El Cardenal Zen advierte sobre el “suicidio” de la iglesia en China


El cardenal Joseph Zen, ex obispo de Hong Kong y crítico abierto de las actuales negociaciones entre la Santa Sede y el gobierno comunista en Beijing, ha hecho su advertencia más categórica hasta la fecha, sobre el peligro de llegar a un acuerdo sobre los nombramientos episcopales que también es favorable a Beijing.

Según los informes, un acuerdo que se está discutiendo legitimaría a obispos de la Asociación Patriótica Católica patrocinada por el gobierno, actualmente no reconocida por Roma, en detrimento de aquellos verdaderamente fieles a la Iglesia. Siete obispos “ilícitos”, incluidos los dos que podrían ser reconocidos como obispos en este arreglo particular, escribieron al Vaticano recientemente buscando la restauración a la plena comunión con Roma.

En declaraciones a Raymond Arroyo en el programa “The World Over”  de la cadena EWTN, Zen dijo que el Vaticano debería desconfiar de los obispos ordenados ilícitamente y que su carta no necesariamente debe ser creída.

Todos esos obispos están en manos del gobierno. ¿Cómo puedes creer en su verdadero arrepentimiento? ¿Cómo puedes reconocer que son obispos?“, preguntó el cardenal.

Son arrogantes, desafían a la Santa Sede. Y la Santa Sede se calla ” dijo. “Creo que lo que va a suceder es una tragedia, una verdadera tragedia“, dijo, llamando al acuerdo propuesto una “traición a la fe“, “una especie de suicidio“.

Unos 60 obispos chinos son reconocidos tanto por el Vaticano como por el gobierno chino, mientras que otros 30 obispos son reconocidos solo por la Iglesia Católica.

Los informes que surgen de las negociaciones con respecto a futuros nombramientos episcopales, aluden a un acuerdo que permite a Pekín presentar tres candidatos para la aprobación del Vaticano. Zen señaló que esto es al revés, el patrón más usual, y ciertamente más deseable, sería, el Vaticano proponiendo tres candidatos entre los cuales el Gobierno puede elegir uno.

Si bien también se afirmó que los 30 obispos legítimos reconocidos por el Vaticano que no son reconocidos por Beijing serían reconocidos como parte del trato, el Cardenal Zen cuestionó cómo este proceso podría llevarse a cabo en la práctica.

¿Se les permitirá funcionar como obispos clandestinos?, seguramente no. ¡Los están trayendo a la jaula! Eso es terrible. Ellos van a aniquilar a la Iglesia subterránea“.

También afirmó que los “muchos buenos obispos en la Iglesia oficial que están sufriendo y luchando, perderían todas las esperanzas de un futuro mejor!“.

Cuando se le preguntó si realmente estaba presionando a las personas para que fueran mártires, Zen respondió: “Si Dios quiere que demos ese testimonio de nuestra fe, es una gracia, y él nos dará la fortaleza“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *