El feísmo en el “arte” religioso contemporáneo / Parte 2


Si no vio la primera entrega de la serie, puede verla visitando el El feísmo en el «arte» religioso contemporáneo | Parte 1 y quizás hasta le interese este otro articulo titulado Las Iglesias del Infierno.

El Ángel de las Navajas

Esta imagen representa a un ángel y ha sido confeccionada completamente con navajas. La «obra» fue diseñada por el artista Alfie Bradley  como un monumento nacional contra la violencia. La escultura mide 27 pies de altura y fue exhibida en la Catedral de Liverpool durante Enero del 2019.


¡Qué cara, que gesto!

Esta «escultura» de la que hasta el momento se conoce muy poco, se hallaba presente  en la sala donde tuvieron lugar las sesiones de la reciente Cumbre Vaticana contra los abusos en el interior del Instituto Patrístico Agustiniano, cercano al Vaticano.

Fue bautizada como «el espíritu del Concilio Vaticano II» por usuarios de redes sociales.


El Satánico crucifijo-reloj de Innsbruck

Este reloj, fue ordenado colocar en una pared posterior del Spitalkirche (Iglesia del Hospital), en la ciudad austríaca de Innsbruck por el obispo Herman Glettler, quien dio su total aprobación a este proyecto de mal llamado «arte».

Manfred Erjautz fue el encargado de ejecutar esta obra:

«La cruz no es ni una decoración arbitraria ni un símbolo de poder. Debe ser revisada y estudiada en profundidad. El reloj de Jesús en la iglesia, no solo permite a las gentes hacer nuevas reflexiones sobre la cruz, sino que nos enfrenta a preguntas serias sobre la esencia de la vida … A medida que pasa el tiempo, los brazos forman diferentes constelaciones. De repente, Cristo toma la vida, lo que representa un momento de liberación de la Cruz y una superación de la muerte misma»,

Este bla-bla-bla, puede en realidad hacer muy poco para disimular el verdadero significado satánico de mostrar a Nuestro Señor Jesucristo de cabeza, con los brazos arrancados del cuerpo, convirtiéndose en un espectáculo verdaderamente grotesco.

La pieza de «arte» bautizada como «Tu Jesús personal» está en exhibición desde el miércoles de ceniza.


El Cristo crucificado del pintor «Kiko» Argüello

Según los «expertos» en  «arte sacro moderno»,  Kiko «reinventa la tradición sacra desde los parámetros del post-expresionismo, o expresionismo lírico, lo mismo que Picasso«. Dicho esto, quizás  tenga mejor oportunidad de apreciar la imagen que viene a continuación, en la que se supone se representa a Cristo crucificado. También (según los expertos…) se puede apreciar a la Santísima Madre de Dios al lado derecho de la cruz y en medio, la frase «Ego Sum«,  latín para «Yo Soy».


La capilla de San Benildo en Manila, Filipinas

Esta es la capilla del Colegio Mártires de La Salle (Mártires Lasallistas), ubicada en el distrito de Malate de Manila, Filipinas.  En el interior destacan por sus formas bastante «peculiares» (por no decir «sacadas de los Picapiedras»), sillas en lugar de bancas, cátedras confeccionadas con alambre -al igual que la imagen de Cristo crucificado- y un ¿altar? en piedra y madera. Todos desprovisto de belleza.

Un acercamiento a la imagen de «Cristo crucificado», en el que se puede apreciar el empleo de alambres para su confección y el susodicho  ¿altar?, o quizás un ¿púlpito? o a lo mejor una mezcla de ambos.


La férula papal de Francisco

El 8 de julio del 2019 Francisco  celebró una exclusiva “Misa para migrantes” en la Basílica de San Pedro, en conmemoración de su viaje a la isla italiana de Lampedusa, hace seis años. Lampedusa es un punto de destino de los traficantes humanos que vienen de Libia.

Sólo 250 personas estuvieron presentes en la iglesia de San Pedro. La férula (foto) utilizada por Francisco, fue hecha con partes de un bote usado por traficantes. Salta de inmediato a la vista su muy pobre valor estético.


 EL Cristo Crucificado y la Virgen Aachen

A continuación, llegan dos figuras que adornan el fondo del altar de la iglesia alemana de Aachen. A la izquierda de la imagen (abajo) se aprecia a el «Cristo de papel aluminio«, bautizado así por su apariencia (en realidad está confeccionado en madera cubierta con patina de plata), que según la web parroquial dice tratarse de “la expresiva figura del Crucificado que se inclina dirigiéndose a la concurrencia”.

En la misma imagen y a la derecha de la misma, a la Virgen Embarazada «obra» de Thomas Duttenhöfer (1988) y que según asegura el sitio parroquial,  “sus efectos plateados se complementan con los de la cruz del altar”. Sí…según el artista, la figura representa a la Santísima Madre de Dios.

Una toma abierta del altar en el que se aprecian ambas figuras y en la que resalta (sobre todo) la ausencia del sagrario.

Continuará…