El nuevo Leccionario de la misa católica omite los versos que denuncian la homosexualidad

¿Por qué se los omite del ciclo de Romanos para la Misa Católica?

Un ejemplo del silenciamiento intencional de estos pasajes, proviene de las lecturas de la semana pasada, donde la lectura de San Pablo contra la homosexualidad (incluido el lesbianismo femenino) en Romanos 1: 26-32 es notablemente omitida del ciclo. A continuación se encuentran las lecturas de la 28ª semana del tiempo ordinario (Leccionario 468 y 469):

Martes de la vigésimo octava semana del tiempo ordinario
Leccionario: 468
Lectura 1 ROM 1: 16-25

Miércoles de la vigésimo octava semana del tiempo ordinario
Leccionario: 469
Lectura 1 ROM 2: 1-11

Entonces, ¿qué falta? Romanos 1: 26-32 ha sido removido. Sin embargo, este pasaje al final de Romanos I es el locus classicus (referencial) para la teología de Pablo contra el comportamiento homosexual y también en el Catecismo de la Iglesia Católica por su enseñanza:

Basándose en la Sagrada Escritura, que presenta los actos homosexuales como actos de grave depravación, la tradición siempre ha declarado que “los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados”. Son contrarios a la ley natural “.

Catecismo 2357

El fragmento de la Carta que fue removido: Romanos 1: 26-32

Por eso los entregó Dios a pasiones infames; pues sus mujeres invirtieron las relaciones naturales por otras contra la naturaleza;  igualmente los hombres, abandonando el uso natural de la mujer, se abrasaron en deseos los unos por los otros, cometiendo la infamia de hombre con hombre, recibiendo en sí mismos el pago merecido de su extravío. Y como no tuvieron a bien guardar el verdadero conocimiento de Dios, entrególos Dios a su mente insensata, para que hicieran lo que no conviene:  llenos de toda injusticia, perversidad, codicia, maldad, henchidos de envidia, de homicidio, de contienda, de engaño, de malignidad, chismosos, detractores, enemigos de Dios, ultrajadores, altaneros, fanfarrones, ingeniosos para el mal, rebeldes a sus padres,  insensatos, desleales, desamorados, despiadados,  los cuales, aunque conocedores del veredicto de Dios que declara dignos de muerte a los que tales cosas practican, no solamente las practican, sino que aprueban a los que las cometen.

Este pasaje está inspirado por el Espíritu Santo, por la Tercera Persona de la Santísima Trinidad. Este no es un pasaje políticamente correcto de la Biblia, pero es tan cierto como Juan 3:16. Puede que no lo leamos en la misa, pero debemos aceptarlo como “inspirado por Dios y útil para enseñar, para redargüir, para corregir y para instruir en justicia” (2 Tim 3:16).

Fuentes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *