opinión pública católica sobre el Tercer Secreto de Fátima.

Después de esta primera reacción, sin embargo, hemos notado una segunda. La curiosidad a Blasé a menudo se convierte en verdadero interés: “Aquí hay algo que suena auténtico. Puede ser el mensaje real. Por lo menos vale la pena considerarlo“. A partir de ahí, el interés crece  y  surgen preguntas y objeciones a todo nivel.

He tratado de responderles mostrando que, desde diferentes puntos de vista, este mensaje puede ser el verdadero, aunque no lo excluyo. Como he seguido este curso de acción durante aproximadamente cuatro meses, creo que ha llegado el momento de compartir con mis lectores una seria preocupación que tengo sobre este mensaje.

Fecha falsa

Desde mi primera lectura, la fecha me dejó perplejo. Soy brasileño, el portugués es mi lengua materna, y para cualquier persona de habla portuguesa el orden de las fechas es día-mes-año, a diferencia del sistema en los Estados Unidos cuyo orden es mes-día-año.

Entonces, la fecha escrita en portugués en ese mensaje es el 1 de abril de 944 o el 1 de septiembre de 944, en tanto el segundo número es un 4 o un 9, lo que no me resulta del todo claro. Sin embargo, sabemos por el trabajo serio, exhaustivo y bien documentado The Whole Truth about Fatima por el Padre Michel de la Sainte Trinité, que la Hermana Lucía escribió el verdadero Tercer Secreto algún día entre el 2 y el 9 de enero de 1944.  Reproduzco abajo la portada  y una fotocopia de las páginas 46-47 donde afirmó esto.

Ahora bien, ¿cómo podría alguien pretender que la fecha del verdadero tercer secreto fuera el 1 de abril o el 1 de septiembre de 1944? Hay una falsificación al comienzo de ese mensaje que debe tomarse en consideración.

El falsificador cambió el orden de los números originales en ese mensaje, en lugar del 4/1/994 puso el 1/4/994 o inventó una fecha propia, copiando y pegando números que encontró en otros documentos de la Hermana Lucía.

 

La catedral de Roma

Otro punto que levanta la sospecha de una persona de habla portuguesa es la parte del mensaje que dice “la catedral de Roma debe ser destruida“. No hay una catedral en Roma que simbolice la ciudad. Está la Basílica de San Pedro, que, estrictamente hablando, no está en Roma sino en el Vaticano. El Papa es el Obispo de Roma y su Catedral es San Juan de Letrán, pero pocas personas son conscientes de este hecho, y la Iglesia de San Juan de Letrán no desempeña ningún papel simbólico especial en el cristianismo. El símbolo de la enseñanza papal es la cátedra de Pedro. Por lo tanto, tendría sentido decir “la cátedra de Roma …” De nuevo, al leer la “catedral de Roma” uno percibe que hubo cierta un falsificación.

Expertos forenses y Photoshop

¿Por qué solo en dos puntos? ¿Por qué el falsificador no tomaría el mensaje real de la Hermana Lucía y haría algunos pequeños cambios a varias letras que engañarían no solo a un lector normal sino incluso a un analista forense?

De hecho, un calígrafo profesional, que tiene el documento original a mano, puede analizar las diferentes capas de tinta que aparecen cuando alguien falsifica un mensaje; también la presión del lápiz sobre el papel cambia cuando diferentes personas escriben en la misma letra. Para descubrir tales procedimientos, un análisis forense no tiene precio. Sin embargo, cuando uno trabaja con copias, especialmente copias publicadas en Internet, debemos ajustar nuestros criterios a lo que una computadora puede hacer en este ámbito. Creo que usando un buen programa de manipulación de imágenes como Photoshop uno puede ir tan lejos como para hacer parecer que Stalin había escrito un poema a Santa. Philomena…

Mi segunda conclusión: no esperen demasiado de los analistas forenses en este supuesto tercer secreto. Su eficacia se reduce a casi nada cuando se analizan los textos editados por Photoshop.

¿Quién está detrás de la falsificación?

¿Por qué alguien debería falsificar un mensaje que no es verdad? Es difícil imaginar que alguien se tome esta molestia solo por diversión. Debería haber alguna otra razón más importante, sobre todo sabiendo que el Tercer Secreto del Vaticano 2000 hacia muy poco sentido. Entonces, para definitivamente relegar a Fátima al pasado, como el Cardenal Ratzinger deseaba, o enterrar el Secreto en un pozo profundo donde nunca podría ser descubierto, como lo deseó Juan XXIII, nada parece más apropiado que publicar el verdadero Secreto debidamente adulterado para que pueda ser científicamente desacreditado.

¿Quién se beneficia con esta fabricación? ¿Quién tendría un gran interés en hacer un Tercer Secreto de Fátima del que todos se pudiesen reír por  llevar la fecha del día de los inocentes? La respuesta es obvia para mí: el Vaticano. El Vaticano tiene una larga historia de fraude con respecto a Fátima:

  • Primero, Juan XXIII se negó a revelar el Tercer Secreto, convocó el Concilio Vaticano II e institucionalizó la mayor apostasía en la Historia de la Iglesia;
  • Segundo, los Papas desde Pío XI, no hicieron la Consagración ordenada por Nuestra Señora;
  • Tercero, el Vaticano acomodó a una impostora, la Hermana Lucía, para traicionar la voluntad de Nuestra Señora;
  • En cuarto lugar, el Vaticano (los Cardenales Sodano y Ratiznger) publicaron el falso Tercer Secreto.

No sé por qué deberíamos ignorar la posibilidad de que el Vaticano le dé un golpe final a Fátima presentando el verdadero Tercer Secreto adulterado de tal manera que los “expertos en caligrafía” puedan intervenir y decir: “En nombre de la ciencia, declaramos que esta pieza no fue escrita por la misma mano que escribió las Memorias de la Hermana Lucía “.

Y lo peor es que no podemos discutir con los expertos porque la pieza de hecho fue adulterada en varios lugares como ya vimos.

Por lo tanto, mi tercera conclusión: estamos en la oscuridad con respecto a este mensaje. Tenemos que trabajar con hipótesis que no se pueden demostrar. Por lo tanto, debemos permitir que nuestro sentido católico hable. Mi sentido católico me dice esto: si los enemigos de la Iglesia quieren sepultar definitivamente este Tercer Secreto, debemos mantenerlo a flote.

El tiempo nos mostrará si existe un mensaje más preciso de Nuestra Señora. Mientras tanto, salvo las falsificaciones que mencioné anteriormente, este mensaje cumple con suficientes criterios para recibir el beneficio de la duda.

Fuentes

https://www.traditioninaction.org/polemics/F_04_Secret12.html
Traducido y adaptado por Proyecto Emaús

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *