El santo Rosario como arma contra el demonio

Nuestra Señora nos ha dicho en las apariciones marianas aprobadas por la Iglesia cómo Fátima y en otros muchos lugares, que si el mundo no se convierte, se acerca a la humanidad un tiempo de gran pena, un clima trágico de oscuridad y destrucción.

San Luis María Grignion de Montfort, en su extraordinaria obra El secreto admirable del Santísimo Rosario ve en el «salterio de la Virgen», un poderoso medio para alcanzar la conversión, salir del pecado, progresar y perseverar en la gracia, «comprar el cielo»:

«No hay nada más divino, en opinión de San Dionisio, nada más noble, ni más agradable a Dios que cooperar a la salvación de las almas y derribar las máquinas del demonio que intenta perderlas; éste fue el motivo por el cual descendió el Hijo de Dios a la tierra. Derrocó, en efecto, el imperio de Satanás con la fundación de la Iglesia, pero este tirano rehizo en parte sus fuerzas, y en los siglos XI, XII y XIII ejercía cruel violencia sobre las almas con la herejía de los albigenses, por los odios, disenciones y vicios abominables que hacía reinar en el mundo.

 

¿Cuál sería el remedio para tan graves males? ¿Cómo derribar las fuerzas de Satanás? La Santísima Virgen, protectora de la Iglesia, dio como medio eficaz para apaciguar la cólera de su Hijo, para extirpar la herejía y reformar las costumbres de los cristianos, la Cofradía del Santo Rosario. Los hechos lo comprobaron: se reavivó la caridad, se volvió a la frecuencia de los sacramentos como en los primeros siglos de oro de la Iglesia y se reformaron las costumbres de los cristianos».

Lepanto

Mahoma (570-632) predicó que había un solo Dios, Alá, y que él, Mahoma, era su profeta más grande. Mahoma enseñó que Dios, al igual que un dictador, sellaba a cada hombre con su destino, proclamó la predestinación, motivo por el cual esa religión es denominada Islam, que significa «resignación a los decretos de Dios», sus seguidores son conocidos como musulmanes, que quiere decir los que se han entregado a Dios.

Un nuevo ataque contra el Cristianismo provino del fenómeno del Islam, que niega a la Santísima Trinidad y la divinidad de Cristo, con la fuerza militar, el Islam pretendió destruir el Cristianismo, pero fue sólo con la intervención de la Mujer que no prosperó dicha pretensión.

En 1571 los turcos (musulmanes) bajo Selim el Sot, -quien embriagado con el poder que había heredado- decidieron invadir Europa. El Papa San Pío V, convocó a una Cruzada en contra los turcos. Únicamente unos cuantos respondieron: Don Juan de Austria, los españoles, los venecianos y la pequeña flota papal. La flota turca los superaba en una proporción de tres a uno.

Como dominico y devoto del santo Rosario, el Papa convocó a su vez a una Cruzada del Rosario en Europa para ayudar a las fuerzas católicas. El 7 de octubre las tropas se enfrentaron a los musulmanes en el Golfo de Lepanto, derrotándolos milagrosamente. Don Juan confesó que la victoria fue lograda por un favor otorgado gracias al arma de la oración del santo Rosario, esta victoria salvó a Europa de ser invadida por las fuerzas del Islam.

Un antiguo sacerdote satanista hoy beato

Bartolo Longo, uno de los más fervientes y dedicados promotores del santo Rosario. Durante su juventud había formado parte de una «iglesia satánica» de la que llegó a ser sacerdote.

Nacido y criado en una familia católica, en la que se rezaba regularmente el Rosario, su madre murió cuando él tenía apenas 10 años, esa pérdida le disparó a un camino que lo condujo a abandonar la Fe; atrapado en los últimos años de la Universidad con el cebo de fiestas y orgías, incursionó en el espiritismo y el satanismo, participación en misas negras y proclamas públicas anti-católicas.

En ese breve período de su vida comenzó a ser asaltado por el demonio, tuvo que luchar contra la depresión e incluso algunos intentos de suicidio. Los otros miembros de su familia no dejaban de pedir al Cielo por su salvación.

En medio de la turbación y confusión que el diablo puso en él, creyó un día escuchar estas palabras: Si quieres salvarte, propaga la devoción del santo Rosario: es promesa de María.

El hoy beato, volvió a la Verdadera Fe gracias al Rosario y fundó el Santuario de Nuestra Señora de Pompeya: «Aquel que propaga el Rosario se salvará», y así él escribió:

«No puede haber ningún pecador tan perdido, ni alma esclavizada por el despiadado enemigo del hombre, Satanás, que no pueda salvarse por la virtud y eficacia admirable del santísimo Rosario de María, agarrándose de esa cadena misteriosa que nos tiende desde el cielo la Reina misericordiosísima de las místicas rosas para salvar a los tristes náufragos de este borrascosísimo mar del mundo».

Fátima: recen el Rosario diariamente

Cuando Nuestra Señora se apareció en Fátima, en el fatídico año de 1917, comenzando el mes mariano de Mayo y terminando el mes mariano del Rosario, el 13 de cada mes.

En cada una de las 6 apariciones, la Madre de Dios le dio a la humanidad el antídoto para el veneno del comunismo ateo en el mundo, es decir el santo Rosario.

De hecho, en la última aparición el 13 de octubre, Nuestra Señora se presentó como la Reina del Santísimo Rosario, sostenía en una mano el Rosario y en la otra el Escapulario del Carmen.

La petición de Nuestra Señora fue recen diariamente el Rosario, pero pocos atendieron su llamado, y entonces vino la Segunda Guerra Mundial.

«Boko Haram» desapareció gracias al Rosario

En 2009 fue consagrado en África el sacerdote Oliver Dashe Doeme, que en ese entonces tenía 45 años, como nuevo obispo de la Diócesis Maiduguri en Nigeria del Norte, fue en ese mismo año que la organización terrorista de tendencia islamista radical Boko Haram comenzó a operar ahí mismo.

El prelado afirmó:

«En Nigeria tenemos al demonio de Boko Haram». El ejército nigeriano es bastante débil como para derrotar a Boko Haram. Como sabemos el objetivo de esta organización terrorista es la erradicación del Cristianismo de ese país.

Cincuenta iglesias fueron destruidas, y huyeron 70.000 de los 125.000 católicos. El obispo elogia la fortaleza y el valor de los fieles que se han quedado, muchos de los cuales siguen participando de la Santa Misa y testimoniando su fe.

En esa difícil y desesperada situación el obispo Doeme tuvo a finales de 2014 una extraordinaria y especial experiencia durante el rezo del santo Rosario ante el Santísimo.

Nuestro Señor Jesucristo se le aparece y pone en sus manos una espada, que al recibirla se convierte en una camándula, entonces Jesús le dice tres veces Boko Haram desapareció.

En abril de 2015 el obispo hace público este su encuentro con el Señor y a partir de entonces comienza a visitar sus comunidades y a propagar el santo Rosario. Los fieles acogen el llamado y poco a poco el terror diabólico es arrinconado, la liberación comenzó y va avanzando.

Sin embargo, hay tantos los que todavía no escuchan el mensaje de Nuestra Señora:

«Es el lazo de Satanás, en que han caído los herejes que niegan la tradición y donde los críticos de hoy caen insensiblemente, no creyendo porque no comprenden o cuando no les agrada, sin otra razón que el orgullo y su propia suficiencia».

«Recen el Rosario cada día para obtener la paz para el mundo». Antes Ella, le había dicho a Santo Domingo de Guzmán que el Rosario y el Escapulario salvarían al mundo. ¡Ese día es hoy!

«Ahora vivimos en la hora del demonio, pues si el bien tiene su día, el mal tiene su hora. Nuestro Señor le dijo a Judas la noche en que fue al Huerto de los Olivos: Esta es tu hora, el reinado de las tinieblas (San Lucas 22, 53). Todo lo que el demonio puede hacer en su hora es apagar la luz del mundo. Si vivimos entonces en un tiempo en el que se le ha dado una larga cuerda al demonio, no podremos superar el espíritu de Satanás, si no es a través del poder de la Mujer, a la que Dios todopoderoso le confió el encargo de aplastar la cabeza de la serpiente».

Recemos el santo Rosario, a la Señora que ha recibido de Dios el poder y la misión de aplastar la cabeza de Satanás, pidámosle humildemente que envié los ejércitos celestiales para que bajo su mandato, persigan a los espíritus infernales, los develen por doquier, desbaratando su osadía y arrojándolos a los abismos del infierno.

Fuentes

https://adelantelafe.com/santo-rosario-antidoto-demonio/
Autor: Germán Mazuelo-Leyton