El mural blasfemo y homosexual encargado por arzobispo del Vaticano

El arzobispo Vincenzo Paglia, representado en el blasfemo mural.

El arzobispo ahora a la cabeza de la Academia Pontificia para la Vida le pagó a un artista homosexual para pintar un mural homoerótico blasfemo en su iglesia catedral en el 2007. El mural incluye una imagen del propio Arzobispo.

El arzobispo Vincenzo Paglia fue nombrado recientemente por el Papa Francisco como presidente del Instituto Pontificio para el Estudio del Matrimonio y la Familia del Papa Juan Pablo II.

El inmenso mural todavía cubre el lado opuesto de la fachada de la iglesia catedral de la Diócesis de Terni-Narni-Amelia. Representa a Jesús llevando redes al cielo llenas de homosexuales desnudos y semidesnudos, transexuales, prostitutas y traficantes de drogas, mezclados en interacciones eróticas.

Incluido en una de las redes está Paglia, el entonces obispo diocesano. La imagen del Salvador está pintada con la cara de un peluquero homosexual local y sus partes privadas se pueden ver a través de su translúcido atuendo.

Según el artista, un argentino homosexual llamado Ricardo Cinalli, conocido por sus pinturas de cuerpos masculinos, el obispo Paglia lo seleccionó de entre una lista de 10 artistas internacionalmente conocidos específicamente para la tarea de pintar el muro interior de la fachada. El Obispo Paglia, junto con el sacerdote, Fabio Leonardis, supervisó cada detalle de la obra de Cinalli, según Cinalli, quien observa con aprobación que Paglia nunca le preguntó si creía en la doctrina cristiana de la salvación.

“Trabajar con él fue humana y profesionalmente fantástico”, dijo Cinalli al periódico italiano La Repubblica en marzo del año pasado. “Nunca, en cuatro meses, durante los cuales nos vimos, casi tres veces por semana, Paglia me preguntó si creía en la salvación. Nunca me puso en una posición incómoda”.

No hubo detalles que se hicieron libremente, al azar“, agregó Cinalli. “Todo fue analizado. Todo fue discutido. Nunca me permitieron trabajar por mi cuenta“.

Cinalli admite a La Repubblica que las personas desnudas en las redes son “eróticas”, aunque el obispo Paglia trazó la línea cuando Cinalli propuso mostrar a las personas que realmente copulaban.

“En este caso, no había -en este sentido- una intención sexual, sino erótica, sí”, dijo Cinalli. “Creo que el aspecto erótico es el más notable entre las personas dentro de las redes”. Más tarde agregó, “lo único que no me permitieron insertar fue la cópula de dos personas dentro de esta red donde todo está permitido.”

La razón por la que no se le permitió ser tan explícito, dice Cinalli, es que su pintura ya había hecho lo suficiente para demostrar la noción de que el hombre tiene “libertad” en esta vida e incluso en la siguiente, aparentemente para participar en cualquier comportamiento sexual que él considere apropiado.

“El obispo y el padre. Leonardis … me dijeron que no creían que fuera necesario llegar a ese extremo para demostrar la libertad que el hombre, en realidad, tiene en este mundo y en el próximo”.
La Iglesia Católica condena todas las formas de comportamiento sexual fuera de las relaciones sexuales naturales entre un hombre y una mujer unidos en matrimonio, incluida la sodomía, y advierte que aquellos que mueran sin arrepentirse de tales pecados sufrirán la condenación eterna. La doctrina, que se encuentra en el Antiguo y el Nuevo Testamento de la Biblia, se refleja en el Catecismo de la Iglesia Católica, que llama a los actos homosexuales “intrínsecamente desordenados” y agrega: “bajo ninguna circunstancia pueden ser aprobados”.

Fuentes

https://traditioninaction.org/HotTopics/P045_Mural.htm
Traducido y adaptado por Proyecto Emaús

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *