El caso Medjugorje: A casi 40 años de las supuestas «apariciones»


Se trata de un artículo publicado 20 años atrás en el desaparecido portal Cristiandad.org. Por aquel entonces se cumplían 20 años de las «apariciones» y hasta la fecha, casi 40 años más tarde, persisten los mismos errores.

Como católicos, debemos intentar, siempre que nos sea posible, discriminar con claridad lo verdadero de lo falso, para no caer en el error y alejarnos así de las perfecciones de nuestra religión.

Un punto complejo son las apariciones, ya que hay más casos falsos que verdaderos. En tiempos de la aparición de Lourdes había por lo menos 10 apariciones falsas en esa región que venían de personas inestables o deshonestas que declaraban haber visto a Nuestra Señora y haber recibido mensajes de Ella. Estas se conocen como «las diabluras de Lourdes».

El tiempo y el juicio de la Iglesia demostraron que eran engañados o engañadores. Algunas de estas apariciones estaban acompañadas de señales alarmantes. En una ocasión un niño pequeño habló perfectamente un idioma extranjero que no podría haber aprendido, y en otra ocasión dos de los videntes levitaron a través de la claraboya del cuarto en que ellos estaban en la presencia de testigos creíbles.

Los signos y maravillas preternaturales acompañan una falsa aparición, y así su autor es identificado: no María, sino su archi enemigo. Una medida de la importancia de Fátima en 1917, gratamente aceptada por la Iglesia, es que han habido más de 220 apariciones falsas con el objeto de infundir confusión en los fieles, 220 apariciones falsas que la Iglesia y el paso del tiempo han demostrado no haber sido en absoluto ninguna aparición sobrenatural.

Dado que el diablo puede él mismo aparecer como un ángel de luz, los éxtasis, y las profecías son un campo de minas en que el católico ordinario es incompetente para juzgar; un campo de minas a través del cual nosotros necesitamos una guía segura.

Es obvio que en este área la Iglesia debe de haber dado medios infalibles de saber distinguir lo verdadero de lo falso. De otra manera, habría habido veinte siglos de confusión. La Iglesia nunca habría podido discernir el espíritu involucrado. Y así, no habría sido guiada por el Espíritu Santo. Todos los mensajes vitales se habrían perdidos en la confusión interminable y el debate. Esto es absurdo.

Para empezar, entonces, quisiéramos transcribir el texto íntegro de la Carta Circular dirigida a los sacerdotes y fieles escrita por Dom Aloísio Lorscheider, Arzobispo de Aparecida (San Pablo, Brasil), sobre la creciente propagación de visiones y revelaciones en el mundo actual. El texto inmediatamente a continuación.

 * * * * *

Aparecen siempre de nuevo, también entre nos, personas que dicen haber tenido visiones. Muchas personas corren tras esos videntes como si ellos fuesen el Evangelio vivo. Para que todos conozcan lo que la Iglesia Católica piensa sobre eso, os dirijo esta Carta Circular. Mi objetivo es orientarlos a fin de que no sean, como dice San Pablo, arrastrados por cualquier viento de doctrina, conducidos por esos videntes y por ellos, con astucia, inducidos al error (cf. Efesios, 4,14). Ustedes no son más niños, dejándose llevar de acá para allá como juguetes, entregados al movimiento de las olas (Ef 4,14).

Tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo se habla de visiones y revelaciones. Era el tiempo en que Dios revelaba, por medio de los profetas, y de los apóstoles Su Voluntad a su pueblo, y por medio de este pueblo, a nosotros. Con la muerte, por lo tanto, del último apóstol este período se cerró. Nunca más habrá nueva revelación pública. Sólo podemos profundizar y explicitar siempre más lo que Dios reveló y lo que, por obra del Espíritu, fue escrito en la Palabra de Dios y complementada por una sana Tradición, la Tradición divino-apostólica.

Aparte de la palabra escrita existe una tradición divino-apostólica. El mismo San Pablo se refiere a esta tradición cuando escribe: «De hecho, yo os transmití, ante todo, lo que yo mismo había recibido…» (1Cor 15,3). Esto significa que no podemos ni debemos esperar más en nuestros días nuevas revelaciones, a las cuales debemos prestar fe divina.

Puede haber, eso si, alguna visión y revelación particular. Esta sin embargo nunca podrá ni deberá ser aceptada por fe divina. A lo máximo puede dársele fe humana. pero, incluso para darle fe humana, necesitamos de la máxima prudencia y discreción.

Hay criterios para juzgar la autenticidad o no de estas visiones y revelaciones. Esos criterios son varios, desde las personas que se dicen favorecidas hasta el objeto de las visiones y revelaciones y los efectos producidos por ellas.

Basta ver los criterios en cuanto a las personas. ¿Son personas equilibradas o neuróticas, histéricas? ¿Son personas de buen sentido, de juicio recto, o de imaginación exaltada, junto a una excesiva sensibilidad? ¿La persona está sana o es una persona enferma? ¿Es una persona sincera, o le gusta llamar la atención sobre si, le gusta inventar? ¿Es una persona calma o apasionada? Más allá de todo, ¿es una persona humilde o es una persona que le gusta exhibirse, contar a toda la gente sus favores espirituales?

Sólo con esos criterios ustedes ya pueden ver que estos videntes que andan por ahí contando maravillas no merecen la mas mínima fe. Siempre que entra la exhibición, falta la humildad; si quiere llamar la atención sobre si, ya podemos concluir que el vidente es un engañador, un mentiroso, un falso vidente.

Ni Lucia, ni Jacinta, ni Francisco, ni Bernardita, ni el buen indio Diego anduvieron por ahí, por el mundo entero, contando las visiones que tuvieron y las revelaciones que recibieron. Muy por el contrario. Bernardita se encerró en el convento; lo mismo aconteció con la hermana Lucia (ya que Francisco y Jacinta habían fallecido). Con el indio Diego, ni sabemos cómo terminó su vida.

Si un vidente anda, pues, por ahí contando sus visiones, ya es señal suficiente de que es un falso vidente. Esto vale también para las supuestas apariciones de Nuestra Señora de Medjugorje.

Quiero igualmente llamar la atención sobre el Movimiento Sacerdotal Mariano*. No es que repruebe este movimiento, pero repruebo si el modo como muchas veces está actuando. Todas estas alocuciones divinas o marianas causan sospecha. La impresión que queda es que ellas valen para mucha gente más que el Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo. Mas aún: María Santísima cuando estuvo aquí en el mundo habló poquísimo. ¿Será que se arrepintió y ahora está hablando hasta por los codos?

Todo esto se vuelve ridículo. Por más piadosas y emocionantes que sean estas alocuciones, no son por esto palabra de Dios, palabra de salvación. Es preciso el máximo cuidado con todo este tipo de propaganda.

El mismo San Juan de la Cruz, que nadie coloca bajo sospecha, afirma que el deseo de visiones y revelaciones quita pureza a la fe, desarrolla una curiosidad peligrosa que es fuente de ilusiones, llena el espíritu con imaginaciones vanas, denota muchas veces falta de humildad y sumisión a la voluntad de Dios Nuestro Señor que, por la revelación, terminada con la muerte del último Apóstol, ya nos dio todo cuanto nos es necesario para conducirnos al cielo.

El mismo San Juan de la Cruz se levanta con fuerza contra los orientadores imprudentes que favorecen el deseo y la propagación de visiones y revelaciones. Ellas no edifican la fe ni fortalecen a las personas en la fe. Se pierde además mucho tiempo en largas conversaciones inútiles.

Mis queridos arquidiocesanos de la Arquidiócesis de Aparecida, por todo lo que escribí ustedes ya perciben que no deben gastar inútilmente dinero corriendo atrás de estas ilusiones. Son puras ilusiones. Y los dedicados al Movimiento Sacerdotal Mariano sean prudentes en su apostolado. Trabajar por la santificación del clero es bueno y necesario. Pero nunca hacerlo basados en visiones o revelaciones más que dudosas. Todos debemos orientarnos por lo que la Iglesia, en su legítimo magisterio, nos dice, y no por esos videntes ambulantes, acompañados hasta de padres, que, por una u otra causa, andan por ahí.

Dice San Pablo y el Vaticano II lo reafirma que nos, los obispos, no debemos apagar el Espíritu, ni despreciar los dones de profecía, pero debemos examinar todo y guardar lo que fuere bueno (cf. 1Tes.5,9). Pues bien, es lo que yo quise hacer con esta Carta Circular. ¡Cuidado con los falsos profetas! ¡Cuidado con los falsos videntes! Sobre todo estos videntes ambulantes…”

(*) N.T. El Padre Stefano Gobbi es el fundador del Movimiento Sacerdotal Mariano. El periódico “O São Paulo” (17-02-1999), órgano oficioso de la Arquidiócesis de San Pablo (Brasil) al publicar esta Carta Circular recuerda a los fieles que el Padre Gobbi, por haber emitido en el pasado comentarios irrespetuosos al Episcopado en América Latina, en Brasil y particularmente en San Pablo, tuvo vetada su actuación en las parroquias e iglesias de la Arquidiócesis

Aquí empiezan a quedarnos claros algunos criterios, pero… ¿quiénes tienen el verdadero discernimiento, autoridad y derecho de determinar la verdad o falsedad de una aparición?

El obispo

La Iglesia sabe por su historia y experiencia que aquel a quien Dios ha dado el poder para discernir lo verdadero o lo falso de las apariciones es el obispo local. Así, Guadalupe fue autenticada por el obispo local de ese área. El obispo de París autenticó la Medalla Milagrosa. Lourdes se autenticó por el obispo local también. Siempre es el obispo local, después de que una comisión eclesiástica ha hecho su trabajo, quien pronuncia la última palabra: si el creyente debe o no creer que Nuestra Señora nos ha visitado para enseñarnos algo importante.

En esta materia, siguiendo fielmente la guía y uso de la Iglesia, el obispo local es de hecho, infalible. El obispo local conoce a la gente de la región, su idioma y mentalidad. Él tiene la autoridad para examinar a los videntes bajo juramento, la autoridad para comisionar a los más sabios y serios de los sacerdotes locales y expertos. Pero más que eso, él solo como obispo es el pastor divinamente nombrado y maestro de esas personas.

Para hacer esa tarea él debe recibir de Dios el poder para distinguir lo verdadero de lo falso. De otra forma ¿cómo podría guiar y enseñar? En la ley de la Iglesia él es el juez de los acontecimientos espirituales en su diócesis. Sin embargo, siempre será el Santo Padre, Vicario de Cristo, quien tendrá la última palabra y sanción fulminante para enseñanza y credo de toda la Santa Iglesia.

Algo de la historia de Medjugorje

Relataremos aquí algunos de los aspectos menos divulgados de la aparición, de los que, sin embargo, hay constancia en numerosos libros y grabaciones, de los que haremos mención al finalizar el trabajo.

Mons. Zanic era el obispo a cargo de la diócesis en que comenzaron las apariciones. Él visitó Lourdes ocho veces y llevó peregrinaciones allá. Iba a buscar fuerza y sabiduría a los pies de nuestra Señora Bendita en Rue du Bac (Medalla Milagrosa).

El obispo Zanic, pues, conoce y ama a Nuestra Señora. En las fases tempranas de Medjugorje él estaba encantado. Habría estado feliz de tener un Lourdes genuino en su diócesis para fortalecer a su gente en medio de la presión del ateísmo. Al principio él esperó que Nuestra Señora hubiera venido a resolver su problema más grande: el problema de rebeldía religiosa en Herzegovina.

En los días amargos del dominio turco, Herzegovina se había confiado a los franciscanos, que hicieron un gran trabajo. Con la restauración de la jerarquía la Iglesia quiso normalizar la situación con los franciscanos que se hacían cargo de algunas parroquias, mientras las otras continuaban ejercidas por los sacerdotes seculares diocesanos.

El cambio fue admitido por la mayoría de los franciscanos, que vieron que esto era necesario y dijeron que haciendo esta re-acomodación Mons. Zanic era más comprensivo y compasivo que su predecesor. A pesar de esto, algunos franciscanos se rebelaron contra él, especialmente con respecto a la división del pueblo catedralicio de Mostar. Durante quince años hubo amargura y disputa. Esta riña hizo a la Iglesia el hazmerreír de los comunistas. Las buenas personas, como Mons. Zanic oraban para que esto terminara.

Un ferviente Carismático

Un fraile que realmente odió al obispo era el sacerdote de la parroquia de Medjugorje. Él fue arrestado en agosto de 1981 e interrogado por el juez. Los registros judiciales muestran que incluso los comunistas se sorprendieron por su odio al obispo. Él le dijo al juez, «El obispo es un falso profeta y un lobo. Él podría ser un verdadero pastor, pero es un Fariseo y un lobo». Si hablaba así sobre su obispo a los comunistas, ¿qué no estaría diciendo entre sus propios frailes compañeros y su gente?

Fue sacerdote de la parroquia de Medjugorje durante 9 meses antes de las «apariciones». Era un ferviente Carismático y había introducido un grupo de oración Carismático muy poderoso en este área rural.

Más que un grupo de oración Carismático ordinario que busca los dones de lenguas, profecías, y curaciones, él había agregado al encuentro las técnicas psicológicas como la confesión pública de pecados, como arremolinarse mirándose fijamente a los ojos unos a otros, y otras técnicas de grupo creadas en Norteamérica por el cuestionado psiquiatra Carl Rogers para romper la reserva y cambiar los valores pre-existentes. Estas técnicas Rogerianas de psicología de grupos son el último paso en la ciencia de manipulación humana, y por consiguiente, muy peligrosas. Estas son, obviamente, inmorales.

Los grupos de oración carismática y encuentros psicológicos y odio al obispo eran una mezcla explosiva para una parroquia rural de profunda piedad atormentada por un estado comunista ateo. Pero lo que hizo a esa gente más susceptible aún fue una profecía de un teólogo Carismático que hablaba en Zagreb. Él profetizó que Dios había escogido Yugoslavia para un milagro muy grande en un futuro cercano.

En mayo de 1981, en la conferencia de los líderes Carismáticos en Roma, el Padre Franciscano Thomislav Vlasic fue a ver a cada líder pidiéndoles que pusieran las manos sobre él y oraran sobre él por su iglesia. Durante esa sesión se dieron dos profecías más. Una monja tuvo una visión mental en la que desde la silla del Padre Thomislav fluían ríos de agua viva, significando así que su enseñanza saldría al mundo. A esta profecía siguió una más explícita, de un sacerdote que profetizó que Dios enviaría a Su Madre a la parroquia del Padre Thomislav.

Desde Corintos la Iglesia se ha plagado de entusiasmo por la búsqueda de encuentros sensibles con Dios en lugar de vivir la fe de la mano de la Iglesia institucionalizada que Jesús fundó en San Pedro.

Tal es la naturaleza de la condición humana caída que nosotros preferiríamos tener experiencias religiosas directas antes que vivir la virtud de la Fe. Mons. Ronald Knox escribió el trabajo definitivo sobre el entusiasmo y él señala que una y otra vez en tiempos de entusiasmo, eso es, en tiempos en que los cristianos buscan la experiencia directa de Dios en lugar de la obediencia de Fe, el deber diario, y los sacramentos, en tales tiempos siempre se llena de profecías de intervención divina.

Las apariciones

El miércoles 24 de junio de 1981 algunos adolescentes de Medjugorje vieron a Nuestra Señora en una montaña. Ivanka (15 años) y Mirjana (16) ven una luz y la figura de la Virgen en el monte Crnica. Más tarde las muchachas volvieron al lugar con otra amiga, Milka, y luego fueron alcanzadas por Vicka (18 años) e Iván (16), que también la vieron.

Al preguntarles por qué habían ido a la montaña, dijeron que habían ido por un humo. Después dijeron que habían ido a recuperar una oveja perdida. Después cambiaron nuevamente, diciendo que habían ido a recoger flores.

La próxima noche algunos de ellos la vieron de nuevo. Iván, no se molestó en ir pensando que simplemente regresar y ver la visión de nuevo era algo infantil. En esa segunda ocasión la señora les indicó que se acercaran, y ellos se sintieron empujados rápidamente montaña arriba. Ellos preguntaron por la madre de Ivanka que había muerto dos meses antes. La señora dijo que ella estaba bien, que estaba con ella, y que Ivanka no debía preocuparse. La madre difunta de Ivanka no tenía reputación de ser ninguna santa, por lo que es sorprendente que no haya ninguna mención de orar por su alma en el purgatorio.

Durante una aparición Ivanka le preguntó a Mirjana, «¿qué hora es?». «Tres y cuarto». «¿Qué quieres decir con tres y cuarto? ¿Tienes mal tu reloj?». De hecho, el número 12 había cambiado por el número 9, una señal de que algo milagroso estaba teniendo lugar, pensaron los niños. Después de 10 a 15 minutos la aparición se elevó en el aire diciendo, «Vayan en la paz de Dios». Los espectadores no vieron nada pero estaban asustados.

El viernes 26 de junio de 1981, después del extraño fenómeno de luz, ellos la vieron de nuevo y le preguntaron por el abuelo de Mirjana. «¿Él está bien». Preguntaron si la madre muerta de Ivanka había dejado algún mensaje, la aparición dijo, «Obedece a tu abuela y se buena con ella porque ella es vieja y no puede trabajar». «¿Por qué ha venido usted aquí? ¿Qué quiere usted»? «He venido aquí porque hay muchos verdaderos creyentes. Yo deseo estar con ustedes para convertir y reconciliar al mundo entero. Regresaré. Vayan en la paz de Dios». Durante esta aparición el calor y la presión de la muchedumbre eran insufribles para los niños. Ivanka, Mirjana, y Vicka se desmayaron varias veces. La aparición duró 30 minutos.

En el camino a casa Marija tuvo una visión ella sola de una cruz coloreada. La señora dijo, «¿Dónde están las otras muchachas? Paz, paz, paz, reconcíliense, vayan en la paz de Dios». Mucho más tarde este mensaje inicial se convirtió en «Paz, paz, paz, nada más que paz, los hombres deben reconciliarse con Dios y entre ellos. Para eso es necesario creer, orar, ayunar, e ir a confesión». Esta forma más elaborada, que se ha convertido en el mensaje standard y principal, no es mencionado por Marija, los videntes, o el Padre Vlasic en los primeros dos meses.

El sábado 27 de junio Marija vio a la virgen y subió rápidamente la colina, pero entonces no vio nada. Los otros videntes se le unieron y empezaron a cantar y orar. La señora apareció, pero los videntes dijeron que cada vez que los niños pequeños se apretaban alrededor y se paraban sobre su velo, ella desaparecía. La señora no sufriría que los niños pequeños vinieran hasta ella tan cerca porque podrían pisar su velo.

Finalmente ellos formaron un cordón para mantener a los niños lejos y entonces la señora re-apareció y se quedó con ellos (Recordemos al Señor diciendo que dejemos que los niños vayan a Él, ¿no es rara esta actitud de Su Madre?). Ella dijo, «Soy la Santa Virgen María. Permitan a los hermanos franciscanos de la parroquia creer firmemente». Ella se fue sin decir «y vayan en paz».

A mitad de camino a casa re-apareció y dijo, «Ustedes son mis ángeles, mis queridos ángeles». Iván había permanecido en casa por sus padres. La señora dijo a los otros niños, «¿Dónde está el muchacho»?. Al mismo tiempo durante la aparición en la montaña la señora apareció a Iván, que simplemente había salido de su casa. Ella lo animó y le dijo que estuviera en paz y tuviera coraje.

El domingo 28 de junio uno de los frailes franciscanos testifica haber visto a Marija y Jakov literalmente propulsados a la colina desde la base hasta la cima. Los videntes repitieron su conversación con la aparición en un grabador de cinta:

«Estimada Virgen santa, ¿qué esperas de nosotros»? «Fe y respeto por mí».

«Querida Virgen santa, ¿qué deseas para nuestros sacerdotes»? «Que ellos crean firmemente».

«Querida Virgen santa, ¿por qué no apareces en la iglesia para que todos podamos verte»? «Benditos aquéllos que no han visto y han creído».

«Querida Virgen santa, ¿regresarás»? La señora asintió con una inclinación de su cabeza.

«Querida Virgen santa, ¿prefieres que nosotros oremos o te cantamos»? «Hagan ambos. Canten y oren.»

Los videntes preguntaron, «Querida Virgen santa, ¿quieres que esta muchedumbre se reúna aquí»? Ella sonrió y dijo, «Déjenlos creer como si ellos hubieran visto». Y desapareció. Los videntes continuaron orando. De repente, «Allí está de nuevo,» gritaron. Cantaron un himno a María. Ella dijo, «Mis ángeles, mis queridos ángeles, vayan en la paz de Dios.»

El 29 de junio de 1981, le preguntaron, «Querida Virgen santa, ¿durante cuántos días estarás viniendo a visitarnos»? «Tanto tiempo como deseen. ¿Ya están tan cansados de verme»?

«Querida Virgen santa, ¿qué quieres de estas personas»? «Hay sólo un Dios y una fe. Crean firmemente». Esta vez también la aparición desapareció y reapareció.

El martes 30 de junio, cuando la muchedumbre estaba en la colina en el momento de las apariciones, los niños estaban en un viaje. En la orilla del camino la señora apareció para ellos.

Consultada por Mirjana sobre si estaba enfadada porque ellos no estaban en la ladera sino que habían ido a otra parte, dijo que no tenía importancia para Ella. ¿Se enfadaría si ellos fueran a la iglesia en lugar de a la ladera para las apariciones? (Ésto fue sugerencia del Padre Vlasic). La Señora dudó pero les dijo que no se enojaría. Los videntes declararon este día que la señora regresaría sólo 3 días más hasta el viernes 3 de julio de 1981.

El viernes 3 de julio los niños anunciaron definitivamente que había sido la última aparición. Ha habido miles desde entonces. Los frailes asistieron a las apariciones desde el 28 de junio. El 30 de junio, después de una conversación en la casa de la parroquia con los franciscanos, los niños salieron decirle a la muchedumbre que desde ahora en adelante la Virgen aparecería en la iglesia.

El miércoles 1 de julio el sacerdote de la parroquia dijo a la congregación en un servicio especial que las apariciones eran verdad. Los parroquianos creyeron a su sacerdote de la parroquia, naturalmente. Todos los sacerdotes dijeron que no conocían a los niños de antes, y a pesar de que en una semana, después de sólo 3 reuniones con los niños, que podrían haber sido impostores, y sin ninguna señal de un milagro, estos niños tuvieron sus visiones aprobadas por la iglesia local en una ceremonia litúrgica pública.

Ellos tenían las visiones antes de la Misa de las 6 en punto y sus mensajes eran predicados a las personas durante una homilía en esa Misa. También muchos franciscanos de las parroquias circundantes vinieron a prestar más solemnidad a esta Misa de la tarde. Desde aquel momento los niños vieron a la señora varias veces en cada lugar concebible y las muchedumbres entusiastas vieron signos por todas partes.

El 2 de agosto la señora permitió que la muchedumbre la tocara. Los videntes guiaron sus manos sobre Ella diciendo, «Ahora usted está tocando su velo, su cabeza, su mano, su túnica». Esto duró 15 minutos. Cuando la señora se fue, su túnica estaba ennegrecida debido al contacto de los pecadores. Estos episodios de tacto se repitieron en varias ocasiones. En una aparición extensa ese día, la señora dijo a Marija, «El diablo está intentando algo grande. Yo no sé cómo resultarán las cosas, si el diablo tendrá éxito o no, y cuán lejos llegará».

A través de los años siguientes tales signos y mensajes continúan uno tras otro. La señora pidió que hayan grupos de oración carismáticos en cada parroquia de Yugoslavia. Ella dijo, «la abstinencia del viernes no era ayuno. El ayuno real es 24 horas de pan y agua los viernes e incluso los miércoles, también. Una persona debe probar esto durante 2 meses antes de recomendarlo».

La mayoría de las personas encuentra que las privaciones los hacen irritables, incapaces de funcionar, e incluso enfermos. Es una orden irrazonable. Es una María diferente que surge, no la que da gracias a través de sus propias manos como en la Medalla Milagrosa o como en Fátima, sino una que sólo puede orar en nuestro nombre a Dios, y que dice «yo no puedo curarlo, sólo Dios puede sanar. Oraré con usted. Lo ayudaré tanto como esté en mi poder ayudarlo.»

En Lourdes Nuestra Señora sólo se unía a Santa Bernardette en la oración del Gloria, al rezar el Rosario. En Medjugorje ella dice el Padre Nuestro y el Ave María en su oración de grupo, llamándose así pecadora y con necesidad de ayuda, ahora y en la hora de su muerte. En oraciones como esta la mujer está efectivamente negando la Asunción, la Inmaculada Concepción, y su mediación universal de todas las gracias. Ella no es omni potencia suplex del Memorare, ella es, a estos efectos, una Virgen protestante.

Una señal que nunca llegó…

Al principio, prometió una gran señal visible, después de la cual las apariciones se detendrían. Años después no hay ninguna señal, y las apariciones parece que no terminarán, mientras las manos de la Iglesia están atadas. Es una nueva fe que aparece. Ella dice, «A los Ojos de Dios todas las religiones son iguales. Ustedes no creen si no respetan otras religiones, al musulmán, al serbio. Ustedes no son cristianos si no respetan otras religiones. La religión de cada uno debe respetarse y ustedes deben conservar la suya para ustedes mismos, para los suyos y para sus niños.»

Durante el 19 de diciembre de 1981 y el 29 de septiembre de 1982, como está registrado en el diario de Vicka, la señora habló 8 veces del problema de Herzegovina (respecto a los ex sacerdotes franciscanos). Ella animó a los rebeldes a permanecer. Dijo que el obispo estaba equivocado y era injusto (algo que jamás ha dicho una aparición de ningún miembro de la jerarquía eclesiástica), aunque ellos fueron excluidos de su Orden, dejando sus votos, y suspendiendo las sagradas funciones.

Ellos permanecieron en Medjugorje diciendo Misa y oyendo las confesiones. Era evidentemente imposible para el obispo resolver la dificultad y traer paz a su diócesis mientras la señora estaba llevando a sus sacerdotes y su gente contra él. O ¿quién hará caso a un obispo injusto y equivocado?

Cuando el obispo Zanic vio estos mensajes contra él en transcripciones tomadas del diario, le pidió a Vicka visitarlo y traer el diario. Tres veces ella negó que había un diario. Eventualmente, en el futuro ella presentó cuatro diarios con espacios vacíos que correspondían a los mensajes relevantes. El Padre Vlasic juró en juramento formal que no había ningún diario, no una sino dos veces. Las mentiras de Vicka al obispo y a la comisión la hacen una destinataria imposible de un mensaje divino. Iván, también, ha sido descubierto indiscutiblemente en mentiras deliberadas al obispo y a la comisión.

El 14 de enero de 1985 durante la aparición de la tarde, cuando los videntes están en éxtasis viendo a Dios y a Nuestra Señora, y por consiguiente totalmente desconectados de lo que ocurría en el mundo, en esta ocasión particular la aparición fue filmada. Mientras los niños estaban en éxtasis, mirando fijamente hacia esta aparición invisible a todos los demás, un hombre francés llamado Jean-Louis hizo un movimiento sorprendente súbito hacia los ojos de Vicka. Ella inmediatamente retrocedió.

Después de que la visión había terminado, los videntes se retiraron con un fraile rebelde franciscano (suspendido), y después de la conversación con él Vicka volvió para decir, «yo no vi a Jean-Louis, ni su mano. Yo vi a la Virgen. Ella tenía el Niño Jesús en sus brazos. El Niño se resbaló, e iba a caerse. Yo simplemente hice un movimiento para detener su caída, eso es todo». Ésta es una serie de mentiras, incluso el hecho de que Vicka no avanzó con las manos extendidas para coger al Niño sino que retrocedió.

Ahora seguro de que la aparición no podía ser de Dios, Mons. Zanic ordenó que cesara la propaganda y que se calmara todo respecto al asunto. También recurrió al resto de la Iglesia para que no entrara en la peregrinación a Medjugorje. Sin embargo, la propaganda continuó. Los aspectos malos y negativos eran disimulados. La desobediencia al obispo local se volvió prácticamente universal.

Mentiras y desobediencia no son signos de las intervenciones de Nuestra Señora. Otras 47 personas en el área afirman haber tenido visiones similares. 56 de las supuestas curaciones médicas milagrosas fueron examinadas por el bureaux médico de Lourdes, que es el cuerpo crítico más alto dentro de la Iglesia católica para cosas semejantes, y el expediente entero fue devuelto como sin valor.

A menudo durante las apariciones los videntes estallarían de risa. Jakov provocaba la risa de los otros a menudo durante las apariciones, por las preguntas que le hacía a la señora. Ellos dicen que la señora misma estallaba de risa.

El 25 de mayo de 1984, la aparición revela que el cumpleaños de la señora es el cinco de agosto y no el ocho de septiembre como se celebra en la Iglesia. Es, de hecho, una nueva iglesia que está surgiendo.

La señora dijo que le gustaría que los niños se hicieran sacerdotes y monjas pero dependía de ellos. Ninguno ha respondido a su llamado. Ivanka ahora trabaja como camarera en la taberna de su cuñado opuesta a la iglesia. Lo que finalmente decidió Jakov contra unirse a los franciscanos fue una revelación del 28 de noviembre de 1985, que decía que 9 años antes, en enero de 1977, una ex monja franciscana concibió al niño del Padre Tomislav Vlasic.

Un par de ellos habían estado en una comunidad experimental de los ’70. Después de 18 años como Sor Rufina, ella dejó el convento para tener el niño en Baviera, desde dónde escribió cartas al Padre Tomislav esperando que él dejara a los franciscanos y se casara con ella. El Padre Vlasic nunca negó su historia.

Lo importante aquí es que el sacerdote en cuestión cuya conciencia y lealtades estaban divididas, tomó dirección de las apariciones dentro de la primera semana, era el mentor diario de los videntes, y a través de sus altas conexiones carismáticas internacionales movilizó al movimiento carismático mundial detrás de Medjugorje desde el principio mismo. La propaganda se volvió incesante. Nunca se permitió salir a la verdad. Tal apoyo mundial nunca había pasado en ninguna otra aparición, verdadera o falsa.

Por 6 años Mons. Zanic solo guardó silencio en el asunto de Medjugorje. Al final de esos 6 años, en julio de 1987, él habló. Dijo:

«Es una falsedad que la Virgen está apareciendo en Medjugorje. Esto, como todo fraude o crimen, va contra la verdad. Es una situación trágica. ¿Los propagandista extendieron mentiras, pero el obispo debe estar callado? Ella no está hablando en Medjugorje. Ésa es la invención del Padre Tomislav Vlasic que está en estado de rebelión abierta contra su Padre Provincial y contra mí. La comisión médica invitada por los defensores de Medjugorje ha declarado que Vicka es histérica.

No ha habido un solo milagro. Ha habido muchas fotografías falsificadas. Grandes sumas de dinero se están amontonando. Periodistas, teólogos, y propaganda son todos comprados. Yo estoy completamente seguro de que todo acerca de las apariciones es una mentira, un fraude, y una falsedad, y no puedo hablar contra mi conciencia; antes preferiría morir.»

El 27 de agosto de 1987, en ocasión de las confirmaciones en la parroquia, el obispo solemnemente como obispo de esta gente dijo lo siguiente:

«Hermanos y hermanas, puedo decirles que he pasado 6 años orando, estudiando, y he guardado silencio. Hay otros dos que han orado, y yo se los agradezco. En cada una de mis Misas he incluido una intención por Medjugorje. Todos los días rezando mi Rosario le he pedido a Nuestra Señora que obtenga la luz de Dios para mí. También he orado al Espíritu Santo. Esto ha ayudado enormemente a que ganara una fuerte y segura convicción respecto a todo lo que he escuchado, leído y visto.

En este lugar hay muchos que ayunan y oran mucho, pero todo esto es hecho con la convicción de que estos eventos son sobrenaturales. Predicar a los fieles falsedades sobre Dios, Jesucristo, y Nuestra Señora, merece el hoyo más profundo del infierno.»

El 27 de agosto de 1987, en ocasión de las confirmaciones en la parroquia, el Obispo Zanic dijo solemenemente, como obispo de estas personas, lo siguiente:

«En todo mi trabajo, oración, y estudio yo tenía una sola meta en mente: llegar a la verdad. Con este fin preparé una comisión de cuatro miembros en 1982. Después agrandé la comisión a quince miembros, y con la ayuda de otros obispos y superiores provinciales los miembros de la comisión vienen de nueve facultades teológicas, de siete diócesis, de cuatro provincias, dos de los cuales son psiquiatras eminentes.

Los miembros tenían, por supuesto, la facultad de consultar con sus otros colegas. El trabajo tomó tres años. La Santa Sede se ha mantenido regularmente informada de este trabajo así como de los eventos. En la actualidad la comisión preparada por la conferencia de los obispos Yugoslavos continua trabajando en la cuestión.

Entretanto, sin embargo, algunos se han apresurado y se han anticipado el juicio de la Iglesia. Han proclamado los milagros y eventos sobrenaturales incluso desde el altar, una cosa que nunca se permite hasta que la Iglesia reconoce tales revelaciones privadas como auténticas.

Es por eso que varias autoridades han ordenado que terminara la organización de peregrinaciones mientras se espera el juicio de la Iglesia. La comisión para Medjugorje dio la primera advertencia el 24 de marzo de 1984, pero desgraciadamente sin resultado. Entonces en octubre del mismo año la conferencia de los obispos declaró que la organización de peregrinaciones oficiales a Medjugorje no estaba permitida. Por oficial se entiende toda peregrinación compuesta de creyentes que partieron y llegaron juntos y que hacen aquí los ejercicios en común. Pero eso también fue inútil.»

El 23 de mayo de 1985 la Congregación Para la Doctrina de la Fe dirigió una carta a la Conferencia de los Obispos italianos pidiéndoles que desalentaran las peregrinaciones organizadas de Italia y toda forma de propaganda. De nuevo todo esto no tuvo efecto.

Finalmente, cuando se formó la segunda comisión, el obispo Zanic hizo una declaración pública en el nombre de la Conferencia de los Obispos Yugoslavos el 9 de enero de 1987, diciendo consecuentemente que no se permite que las peregrinaciones sean organizadas o que otras manifestaciones sean motivadas por el carácter sobrenatural supuestamente atribuible a los eventos de Medjugorje.

Desde las primeras noticias que anuncian los eventos extraordinarios en Medjugorje, la oficina del obispo ha seguido cuidadosamente recogiendo todo lo que pudiera ayudar en la búsqueda de la verdad. El obispo Zanic dejó a los videntes y los pastores de la parroquia en completa libertad. Él incluso los defendió de los ataques en la prensa y en los círculos políticos.

Por tres años la comisión de quince miembros formada por profesores de teología y doctores estudió diálogos grabados y mucho material escrito, crónicas, los diarios de los videntes, las cartas, los documentos, con los siguientes resultados: dos miembros de la comisión votaron a favor de que las apariciones son sobrenaturales, uno se abstuvo, uno más notó que quizás hubo algo en un principio pero luego… Los otros once miembros votaron contra que las apariciones son sobrenaturales.

El obispo Zanic es profundamente consciente de que todos los miembros de la comisión trabajaron escrupulosamente y examinaron todo lo que podría ayudar en su búsqueda de la verdad.

La Iglesia no puede arriesgar su credibilidad. Nosotros conocemos casos similares donde la Iglesia ha examinado tales eventos cuidadosamente y ha disuadido a las multitudes de reunirse en lugares donde los eventos no fueron encontrados sobrenaturales.

Cualquier persona seria, con respeto por Nuestra Señora, se preguntará, «Oh Santísima Virgen, ¿qué han hecho ellos contigo?» Los obispos son pastores, maestros, y jueces por ley divina en materias de fe, y el obispo Zanic lo era en la diócesis dónde se encuentra Medjugorje.

Desde que los eventos de Medjugorje han causado tensión y división en la Iglesia, algunos creen y otros no. Y desde que todo esto ha escapado del control de la Iglesia, y desde que todas las recomendaciones de los tribunales mencionados, la comisión, la Congregación para la Doctrina de la Fe, la conferencia episcopal Yugoslava, han permanecido sin efecto, el obispo Zanic, responsable ante Dios por la disciplina en su diócesis repitió y ratificó todas las decisiones anteriores de los tribunales de la Iglesia y prohibió a todos los sacerdotes que organizan peregrinaciones a este lugar que atribuyan un carácter sobrenatural a los eventos para celebrar la Misa en su diócesis.

Posición oficial de la Iglesia

Advertencia: muchos de los seguidores de Medjugorje han aclamado falsamente que el Papa y los líderes y maestros prominentes de la Iglesia, tales como la Madre Angélica están dando aprobación a las alegadas Apariciones de Medjugorje. La posición oficial de la Iglesia es la que sigue:

La declaración del Canciller de la Diócesis de Mostar

El 16 de mayo de 1997, Don Ante Luburic, Canciller de la Diócesis de Mostar, declaró que, «Medjugorje se ha vuelto un lugar de desorden Religioso, desobediencia, y actividad anti-eclesiástica

Declaración del Obispo de Mostar acerca de Medjugorje, 15 de julio de 1987

Mi corazón acompaña al Obispo de Mostar. Él está sufriendo terriblemente bajo los ataques y las falsas acusaciones de los seguidores de Medjugorje. Es más, su autoridad es continuamente desafiada por la desobediencia al clero en liga con Medjugorje y la continuada promoción desobediente de los criterios heréticos de los seguidores de Medjugorje.

Una Declaración del Obispo Mons. Ratko Peric, sucesor de Mons. Zanic dada durante una entrevista con la Revista «Fidelidad» en la publicación de 1994.

¿Qué obispo no estaría encantado de que la Virgen María pueda estar apareciendo en su diócesis? Sobre todo Mons. Zanic, un obispo muy mariano. Quien como sacerdote y después cuando se convirtió en obispo hizo once peregrinaciones a varios santuarios marianos por toda Europa: Lourdes, Fatima, Syracuse, etc. Y entonces la Gospa [Nuestra Señora] parece tener misericordia de él y empieza a «aparecer» en su propio traspatio como para terminar con todos sus recorridos por todo Portugal.

Pero después de unos meses, cuando él escuchó las pequeñas mentirillas y las mentiras grandes, insinceridades, inexactitudes, y toda clase de historias fabricadas de aquéllos que aclamaron que la Gospa estaba apareciendo ante ellos, se convenció totalmente de que no era una cuestión de apariciones sobrenaturales de la Virgen.

Entonces empezó a sacar la verdad y exponer las falsedades. La más grande satisfacción de sus diez años de duro trabajo fue cuando los obispos de Yugoslavia en su reunión de primavera del 10 de abril de 1991 respetuosamente declararon: «En base a los estudios no puede afirmarse que las apariciones sobrenaturales y revelaciones están ocurriendo». Esto es una excepcionalmente clara decisión eclesiástica, y es una refutación de las demandas de todos aquéllos que declaran haber visto a la Gospa en todas partes y en todo momento desde 1981.

El veredicto de la Conferencia del Obispo es para mí una instrucción con autoridad, responsable y obligatoria a menos que se llegue a otro tipo de veredicto. Pero hasta ahora no ha habido ningún otro juicio [eclesiástico]… Si, después de la investigación seria, sólida y profesional, la Conferencia de nuestros Obispos tuvo el valor de declarar que las apariciones de Medjugorje no son sobrenaturales, a pesar de las masivas historias y convicciones contrarias, entonces es una señal de que la Iglesia, incluso en el siglo 20 «sostiene la verdad y la mantiene segura” (I Timoteo 3:15). Yo afirmo esto inequívocamente”.

Mientras que las apariciones de Fátima, Lourdes y La Salette son auténticas, las de Medjugorje parecen no serlo.

Esto puede determinarse por las enseñanzas de falso ecumenismo y el indiferentismo religioso, injurioso a las almas y a la Iglesia, que se han expuesto por esta «aparición», por ejemplo, «Todo las religiones son iguales ante Dios», «La religión de cada uno debe ser respetada….»

Estos errores fueron tratados por la encíclica del Papa Pío XI «Montalium Animos». La culpa de herejía sola es suficiente para condenar Medjugorje. Sin embargo esta «aparición» está llena desde sus principios con engaños.

El Padre Rene Laurentin

Merece la pena mencionar al Padre Rene Laurentin en este punto. Él es reputado como un experto de apariciones marianas y ha sido uno de los mayores responsable de extender la propaganda en favor de Medjugorje.

Están aquéllos que esgrimen el veredicto del Padre Laurentin sobre la materia como la evidencia de que las apariciones que ocurren son verdad. Desagraciadamente, al Padre Laurentin le falta competencia cuando se trata del discernimiento de Medjugorje, como está claro en sus escritos; con análisis erróneos de eventos, inconsistencias así como serias fallas en teología.

Uno sólo necesita referirse a su trabajo «Estudios Científicos» en la página 126 donde explica la (pseudo) experimentación científica usada por un Profesor M. Boguslav Lipinsk, de Boston, para medir «energía espiritual» asociada con la oración.

No es nada más que pura fantasía y un horror abominable si se piensa en que se utiliza una concepción radicalmente gnóstica y panteísta. El concepto de oración que emana “energía espiritual” es herético. Lamentamos el descuido doctrinario en tan reputado teólogo católico romano.

Los frutos de Medjugorje

Los «frutos» de Medjugorje son una demostración dada como la señal de que es verdad. Esto es erróneo por varias razones. Conversiones masivas, aumento de oración y práctica de sacramentos no necesariamente confirman una aparición. ¿Por qué? Por ejemplo, pocas aberraciones han producido devotos tan “piadosos”, en tan grande cantidad y “apegados” a la “doctrina tradicional de la Iglesia” como el vergonzoso suceso del Palmar de Troya, que comenzó con rebeldías contra la autoridad local, y concluyó con un antipapa.

Además es suficiente decir que la Iglesia que actúa en la prudencia investigando las apariciones supuestas, nunca considera los «frutos» en ellas, como la única señal de autenticidad.

Los fenómenos preternaturales asociados con las apariciones no son ninguna prueba cuando estos eventos están bien dentro de los límites de la actividad diabólica y no puede decirse que eso es milagroso (vea la Summa Teológica, Santo Tomas Aquino Vol. I., artículo 4 objeción 2 y 4).

Aunque los católicos son libres de creer en la revelación privada, incluso antes de cualquier declaración de la Iglesia, esto no hace y no puede aplicarse a aquéllos que están propagando la falsa doctrina. Como consecuencia, es obligatorio para todos los fieles no promover los mensajes de Medjugorje en ninguna forma.

(La conferencia de los obispos nacionales de lo que era Yugoslavia aún no ha afirmado ni negado terminantemente la naturaleza sobrenatural de estos eventos. Reconociendo el gran número de personas que van a Medjugorje, la conferencia emitió directivas pastorales litúrgicas para los grupos de peregrinos y continúa investigando los eventos).

Fuentes
http://web.archive.org/web/20030111041145fw_/http://www.cristiandad.org/investigaciones/medjugorje.htm