El feísmo en el “arte” religioso contemporáneo


No amigo lector. No es usted un bicho raro al que le ha tocado vivir en un mundo al que no puede ajustarse, ni mucho menos un anticuado totalmente fuera de lugar, enemistado con la estética, cavernario incapaz de percibir la belleza del “arte” contemporáneo. No amigo lector. Sus sospechas están muy bien basadas. El arte contemporáneo no es feo… Es horrible! Es cualquier cosa menos arte. Considérelo de esta manera: Es como en el cuento del rey con el vestido que sólo los tontos no podían ver… y sin embargo no es usted ningún tonto.

Este supuesto arte, no solo se desvirtúa  la sublime belleza del sacrificio supremo de Cristo en la Cruz sino de todo lo que toca. Estos “artistas”,   son una suerte de Midas modernos que convierten en desecho,  todo lo que tocan con sus manos. Para muestra, aquí hay muchos botones.

En la imagen de arriba y al lado izquierdo, se haya el Cristo crucificado empleado en la portada de “La teología de la liberación”, escrita por el fundador de esta funesta corriente, Gustavo Gutiérrez Merino, sacerdote franciscano. A la derecha, se aprecia también un Cristo crucificado, compuesto por partes de diversos instrumentos musicales: acordeones, trompetas, etc. todo va. Con respecto al adefesio en el medio de la imagen, no he podido encontrar información en la web.


Esta es quizás la más conocida de todos. La cruz con la hoz y el martillo, que le regalase el presidente comunista de Bolivia Evo Morales, a Francisco, durante su visita a aquel país durante el 2015. Francisco recibió la cruz de manos de Evo Morales con un “No está bien esto“.



Esta es el Cristo que se haya en las afuera de la Iglesia parroquial de Santiago Apóstol en Medjugorje, lugar se auto-proclama “santuario”. De esta imagen de un Cristo sin cruz, más precisamente de la rodilla derecha, se supone brota agua milagrosa. Las autoridades religiosas están a un por pronunciarse al respecto al tema.


Esta “moderna” y “estilizada” cruz, que tiene como propósito desvirtuar de toda su espiritualidad al emblema máximo de Cristianismo (Cristo Crucificado).  Hecha en madera, esta cruz también se encuentra en el Santuario de Fátima y es fácilmente visible durante la procesión de la imagen de Nuestra Señora cada 13 de mes.


 

La imagen corresponde al 13 de Octubre del 2017, día de la celebración del 100 aniversario de la última de las apariciones de Nuestra Señora en Fátima, en que se produjese el llamado Milagro del Sol. Durante la ceremonia, muchos cuestionaron la manera en que se revistió el altar (de color negro, color que no existe en la Liturgia Católica) y lo escueto del mensaje de Francisco en un evento de tanta importancia para la Catolicidad.  Pero lo que acaparó la atención de muchos, fue el crucifijo tan peculiar presente en el altar del Santuario de Fátima, que representaba un Cristo, que da la impresión de “librarse” de la Cruz, cuando en la realidad, Cristo padeció terriblemente por nosotros, ofreciendo su cruz por nuestra salvación, y para nuestra salvación, nos invitó a cargar con su misma cruz.


Este es el crucifijo que se puede apreciar en la férula papal de los papas posteriores al Concilio Vaticano II, comenzando con Pablo VI. Note el crucifijo que no es un crucifijo tradicional. Este crucifijo es conocido como la “Cruz Torcida”.   Esta cruz  y todo estilo o escuela  de arte similar (por su similitud con símbolos satanistas empleados durante el siglo VI que representaban al anticristo), fue condenada directamente  por el Papa Benedicto XV mediante el decreto Decretum Damnatur Sacrae Imagines Cuiusdamcosas Scholae Pictoricae, publicado el 30 de marzo de1921 por el Santo Oficio. Si bien es cierto la férula actual fue diseñada por Albert Servaes (que por su estilo bastante  similar se le confunde con la “Férula Scorzelli”, visible en la imagen inserta a la izquierda) la prudencia  que llama siempre a evitar la confusión, hubiese sugerido mejor, descartar tal escuela y no volverla a emplear más.


Este nacimiento, también corresponde al Santuario de Nuestra Señora de Fátima. Fue exhibido en la temporada de Adviento y Navidad del 2017 y fue bastante criticado por su “feísmo” y fuerte influencia masónica, que tiene por objetivo, el desvirtuar los objetos, arte  y todas las cosas,  de se  belleza natural.


La fotografiá fue tomada en el interior de la Catedral del Santuario de Nuestra Señora de Fátima en Portugal durante la Navidad del 2017. Se trata de un pesebre o nacimiento tallado en madera, que por fealdad, fue comparado por muchos sitios en la red, las cabezas de la Isla de Pascua.


El funesto pesebre con personajes semi-desnudos que fue presentado por el Vaticano en la Plaza San Pedro para la Navidad del 2017 y que recibiese un sinfín de criticas negativas en su momento. ¿Con que nos sorprenderá y que planeado el Vaticano para la Navidad 2018?


Este es el Templo del Señor de los Rayos,  templo de culto católico que se encuentra en el Barrio de Guadalupe, a un lado del Panteón de los Ángeles y el Panteón de la Cruz, en la ciudad de Aguascalientes. Esta advocación se ha basado en las leyendas, de las cuales tal vez la más popular es la que dice que en una ocasión al Cristo crucificado le cayó un rayo que no lo dañó. Hay quienes afirman que hace muchos años, en esa región caían muchos rayos, pero que cuando llegó la imagen del Crucificado, el fenómeno cesó.


Poco después de convertirse en Papa, Pablo VI ordenó la construcción de una nueva estructura arquitectónica, el Auditorio Pablo VI o el Salón Nervi,  para albergar las audiencias generales papales. Encargado en 1963 e inaugurado en 1971, fue diseñado por el arquitecto italiano Pier Luigi Nervi. Decorando la pared principal, se haya esta rara “obra de arte” titulada “La resurrección”,  que vista desde cierta perspectiva, uno tiene la impresión de ver un personaje con cabeza de serpiente.


Esta imagen corresponde a la vista interior de la Sala Nervi del vaticano, al fondo y al centro se puede apreciar la “Resurrección”, mencionada en la imagen anterior. La peculiaridad de esta sala, es que al ser vista desde cierta perspectiva, una puede percibir perfectamente,  la cabeza de una serpiente, en la que los dos ventanales hacen de ojos, las dos pequeñas columnas visibles al fondo hacen de colmillos y el acabado empleado a manera de decoración,  de escamas.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *